Vaticano

"Si eres neurótico debes ir al médico", no ser sacerdote, según Francisco

El Papa pidió que se tenga cuidado al admitir seminaristas porque"hay muchachos que están psicológicamente enfermos y buscan estructuras fuertes que los defiendan, como el clero".

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Papa Francisco. Foto: AFP.

El papa Francisco llamó este viernes a mantener los "ojos abiertos en la admisión en los seminarios" frente a jóvenes que quieren convertirse en sacerdotes.

"Hay muchachos que están psicológicamente enfermos y buscan estructuras fuertes que los defiendan" como "la Policía, el Ejército y el clero", dijo el Pontífice en la audiencia a la Congregación para el Clero.

Improvisando, el Papa relató un episodio de cuando era maestro de los novicios en la Compañía de Jesús, Un muchacho "bueno" no pasó el test de la psiquiatra, que le dijo a Jorge Bergoglio: "Estos jóvenes van bien hasta cuando no se hayan establecido, hasta cuando no se sientan totalmente seguros, luego comienzan los problemas".

"Padre", dijo la psiquiatra, según relató a los sacerdotes el mismo Papa, "¿Se preguntó alguna vez porque hay policías torturadores?".

Francisco dijo no confiarse cuando un joven "es demasiado seguro, rígido, fundamentalista". De ahí la invitación a tener los "ojos abiertos" en las admisiones en los seminarios.

"Los fieles no deben pagar la neurosis de los curas", fue el llamado lanzado por el Papa en su discurso a los miembros de la Congregación.

"No es normal, dijo Francisco, que un sacerdote con frecuencia esté triste, nervioso o sea duro de carácter, no va bien y no hace bien, ni al cura ni a su pueblo". "Si tienes una enfermedad, si eres neurótico, debes visitar al médico. Por favor no den bastonadas a los fieles", subrayó.

"Un buen cura, dijo el Pontífice, es antes que nada un hombre con su propia humanidad, que conoce su historia, con sus riquezas y sus heridas, y que aprendió a hacer paz con ésta, alcanzando la serenidad de fondo, propia de un discípulo del Señor.

"La formación humana es una necesidad para los sacerdotes para que aprendan a no dejarse dominar por sus límites, pero más bien poner en fruto sus talentos. Un cura que sea un hombre pacificado sabrá difundir serenidad en torno a sí mismo, incluso en los momentos de fatiga, transmitiendo la belleza de la relación con el Señor".

El cura "no es un profesional de la pastoral o de la evangelización, que llega y hace lo que debe, quizás bien pero como si fuese un oficio", dijo.

Y agregó: "Saber y recordar estar constituidos por el pueblo ayuda a los sacerdotes a no pensar en sí, a ser autorizados y no autoritarios, firmes pero no duros, alegres pero no superficiales, en síntesis, pastores, no funcionarios".

"Se convierte en sacerdotes para estar en medio de la gente, porque no son filántropos o funcionarios, sino padres y hermanos", subrayó.

El Papa dijo también que un cura no se forma en el "laboratorio" sino en la familia. "Sacerdotes, no olviden, fue el llamado del Pontífice, de donde salieron, no se olviden de tu mamá y de tu abuela. No se puede ser cura pensando en la formación en laboratorio, todo comienza en la familia".

Francisco por otra parte invitó a los curas a "no echar nunca a una persona del confesionario, sin al menos haberle dado una bendición".

"Siempre se pueden encontrar los caminos. Si no puedes dar la absolución, explica: Dios te ama, te quiere, no puedo absolver pero te doy la bendición, signo del amor que Dios tiene para ti".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)