ZIMBABUE

Mugabe aparece en TV con militares

El presidente  Robert Mugabe (93) no dimitió ayer domingo como se esperaba, y durante un mensaje televisado insistió en "la necesidad de llevar a cabo acciones para devolver" al país "a la normalidad".

Robert Mugabe. Foto: AFP
Robert Mugabe. Foto: AFP

Mugabe, acompañado por los altos mandos del Ejército, reclamó que el país no se "deje llevar por la amargura" y dijo que "tiene en cuenta" todas las quejas formuladas por diferentes estratos de la sociedad y por su propio partido, que ayer domingo lo destituyó como número uno y lo emplazó hasta hoy lunes a mediodía para dimitir. En caso contrario, promoverá su censura.

La intención del Zanu-PF, el partido gobernante, es sustituir a Mugabe por el cesado vicepresidente Emmerson Mnangagwa, rival de la primera dama, Grace, en la lucha por la sucesión en el poder. El Zanu-PF anunció ayer que Mnangagwa será su candidato para las elecciones de 2018, y que expulsó de sus filas a Grace.

"La esposa (de Mugabe) y otros se han aprovechado de su situación delicada para usurpar el poder y saquear los recursos del Estado", dijo el responsable del partido Obert Mpofu al margen de una reunión del Zanu-PF.

Para agregar más confusión, el jefe del Ejército Constantino Chiwenga se reunió ayer con Mugabe en el palacio presidencial. En las fotografías oficiales del encuentro se veía a un oficial saludando a Mugabe, de pie tras su escritorio, y varios oficiales de alto rango sentados en la habitación. No se aportaron más detalles de esta reunión.

También los veteranos de la guerra de independencia de Zimbabue habían reclamado este domingo la renuncia de Mugabe. "Debería renunciar (...) Si no lo hace, el Ejército debe terminar hoy con él", dijo el jefe de la poderosa asociación de veteranos de guerra, Chris Mutsvangwa, antes de que se celebrase la reunión de Mugabe con los militares.

El partido Zanu-PF había sido hasta ahora un fiel aliado de Mugabe, pero desde que el Ejército tomó el control del país considera que el presidente debería retirarse "para descansar como el anciano hombre de Estado que es". La intervención del Ejército supone un hito en el largo mandato de Mugabe, marcado por la represión de cualquier tipo de oposición y una grave crisis económica. Cerca del 90% de la población está desempleada.

En el punto de mira de las Fuerzas Armadas está el grupo llamado G40, una facción del Zanu-PF que brinda apoyo a la primera dama, Grace Mugabe, y sus ambiciones presidenciales.

Fue ella quien hizo caer al vice Mnangagwa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)