FOTOGALERÍA

Al menos 36 muertos tras ataque e incendio de un casino en Filipinas

Las autoridades de ese país aseguraron que no hubo vínculo con el terrorismo, pero el Estado Islámico reivindicó el hecho.

Ataque al casino de un hotel en Filipinas. Foto: Reuters.
Ataque al casino de un hotel en Filipinas. Foto: Reuters.
Ataque al casino de un hotel en Filipinas. Foto: Reuters.
Ataque al casino de un hotel en Filipinas. Foto: Reuters.
Ataque al casino de un hotel en Filipinas. Foto: Reuters.
Ataque al casino de un hotel en Filipinas. Foto: Reuters.
Ataque al casino de un hotel en Filipinas. Foto: Reuters.
Ataque al casino de un hotel en Filipinas. Foto: Reuters.
Ataque al casino de un hotel en Filipinas. Foto: Reuters.
Ataque al casino de un hotel en Filipinas. Foto: Reuters.
Ataque al casino de un hotel en Filipinas. Foto: Reuters.
Ataque al casino de un hotel en Filipinas. Foto: Reuters.
Ataque al casino de un hotel en Filipinas. Foto: Reuters.
Ataque al casino de un hotel en Filipinas. Foto: Reuters.
Ataque al casino de un hotel en Filipinas. Foto: Reuters.
Ataque al casino de un hotel en Filipinas. Foto: Reuters.

Al menos 36 personas murieron asfixiadas en el ataque a un casino de Manila por un hombre que incendió el local antes de suicidarse, afirmaron este viernes la autoridades filipinas.

Medio centenar de personas resultaron además heridas en una estampida, cuando al escuchar disparos los aterrorizados clientes intentaron huir del Resorts World Manila, ubicado frente al aeropuerto internacional de la capital.

El hombre, descrito por las autoridades como un ladrón que padecía disturbios psicológicos, empezó a medianoche local a disparar en el casino con un fusil de asalto M4, roció luego con gasolina una mesa de apuestas y la prendió fuego, según el jefe de la policía filipina, Ronald Dela Rosa.

El autor de los disparos desapareció luego en el caos provocado por el pánico y la humareda. La policía lanzó una caza al hombre que duró hasta la madrugada en el complejo, en el que existe también un centro comercial.

El cuerpo carbonizado del atacante fue hallado en una habitación del hotel cinco horas más tarde, según el jefe de la policía de Manila, Oscar Albayalde.

"Hablaba inglés, era alto y blanco, por lo que probablemente era extranjero", dijo a la prensa.

La policía anunció que los cadáveres de las 36 víctimas fueron descubiertos en el casino. Perecieron al inhalar humo tóxico procedente de la combustión de las alfombras.

¿Terrorismo o no?

El asaltante "se quemó a sí mismo dentro de la habitación del hotel", explicó dela Rosa. "Se acostó en la cama, se cubrió con una manta muy gruesa, aparentemente rociada con petróleo y se quemó a si mismo", agregó.

Antes de anunciarse la muerte del agresor, un mensaje no autentificado pareció reivindicar esta operación en nombre del grupo Estado Islámico (EI). El presidente estadounidense Donald Trump había aludido a un ataque "terrorista". Pero según las autoridades filipinas se trata de un robo frustrado y descartaron claramente la pista terrorista.

El portavoz de la presidencia, Ernesto Abella, indicó que la situación "no está relacionada de ninguna manera con un ataque terrorista". "Es simplemente un robo y lo más probable es que lo haya perpetrado un demente", confirmó por su lado Albayalde.

Sin embargo, el Estado Islámico a través de su agencia de noticias, Amaq, reivindicó el atentado después de que los funcionarios filipinos afirmaran que no había evidencias del involucramiento de militantes.

Las autoridades habían informado que el hombre, que al parecer actuó solo, caminó hacia una de las zonas del casino y disparó con un rifle hacia una pantalla de televisión, antes de rociar con gasolina la mesa de apuestas.

El individuo disparó nuevamente y llenó una mochila con fichas. Según la policía, el agresor habría logrado hacerse con el equivalente de 113 millones de pesos filipinos (2,3 millones de dólares).

El ataque generó pánico entre los clientes del lugar, que creyeron que se trataba de un atentado terrorista.

"Estaba por regresar al segundo piso cuando vi gente corriendo. Algunos huéspedes del hotel dijeron que alguien había gritado 'ISIS' (Estado Islámico)", dijo a la radio DZMM Maricel Navarro, una empleada del complejo.

"Los huéspedes gritaban. Nos fuimos al sótano y nos escondimos. La gente gritaba, los clientes y los empleados estaban aterrorizados", dijo Navarro.

"Cuando sentimos humo decidimos ir hacia la salida, en el estacionamiento. Desde ahí pudimos salir. Pero antes de salir escuchamos dos disparos y había mucho humo en la planta baja", agregó.

Ley marcial

El presidente filipino, Rodrigo Duterte, decretó la semana pasada la ley marcial en la región meridional de Mindanao para reprimir una insurrección islamista que declaró su lealtad al EI.

En esta región, que se extiende sobre un tercio del territorio filipino, vive el 20% de los más de 100 millones de habitantes del archipiélago.

Duterte advirtió la semana pasada que podría decretar la ley marcial en todo el territorio filipino si la amenaza yihadista se ampliaba.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)