atentados en parís

"Mientras moría, lo abracé y le dije que lo amaba"

Los dramáticos momentos que se vivieron dentro del teatro Bataclan en el que murieron 89 personas, narrados por una norteamericana que logró sobrevivir.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En todo el mundo se encendieron velas en homenaje a los fallecidos en los atentados de París. Foto: AFP.

El británico Nick Alexander, de 36 años, se dedicaba a promover diferentes bandas musicales, incluyendo al cuarteto estadounidense Eagles of Death Metal, la agrupación que se presentaba en Bataclan cuando se perpetraron los ataques. Esa noche, iba en compañía de Helen Wilson, una mujer de 49 años oriunda de Nueva Orleans (Estados Unidos) con quien mantenía lazos de amistad. Años atrás, habían intentado sacar adelante una relación amorosa, sin éxito.

Desde entonces, se habían vuelto amigos, y se reunían con cierta regularidad para compartir las aventuras y desdichas de su vida personal. 

El día de la tragedia, recorrieron las calles y hablaron por horas, antes de entrar al concierto.

Esa noche, la misión de Nick Alexander en Bataclan era vender productos de Eagles of Death Metal. A las 9:45 de la noche, el sonido de los disparos se confundió con el de las guitarras. El pánico se apoderó de los asistentes. Los cuatro miembros del grupo de metal se lanzaron al suelo y se escabulleron por la puerta trasera, salvándose por fortuna.

“Escuchamos ruidos afuera y una estampida de personas empezó a ingresar al Bataclan”, dijo Wilson a ‘The Telegraph’.

Esas personas huían de un grupo de asesinos que empuñaban armas automáticas y escopetas.

Para el horror de Helen, uno de los primeros objetivos de los atacantes fueron los incapacitados. “Se dirigieron a la zona acondicionada para los usuarios de sillas de ruedas y los acribillaron”, contó con el terror marcado en sus palabras.

Cuando Helen y Nick se percataron de que los milicianos descargaban sus armas contra todo aquel que intentara escapar, se lanzaron al suelo para fingir que estaban muertos.

Pasaron unos minutos de tensión, la pareja contenía la respiración. Por desgracia, una persona ubicada a pocos metros se movió y alertó a los asesinos. Estos apuntaron las miras de sus armas al suelo y arremetieron sin compasión. Nick estaba en frente de Helen y recibió impactos fatales.

Helen, por su parte, resultó herida en los muslos. Vio que su amigo no había salido bien de la arremetida. Intentó mantenerlo con vida y se acercó a su cuerpo para ayudarlo. Le habló para que no perdiera la conciencia. Incluso, le dio respiración boca a boca. A causa de las heridas sufridas, Nick dejó de respirar en cuestión de minutos. (Vea: Diez claves para entender los ataques en París)

“Mientras moría, lo abracé y le dije que lo amaba, que él había sido el amor de mi vida”, narró Wilson.

Otra de las víctimas en Bataclan fue el periodista francés especializado en música Guillaume Decherf. Trabajaba para la revista Les InRocks desde el 2008 y sus géneros predilectos eran el metal y el rock.

Decherf era padre de dos niñas y había escrito sobre el último álbum de Eagles of Death Metal el pasado 28 de octubre. También había colaborado para otras publicaciones de renombre como ‘Rolling Stone’, ‘Liberation’ y ‘Metro’. Esa noche se mostraba emocionado porque iba a ver al grupo en vivo.

Cerca de Decherf se encontraba el joven y destacado abogado francés Valentin Ribet, de 26 años. Había obtenido un título en leyes de negocios internacionales en la prestigiosa London School of Economics en el 2014. Laboró para la firma de abogados Hagan & Novell hasta ese día. Sus compañeros destacan que era un “talentoso jurista con una personalidad maravillosa”. (Además: Hijo de músico colombiano resultó herido en la sala Bataclan, París)

En el famoso teatro también estaban Patricia San Martín Núñez (61 años), sobrina de la figura política chilena Ricardo Núñez, y su hija Elsa Veronique Delplace (34 años), cofundadora de Pro’Creative, una agencia de comunicaciones enfocada en desarrollo de eventos culturales.

Elsa no solo asistió al concierto con su madre, también con su hijo de cinco años y una amiga. El diario español El Mundo reveló que el niño logró esconderse cuando empezó la masacre y después fue rescatado. La amiga resultó herida y sobrevivió para contar los hechos.

Una historia similar vivió Pierre Janaszak, un presentador de radio y televisión, de 35 años, quien se encerró en el baño del primer piso para huir de la muerte.

No corrió con la misma suerte el chileno Luis Felipe Zschoche Valle, de 33 años, quien formaba parte de una banda llamada Captain Americano y asistía al concierto en Bataclan junto con su esposa.

Otra de las historias conmovedoras es la de Nohemí González, de 23 años. Esa noche había salido con sus amigos a comer en uno de los restaurantes atacados. Es descrita como una persona llena de energía, boyante, siempre dispuesta a ayudar a otros. Estudiaba diseño industrial en la Universidad Estatal de California.

“Era la estrella de la carrera”, afirmaron personas cercanas a la familia de González. La joven, de nacionalidades mexicana y estadounidense, se encontraba en París cumpliendo un semestre de intercambio en el Strate College of Design. “Era muy joven y estaba llena de vida, de ganas de salir adelante”, dijo su madre.

Además de Nohemí González, se ha identificado otra víctima mexicana: Michelli Gil Jáimez, de 27 años. Era originaria de Tuxpan (Veracruz). Era una mujer hermosa. En 2007, participó en el certamen Nuestra Belleza Veracruz. Según su perfil de Facebook, se había comprometido con su novio en octubre.

Se han reconocido, además, personas de otros países europeos, como el ingeniero español Juan Alberto González, de 29 años, y el conductor de bus portugués Manuel Díaz, de 63 años. Díaz deja atrás a una esposa y dos niños.

Asimismo, las hermanas tunecinas Halima y Houda Saadi, de 33 y 34 años respectivamente, murieron mientras cenaban en uno de los sitios asaltados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)