LA BITÁCORA

Misterioso llamado a Macri

Trump levantó el teléfono y llamó a Mauricio Macri. ¿Por qué el hombre que desde la campaña electoral ha mostrado un olímpico desprecio hacia América Latina, de repente tuvo la iniciativa de llamar a un presidente sudamericano? Oficialmente se dijo que quería conversar con Macri sobre la situación de Venezuela y también invitarlo a Washington.

Es posible, pero también es posible que Trump le haya querido decir algo más, que constituyera precisamente la razón principal de la llamada. ¿Cuál puede ser esa razón no revelada? Para responder esta pregunta es importante tener en cuenta el momento. Y en ese momento, México acababa de anunciar que planea responder a las agresiones de Trump con medidas como, por ejemplo, empezar a comprar en Sudamérica productos que hasta ahora importaba de Estados Unidos. Entre esos productos están los cereales y los vinos. Pues bien, Argentina es un gran productor agrícola y en Mendoza produce vinos iguales o aún mejores que los que México le compra a California. Dado que Macri fue uno de los primeros en la región que llamó a Enrique Peña Nieto para solidarizarse por el linchamiento político y económico que le está propinando Trump, y dadas las condiciones argentinas de suplir muchas de las importaciones que México hace desde Estados Unidos, tiene sentido sospechar que Trump llamó con la pretensión de neutralizar a la Argentina en su enfrentamiento con México. Concretamente, habría levantado el teléfono y discado el número de Macri para negociar con él que no le venda a México lo que los mexicanos dejen de comprar a Estados Unidos. Si así fue, la pregunta es qué hará Macri. Su decisión debería tener cuenta dos cosas: por un lado, razones éticas y también estratégicas imponen no traicionar a una potencia latinoamericana que, en su enfrentamiento con Trump, es fundamentalmente víctima y no causante. Por otro lado, la demagogia, el aventurerismo, el extremismo y la sombra de un escándalo como el Watergate pero con injerencia de Rusia, plantean dudas sobre la suerte de la presidencia Trump. Quizá sería más acertado apostar a una buena relación con Mike Pence. Es seguro que el vicepresidente concluirá su mandato y es posible que, como Gerald Ford tras la caída de Nixon, lo concluya sentado en el Despacho Oval.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)