EL PROCESO DE INDEPENDENCIA DE CATALUÑA

Un millón de catalanes clamaron: "¡Adiós España!"

Marcha de los independentistas a 20 días del referéndum.

Los manifestantes formaron una cruz de más de un kilómetro simbolizando  la "X". Foto: AFP
Gobierno catalán defiende referéndum pese a presión de Madrid

"Adiós España". Decenas de miles de independentistas catalanes se congregaron ayer lunes en Barcelona en una exhibición de fuerza a tres semanas del referéndum por la independencia.

Extendidos sobre dos amplias avenidas de la capital catalana, con un enjambre de banderas independentistas, los manifestantes formaron una cruz de más de un kilómetro de largo en referencia a la "X" que quieren inscribir en la casilla de la papeleta del "Sí" en el referéndum del 1° de octubre.

En las pancartas, en catalán, el mensaje era claro: "Adéu Espanya" (Adiós España). La manifestación de ayer coincidió con la "Diada", el día de Cataluña, la conmemoración de la derrota militar que el 11 de septiembre de 1714 sufrieron las fuerzas catalanas que apoyaron al archiduque Carlos de Austria durante la Guerra de Sucesión al trono de España, frente a las de Felipe V de Anjou, quien finalmente se impuso, y fue el primer Borbón de esta casa reinante en el país.

La Guardia Urbana de Barcelona cifró en un millón de personas las que participaron en la movilización ayer, mientras que la Delegación del Gobierno español en la región lo rebajó hasta los 350.000 asistentes y la entidad Sociedad Civil Catalana, que rechaza la consulta de octubre y la secesión, calculó que había unas 225.000 personas.

Para celebrar el referéndum, el gobierno catalán deberá superar los obstáculos de la justicia y del gobierno central del presidente Mariano Rajoy, dispuestos a impedir esta consulta prohibida por el Tribunal Constitucional. La fiscalía se querelló contra todo el gobierno regional y ordenó la incautación del material que pueda ser utilizado en la consulta.

"No hay suficiente poder para impedir el deseo de los catalanes de votar", avisó ayer Carles Puigdemont, presidente de Cataluña, que, en caso de que se imponga el Sí, promete declarar la secesión de esta región de 7,5 millones de habitantes. De hecho, algunos catalanes en el extranjero ya empezaron a votar.

Para los no independentistas, la manifestación de ayer, con el lema "La Diada del Sí", excluye a la mitad de la población catalana que no apoya la secesión.

Mareas humanas en Barcelona, una cadena humana de 400 km o una "V" de victoria de 11 kilómetros de largo... Desde 2012, centenares de miles de catalanes, con sus banderas independentistas, reclaman cada 11 de septiembre un referéndum de autodeterminación.

El objetivo del gobierno regional a partir de este jueves, cuando empieza la campaña oficial, será convencer a aquellos que se oponen a la independencia y vacilan sobre la conveniencia de votar, conscientes de que una alta participación reforzaría al independentismo.

Aunque la mayoría de los 5,5 millones de catalanes con derecho a voto está a favor de opinar sobre su relación con España, el apoyo al independentismo ha ido perdiendo fuerza en estos años y hoy no alcanzaría el 50%, según los sondeos.

"El gobierno catalán está a punto" para celebrar esta votación, dijo ayer el presidente regional de Cataluña, el independentista Carles Puigdemont, ante corresponsales extranjeros. "No es una opción que no se realice el referéndum. Estamos a 20 días, hemos llegado hasta aquí superando muchas dificultades y vamos a superar las que van a venir", advirtió. Para celebrar el referéndum, el gobierno catalán deberá superar los obstáculos de la justicia y del gobierno central español del presidente Mariano Rajoy, dispuestos a impedir esta consulta prohibida por el Tribunal Constitucional. "No habrá referéndum y haré todo lo necesario para ello, porque es mi obligación", insistió el sábado Rajoy, que ayer lunes deseó a los catalanes "una Diada de libertad, convivencia y respeto".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)