ESTADOS UNIDOS

Miles en sepelio de joven preso en Corea del Norte

Estados Unidos podría prohibir los viajes al país asiático.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sepelio: el joven Warmbier regresó en coma de Corea del Norte. Foto: Reuters

Miles de personas se congregaron ayer viernes a las afueras de la ciudad de Cincinnati (Ohio) para despedir al estudiante Otto Warmbier, quien murió días después de haber vuelto en estado de coma a Estados Unidos procedente de Corea del Norte, donde estuvo preso durante 17 meses.

Warmbier, de 22 años, fue arrestado en Corea del Norte mientras visitaba el país como turista y, cuando llegó a Estados Unidos, ya llevaba más de un año en coma, estado en el que entró poco después de su última aparición en público, durante su juicio en marzo de 2016, según su familia.

El joven fue condenado a 15 años de trabajos forzados por intentar robar un cartel de propaganda política de un hotel en Pyongyang, lo que el régimen norcoreano consideró un "acto hostil" contra el Estado.

Familiares, amigos y vecinos, vestidos de negro, se despidieron ayer de Warmbier durante una ceremonia en el instituto de educación secundaria Wyoming, donde el joven se graduó en 2013. Tras la ceremonia, la comitiva partió a un cementerio local, donde Warmbier recibió sepultura.

En el camino al cementerio, los asistentes a la ceremonia y vecinos que estaban por la calle mostraron pancartas de apoyo al estudiante y con los dedos formaron una "W", la inicial del apellido del joven (Warmbier).

El joven llegó a Estados Unidos con graves lesiones cerebrales y aún se desconoce la causa exacta de su muerte.

El hospital de la Universidad de Cincinnati, donde recibió tratamiento en los últimos días, han rechazado dar cualquier detalle sobre la muerte del joven, al que no se le practicó una autopsia por petición expresa de la familia.

El régimen de Corea del Norte sostiene que Warmbier sufrió un brote de botulismo y le dieron una pastilla para dormir, pero no volvió a despertarse, algo que la familia refuta.

El caso de Warmbier ha tensado aún más las relaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte, país con el que el gobierno de Trump esperaba poder dialogar mediante la intermediación de China, el principal aliado del régimen de Kim Jong-un.

Tras el caso Warmbier, la Casa Blanca estudia vetar los viajes de sus ciudadanos a Corea del Norte principalmente para evitar que más estadounidenses sean detenidos por un régimen que los utiliza como moneda de cambio. Hasta la fecha, otros tres turistas de Estados Unidos han sido arrestados, todos entre 2013 y 2014 y repatriados tras varios meses de cautiverio en cárceles del régimen norcoreano.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)