ESCENARIO

Migración masiva y la economía en polémica

La inmigración y la economía acaparan los debates de la campaña que ha alcanzado un extremo de violencia que nadie imaginó con el asesinato de la diputada proeuropea Jo Cox.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Nigel Farage. Foto: AFP.

Los que apoyan la permanencia en la UE, encabezados por el primer ministro David Cameron, están reunidos bajo el lema Britain Stronger in Europe (El Reino Unido es más fuerte en Europa) y los que respaldan la salida, como el líder del UKIP, Nigel Farage y el ex alcalde de Londres, Boris Johnson, tienen el lema Vote leave (Vote por salir).

Cameron y el líder laborista, Jeremy Corbin, se centran en alertar del impacto económico que tendrá una eventual retirada, con pérdida de empleos, caída de la inversión extranjera y de los precios de la vivienda, el desplome de la libra y hasta la salida de capitales.

Por su parte, el campo del Brexit (salir de la UE) augura un futuro económico bueno para el Reino Unido al considerar que el país puede firmar acuerdos comerciales con otras naciones y utilizar el abultado aporte británico a la UE —estimado en más de 14.000 millones de euros o US$ 15.820 millones para financiar la salud pública. Además, los detractores de la UE, como Farage, enfatizan el peligro que crea la inmigración para empleos y la seguridad.

Europeos advierten que habrá catástrofe.

Desde afuera del Reino Unido, una eventual votación para salir de la UE suscita advertencias catastróficas. Mientras el Fondo Monetario Internacional indicó que ya existe incertidumbre en los mercados mundiales por el referéndum, y que el abandono de la UE por parte británica dificultará la recuperación mundial, el presidente en funciones de España, Mariano Rajoy no dudó al afirmar que si triunfan los partidarios de la salida, sería “una catástrofe” para la economía británica y de todos los europeos.

A su vez, la canciller de Alemania, Angela Merkel, dijo que si los británicos optan por irse, perderán todos los beneficios del mercado común y su economía resultará perjudicada.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, fue mucho más lejos al afirmar al diario alemán Bild, que “podría ser el inicio de la destrucción, no solo de la UE, sino de toda la civilización política de Occidente”.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, planteó una visión diferente al sugerir que el objetivo de Cameron es “chantajear o asustar a Europa”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)