BRASIL

Michel Temer demanda al dueño de JBS por injurias y difamación

El presidente brasileño presentó una demanda contra Joesley Batista a raíz de una entrevista divulgada el fin de semana.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Analistas empeoraron las proyecciones económicas para 2018. Foto: Reuters

El presidente de Brasil, Michael Temer, presentó una demanda contra el dueño de la multinacional JBS, Joesley Batista, por difamación, calumnias e injurias.

El motivo de la denuncia es una entrevista publicada el sábado por la revista Época. En la entrevista, Batista, asegura que que Temer es “jefe de la mayor y más peligrosa organización criminal de Brasil”.

El empresario además agregó que Temer solicitaba dinero para financiar su partido el PMDB y que articulaba una campaña para entorpecer la investigación del Lava Jato.

Según pública O Globo, la defensa de Temer argumenta en su querella que Batista “se basa en informaciones falsas creadas con el único propósito de atacar la credibilidad del presidente de la República”. El escrito presentado ante la Justicia afirma que Temer “es un hombre honrado con una vida pública intachable y respetado en el medio política y jurídico”.

La defensa también afirma que el objetivo real de Batista es “obtener el perdón por los innumerables crímenes que cometió por medio de un generoso acuerdo en una delación premiada que lo mantiene libre de cualquier acusación, viviendo fuera del país con substancial y sospechoso patrimonio”.

Joesley Batista es el dueño de la multinacional JBS, una de las firmas más grandes del mundo en la industria cárnica.

Hace un mes, se conoció que Batista y Temer mantuvieron una reunión secreta en la que se negoció el pago mensual al expresidente de la cámara de diputados, Eduardo Cunha, para que no revele información a las autoridades. Cunha está preso desde octubre de 2016.

La conversación fue grabada por Batista y luego entregada a la Justicia brasileña. Temer por su parte afirma que la grabación fue adulterada.

Los testimonios de Batista llevaron a que el Supremo Tribunal Federal investigara al mandatario brasileño por posibles crímenes de corrupción pasiva, organización criminal y obstrucción a la justicia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)