Cifras revelan que el país tiene 2: más de personas que viven en pobreza extrema

Un México más pobre recibe al Papa

El Papa Francisco hallará en su primera visita pastoral a México, que se inicia dentro de cuatro días, un país anegado por el flagelo de la pobreza, cuyos habitantes católicos, que conforman la mayoría de la población, esperan palabras de consuelo para superar su adversa coyuntura.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
México se prepara para la llegada del papa Francisco. Foto: EFE

La cifra de personas que no cubren sus necesidades mínimas aumentó a 2 millones en los dos primeros años del gobierno del presidente de México, Enrique Peña Nieto, lo cual ha mermado la fe tradicional de los mexicanos en la Iglesia católica, según los expertos.

Las personas debajo de la línea de pobreza pasaron de 53,3 millones en 2012 a 55,3 millones en 2014, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), un organismo independiente pero que brinda asesoría al gobierno.

Este cuadro sazonado por la violencia sin límites que genera el narcotráfico completa la situación con la que Francisco tomará contacto.

Paisaje complicado.

En tres de los cinco estados que visitará el Papa ha habido un aumentos en los niveles de pobreza, explicó el reporte.

Por ejemplo, en el estado de México se incrementó 12,8%, en Michoacán 10,7% y en Chiapas 4,7% y sólo ha disminuido 2,5% en la capital y 0,65% en Chiapas.

Frente a esta expansión de la pobreza, no es extraño que la fe de los mexicanos haya menguado sensiblemente sobre todo en Chiapas.

En esa provincia, fronteriza con Guatemala, mientras en 1970 el 91% de las personas se declaraba católica para 2010 la cifra bajó a 58%, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El censo de población de 2010 reveló que la cifra de católicos en México descendió de 88 a 84% en una década, aunque la Santa Sede insiste en que hay 91,89% de personas en este país que profesan esta creencia.

El viceministro de Asuntos Religiosos, Humberto Roque, señaló en días pasados que el gobierno no "ocultará la pobreza". "No podemos tapar el sol con un dedo, efectivamente en México", comentó y dijo que las autoridades trabajan para lograr mejores resultados y mejorar el nivel de vida de los mexicanos. Roque resaltó que las autoridades "tomarán nota sobre cada expresión al respecto que realice el líder de la Iglesia Católica" y agregó que "cualquier expresión del Papa será tomada como un aliciente para corregir cualquier defecto que se encuentre en la vida pública del país".

En enero pasado, el presidente Enrique Peña dijo que en México la medición de la pobreza es multidimensional, pero que "tenemos que actuar en varios frentes, de forma simultánea, para lograr realmente una disminución de la misma". El semanario Desde la fe, órgano oficial de la Arquidiócesis Primada de México, señaló que el incremento del número de pobres revela "el fracaso de las políticas públicas del gobierno" sin importar el partido que esté en el poder.

A pesar de la "enorme cantidad de recursos y programas para abatir la pobreza", la desigualdad social es un "escándalo y una vergUenza", afirmó.

La publicación, que sobresale por sus punzantes críticas al gobierno que no dejan "títere con cabeza" criticó a los servidores públicos y a la clase política por "su cinismo inmoral y escandaloso, pues están más preocupados por su enriquecimiento y autocomplacencia, viven en medio del despilfarro y con lujos insultantes", mientras más de la mitad de la población "tiene niveles de vida inferiores a la línea de bienestar".

Ante el aumento del número de pobres en el país, la Arquidiócesis señaló la necesidad de "revisar a fondo lo que está sucediendo".

La jerarquía católica advirtió que en algunos sectores de la sociedad, entre ellos los servidores públicos, la indiferencia ante la desigualdad social se ha convertido en "cinismo".

"Cuántos años más y cuántos pobres más se necesitan para que el gobierno y la sociedad reaccionen antes de que el populismo haga de las suyas o la desesperanza se transforme en violencia?", se preguntó la publicación.

Un joven mártir será canonizado

El Papa Francisco canonizará a José Luis Sánchez del Río, un adolescente martirizado por la fe en 1928, durante la sangrienta guerra religiosa librada en México en esa época que arrojó unos 250.000 muertos, según cálculos de estudiosos.

El Sumo Pontífice visitará México este viernes y se estima que el acto ocurrirá al día siguiente durante la misa en la Basílica de Guadalupe, el máximo santuario del país, en lo que los expertos consideran un gesto destinado a los sectores más conservadores de la Iglesia local.

Sánchez del Río, muerto a los 15 años en medio del fragor de la llamada "Guerra Cristera" (1926-1929), fue torturado por fuerzas gubernamentales antes de ser asesinado el 10 de febrero de 1928 en Sahuayo, estado sureño de Michoacán. Nacido el 28 de marzo de 1913, Sánchez fue secuestrado en una parroquia de su ciudad natal, según las crónicas de la época.

El joven fue propuesto para ser canonizado luego de que ocurrió un milagro en Sahuayo cuando una niña de 4 meses sobrevivió tras ser desconectada de un respirador después de nacer con el 90% de muerte cerebral. La niña tiene ahora 5 años y no sufrió secuelas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)