LAS TENSIONES CON COREA DEL NORTE

Máxima presión de China a su socia Corea del Norte

Le da 120 días para retirar sus empresas de territorio chino

Primer ministro Shinzo Abe. Foto: AFP
Primer ministro Shinzo Abe. Foto: AFP

China parece que decidió jugar fuerte para presionar a su socia Corea del Norte a fin de que abandone su programa de armamento nuclear. Ayer jueves anunció que las empresas establecidas en China por entidades o ciudadanos de Corea del Norte deberán cerrar antes de mediados de enero. Este plazo de 120 días para irse del país es en aplicación de la última serie de sanciones adoptada por el Consejo de Seguridad de la ONU el pasado 11 de septiembre, tras un nuevo ensayo nuclear del régimen norcoreano.

China es el principal socio comercial de Corea del Norte y, tradicionalmente, su principal apoyo político, pero en los últimos meses ha aceptado la aprobación de duras sanciones contra el régimen de Kim Jong-Un por parte del Consejo de Seguridad.

En ese sentido, China prohibió a finales de agosto a las compañías y nacionales norcoreanos que implantaran nuevas empresas en su territorio. Además, algunos importantes bancos chinos han empezado a rechazar a los clientes norcoreanos.

Estados Unidos aplaudió esta nueva actitud de China frente a Corea del Norte tras haber criticado su falta de firmeza en el pasado. El secretario de Estado, Rex Tillerson, voló ayer jueves a Pekín, donde se reunirá este fin de semana con varios altos funcionarios. Objetivo: preparar la primera visita del presidente Donald Trump, prevista para noviembre en el marco de una gira asiática.

Los vínculos entre Estados Unidos y China mejoraron estos últimos meses a medida que se sucedían los ensayos balísticos y nucleares de Corea del Norte. Trump recibió a su homólogo chino, Xi Jinping, como un "amigo" en abril en su residencia de Mar-a-Lago, Florida.

Pero, todavía a mediados de agosto, Trump denunciaba públicamente a China, a la que le reclamaba "hacer mucho más" para convencer al régimen de Kim Jong-Un de renunciar a la bomba nuclear; Washington llegó incluso a amenazar con medidas de represalia al anunciar una investigación contra Pekín sobre el tema de la propiedad intelectual. Luego, el tono volvió a bajar. "Aplaudo a China por haber roto todos los vínculos bancarios con Corea del Norte", dijo Trump el martes.

"Esta vez parece que China realmente ha cambiado su posición respecto a Corea del Norte", estima Jeffrey Bader, del grupo de reflexión Brookings Institution. Según este investigador, Pekín reacciona así al riesgo de que Japón y Corea del Sur fortalezcan su alianza militar con Estados Unidos.

La espada de Damocles de posibles sanciones estadounidenses contra los bancos chinos también podría haber jugado un papel en el cambio de postura de Pekín. "La Administración Trump tiene el mérito de haber ayudado a orquestar ese cambio en China, aunque los motivos sean fundamentalmente regionales e internos", resume Bader.

Otra guerra, no.

En tanto, Corea del Sur espera que su vecino del norte realice más actos de provocación el mes próximo, que coincidan con el aniversario del Partido Comunista norcoreano y con el Congreso del Partido Comunista de China.

Durante una reunión ayer jueves con el presidente surcoreano Moon Jae-in, el asesor nacional de seguridad Chung Eui-yong indicó que Corea del Norte actuaría entre el 10 y el 18 de octubre. Su reporte destaca el riesgo de que se pudiera desatar un conflicto militar por "incidentes accidentales", dijo Park Wan-ju, principal portavoz del gobernante Partido Democrático. "El presidente dijo que Estados Unidos habla de opciones militares y diplomáticas pero Corea del Sur no puede pasar otra vez por una guerra", declaró Park.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)