UNA SOCIEDAD ENFRENTADA

Masiva movilización, en paz, reclama justicia en Venezuela

Opositores al gobierno de Maduro realizaron marchas silenciosas en Caracas y otras ciudades y vuelven a las calles para mantener la presión.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Reuters

Miles de opositores marcharon en silencio ayer sábado en Caracas y otras ciudades de Venezuela exigiendo justicia por las muertes que ha dejado una nueva ola de protestas contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, en una de las pocas movilizaciones de los últimos días en la que no hubo choques con las fuerzas de seguridad.

Los opositores a Maduro salieron a las calles después de la muerte de 12 personas la madrugada del viernes en zonas populares de Caracas, en una jornada que derivó en saqueos.

Otras nueve personas han muerto en medio de las protestas contra el gobierno surgidas después de la decisión del Poder Judicial de asumir las funciones del Parlamento, que es de mayoría opositora.

"Hemos conmemorado a los caídos. Si ellos murieron por esta causa, no tenemos otra cosa que hacer salvo seguir", afirmó el diputado opositor Freddy Guevara, quien caminó desde el este de Caracas junto a miles de personas que consiguieron llegar al oeste de la ciudad una vez que se levantó un bloqueo de las fuerzas de seguridad en uno de los puntos del recorrido.

En medio de un amplio despliegue de seguridad, un grupo llegó primero con una gran bandera venezolana a la sede de la Conferencia Episcopal en Caracas —considerada por el gobierno como un "actor político" opositor— donde un sacerdote y un pastor evangélico rezaron en un altar improvisado en la parte de atrás de una camioneta usando un magáfono.

Otras marchas llegaban de otros puntos de la ciudad, luego que la oposición lograra negociar con las fuerzas del orden que abrieran el paso y les permitieran llegar a su destino.

Hubo un solo corto enfrentamiento en el este de Caracas, donde la Policía usó bombas para impedir el paso de una de las marchas.

Muchos manifestantes llevaban camisetas blancas con la palabra "Paz" en letras negras, gorras con los colores patrios y flores blancas. El silencio era a veces interrumpido en el recorrido por el himno venezolano, un rosario o un aplauso en "honor a los caídos" en estos 21 días de protesta.

Asimismo, manifestaciones similares se realizaron en otras ciudades como Maracaibo, Barquisimeto y San Cristóbal, en el oeste del país.

"¡Sí, se pudo!", gritaban algunos de los opositores que cruzaron la ciudad, junto a diputados y dirigentes políticos que llegaron al destino de la marcha formando una cadena humana, en señal de unidad.

"Esto que logramos hoy es un ejemplo de lo que vamos a lograr en Venezuela: superar los obstáculos en paz y lograr que todos los venezolanos voten y logremos el cambio", afirmó Julio Borges, presidente del Parlamento, único poder controlado por la oposición.

Por su parte, el líder opositor y gobernador del estado de Miranda, Henrique Capriles, señaló que "hemos caminado en paz porque este es un pueblo pacífico y porque la violencia únicamente ocurre cuando Maduro ordena esa salvaje represión que hemos vivido en estos días". Subrayó que "vamos a seguir en la calle. Esta no es la hora de desistir, es la hora de resistir (...). Si todos los venezolanos nos unimos no habrá cúpula corrupta que pueda con la fuerza de cada uno de nosotros".

Daniel García, un estudiante de 23 años, dijo que participaba de la marcha "por él, para que haya justicia y libertad", en referencia a Carlos Moreno, un joven que murió de un disparo en la cabeza en una movilización opositora en Caracas. García portaba un cartel para recordar que su amigo habría cumplido, ayer, 18 años.

"Marcho sin miedo", dijo, por su parte, Jéssica Muchacho, de 33 años. "No tenemos nada que perder porque el gobierno nos quitó todo, toda posibilidad de tener una vida digna".

Algunas protestas se han tornado violentas. Los líderes de la oposición culpan a las fuerzas de seguridad por los enfrentamientos de días anteriores al impedir el paso de los manifestantes. Funcionarios del gobierno socialista, en tanto, acusan a los opositores de arrojar piedras a la Policía y bloquear las calles para alterar el orden en las zonas urbanas y provocar un golpe de Estado contra Maduro. Gobierno y oposición se responsabilizan mutuamente por los fallecidos, cientos de detenidos y heridos.

La noche del viernes, se registraron protestas y brotes de disturbios en el este de Caracas, con las fuerzas de seguridad usando gases para dispersarlos y donde según testigos, hombres armados recorrieron las calles en motos causando pánico.

La oposición convocó a una nueva jornada de protesta mañana lunes a la que denominan "trancón nacional", que es un bloqueo de las principales vías de transito de Caracas, con la finalidad de mantener la presión sobre el gobierno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)