EL ENEMIGO EN CASA

Masacre: 59 muertos en Las Vegas

Dos horas de pánico por disparos a una multitud desde un hotel; el ISIS reivindicó el ataque, pero el FBI dice que no hay conexión al terrorismo.

Tiroteo en Las Vegas. Foto: AFP
Trump: el tiroteo en Las Vegas fue un "acto de pura maldad"

Se trató del tiroteo más letal de la historia reciente de Estados Unidos, y el responsable fue un jubilado de 64 años que actuó solo. Mató a 59 personas e hirió a medio millar disparando desde la ventana de un hotel en Las Vegas a una multitud que asistía a un concierto al aire libre.

El atacante, identificado como Stephen Paddock, abrió fuego desde el piso 32 del lujoso hotel Mandalay Bay y luego aparentemente se suicidó.

El grupo yihadista Estado Islámico (ISIS) reivindicó la masacre y dijo que Paddock era un "soldado" convertido al Islam "hace algunos meses", pero el FBI descartó por ahora lazos con la organización terrorista.

En su último balance de víctimas, las autoridades cifraron en 59 los muertos y en 527 los heridos.

La masacre reavivó el debate en Estados Unidos sobre la tenencia y venta de armas de fuego a particulares, tema que el presidente Donald Trump evitó ayer. (Ver página A4)

Arsenal en casa.

Al menos 16 armas largas fueron halladas en la habitación del hotel que ocupaba Paddock. Pero ese no era todo su arsenal. Al requisar su casa, en una localidad a 130 km de Las Vegas, los investigadores encontraron que tenía "18 armas de fuego adicionales, algunos explosivos y varios miles de cartuchos de munición".

El jefe de policía de Las Vegas, Joseph Lombardo, describió a Paddock como "un lobo solitario", negándose a especular sobre sus motivaciones. "No puedo entrar en la mente de un psicópata en este momento".

Lombardo agregó que están enfocados en cuatro escenarios principales del crimen: la habitación del piso 32 del hotel Mandalay Bay desde donde disparó Paddock, el lugar donde se celebraba el concierto, la casa del autor de la masacre en Mesquite y otra propiedad que tenía a su nombre en el norte de Nevada.

En el coche de Paddock, las autoridades también encontraron nitrato de amonio.

"Escena de guerra".

Unas 22.000 personas asistían al concierto en el centro de la meca del juego, en el marco de un festival de música country de tres días llamado "Route 91 Harvest", cuando comenzaron los disparos.

El cantante de música country Jason Aldean estaba en medio de un solo de guitarra y la multitud, que había agotado las entradas, estaba disfrutando del momento, sin darse cuenta del horror que estaba por comenzar.

"No son disparos reales", gritó un hombre mientras espectadores en pánico lo esquivaban y se agachaban para cubrirse. "¡Son fuegos artificiales, fuegos artificiales! Chicos, paren, paren".

Eran las 22:07 horas del domingo en Las Vegas (las 02:07 horas de la madrugada del lunes en Uruguay) y el inicio de casi dos horas de terror antes de que la policía confirmara que el tirador había caído.

Robert Hayes, un bombero de Los Angeles que estaba viendo el concierto cerca del escenario, dijo que primero pensó que los disparos se debían a un mal funcionamiento del equipo, pero no tardó en sumarse a los socorristas. "Probablemente declaré muertas de 15 a 20 personas", contó a Fox News. "Era como una escena de guerra".

En las calles, los conductores de taxi recibieron la noticia del peligro en cuestión de minutos a través de un aviso policial en las pantallas azules de sus taxímetros.

"Los conductores eviten LV Blvd y Tropicana, tiroteo en marcha desde Mandalay Bay. Posiblemente tres tiradores", fue la alerta a las 22:25 local.

Media hora después de que comenzaron los disparos, la policía dijo en Twitter que estaba investigando un tiroteo activo y la gente que no había huido trataba de ayudar.

Conductores improvisaban ambulancias con sus autos y otros fungieron de médicos en el lugar, usando las vallas metálicas para controlar multitudes como camillas.

Lindsay Lee, que se presenta como modelo de tatuajes, convirtió su camioneta en una ambulancia cuando un hombre en la escena le pidió que llevara víctimas al hospital. "Adelante, ponlos a todos en la parte de atrás", contó Lee en un video.

"Uno murió en la parte trasera de mi camioneta y mi prometido tuvo que cargarlo dentro del hospital", dijo Lee en Instagram. "Esto fue una pesadilla, nunca he corrido por mi vida como lo hice esta noche".

Cuando ya habían pasado 90 minutos desde el comienzo de los disparos, la policía seguía ordenando a la gente en la calle que se agachara y se pusiera a cubierto.

En el Centro Médico Universitario, el único para traumas de nivel 1 en Nevada, todas las camas para atender lesiones estaban llenas. El personal del hospital sintió el peso de la matanza. "Jesús", repetía una enfermera. Otra llamó a un ser querido, se sentó en el suelo, bajó la cabeza y respiró hondo.

La policía todavía no anunciaba el fin del ataque. Finalmente, casi dos horas después de los primeros disparos, llegó la señal inicial de que el peligro había pasado. "Se confirma que cayó un sospechoso", tuiteó la policía de Las Vegas a las 23:58 hora local.

Expertos coincidieron en que el saldo hubiera sido peor si el victimario hubiera tenido más experiencia. Y aseguraron que es imposible prevenir una tragedia así. "Lo irónico es que la seguridad en Las Vegas es realmente muy buena, pero una mente medio creativa y ganas de hacer algo en un país libre generan cosas como esta", dijo Tegan Broadwater, presidente y fundador de Tactical Systems Network, una consultora en seguridad de Texas.

Casa Blanca: Trump encabezó ayer un minuto de silencio. Foto: AFP
Casa Blanca: Trump encabezó ayer un minuto de silencio. Foto: AFP
casa blanca

Trump: "Un acto de pura maldad".

El presidente Donald Trump condenó como "un acto de pura maldad" la matanza en Las Vegas, y anunció que mañana miércoles visitará esa ciudad para reunirse con los familiares de las víctimas y los policías.

"Estamos unidos hoy en nuestra tristeza, conmoción y luto" por el tiroteo, dijo Trump desde la Casa Blanca. "Fue un acto de pura maldad", añadió Trump.

El mandatario enlazará su viaje a Las Vegas con el que tiene previsto hacer hoy martes a Puerto Rico para evaluar los daños del huracán María en la isla.

"Estaremos allí (en Las Vegas) el día entero, y quizá un poco más", precisó Trump unas horas más tarde, al reunirse en la Casa Blanca con el primer ministro tailandés, Prayut Chan-ocha.

Trump y su esposa, Melania, encabezaron en la Casa Blanca un minuto de silencio por las víctimas del tiroteo, y el presidente ordenó que la bandera estadounidense ondee a media asta hasta el viernes en los edificios federales y las embajadas.

En su discurso, Trump no hizo ninguna referencia a la posibilidad de que el ataque de ayer se tratara de terrorismo, ni a la reivindicación del grupo yihadista Estado Islámico (ISIS), que ha quedado desacreditada por el FBI.

"En los momentos de tragedia y horror, Estados Unidos se une, y siempre lo ha hecho. Apelamos a los lazos que nos unen: nuestra fe, nuestra familia y nuestros valores compartidos", afirmó Trump.

"Nuestra unidad no puede tambalearse por la maldad, nuestros lazos no pueden romperse por la violencia, y aunque sintamos una ira tan grande ante el asesinato sin sentido de nuestros compatriotas, es nuestro amor lo que nos define hoy, y lo que siempre nos definirá", agregó el presidente.

Esta es la segunda vez en su mandato que Trump se refiere desde la Casa Blanca a un tiroteo masivo en EE.UU., después del ocurrido el pasado junio en Alexandria (Virginia), en el que resultó gravemente herido el congresista republicano Steve Scalise.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)