ESPAÑA

Mariano Rajoy logra renovar su liderazgo en el Partido Popular

El presidente abogó por la colaboración de la oposición

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Mariano Rajoy tras las elecciones españolas. Foto: EFE.

El congreso del Partido Popular (PP) español renovó ayer el liderazgo de Mariano Rajoy por otros cuatro años. El presidente, al frente del gobierno desde 2011, abogó por contar con la colaboración de otros partidos.

Líder del PP desde 2004, Rajoy ha vivido en esta ocasión su congreso más plácido, sin la oposición interna que afloró en el de 2008 ni los negros nubarrones que, en forma de crisis económica, zarandearon el de 2012, apenas unos meses después de acceder al gobierno.

Ratificado en la presidencia del PP con el 95,6% de los votos del congreso, Rajoy ha dado continuidad a su equipo de los últimos tiempos, defensor como es de que "lo que funciona no se toca".

Sólo ha recortado los poderes de su número dos, la secretaria general, Dolores de Cospedal —que también es ministra de Defensa y líder del PP en Castilla-La Mancha— en una muestra de equilibrio interno, en especial porque la acumulación de poderes en manos de esa dirigente generaba algún malestar.

Las competencias que pierda Cospedal las gestionará Fernando Martínez Maíllo, número tres del PP, pero ni siquiera cabe ver ese movimiento en términos de clave sucesoria, porque en el horizonte no se percibe la perspectiva de una retirada de Rajoy. Próximo a cumplir 62 años, Rajoy es conocido por su capacidad de resistencia y su manejo de los tiempos, a veces desesperante incluso para los suyos, y ya ha superado varios episodios difíciles.

El más reciente fueron los diez meses de interinidad de su gabinete, desde diciembre de 2015 hasta octubre pasado, con dos elecciones consecutivas que redujeron la presencia de los populares en el Congreso de los Diputados y pusieron en riesgo la continuidad de Rajoy al frente del gobierno. La abstención del rival tradicional, el Partido Socialista (PSOE), permitió la reelección de Rajoy, quien ayer —consciente de su escasa mayoría parlamentaria— reiteró que desea diálogo con todos y llegar a acuerdos.

"Haremos concesiones razonables sin tirar por la borda los sacrificios de estos años", afirmó Rajoy al recordar las medidas impopulares del primer tramo de su mandato para intentar sacar a España de la crisis económica.

Al evocar ese período aseguró que "no fue fácil, porque íbamos al precipicio del rescate" por parte de las instituciones financieras internacionales, lo que hubiera supuesto "dejar en manos ajenas nuestra soberanía".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)