ARGENTINA

Mapuches ocupan el juzgado de Esquel hasta que renuncie el juez del caso Maldonado

Voceros del Pu Lof dijeron que realizan una "toma pacífica" y exigen ver al magistrado, que ordenó el desalojo en el que desapareció el joven artesano y tatuador.

Mapuche ocupa el juzgado de Esquel. Foto: La Nación.
Mapuches ocupan el juzgado de Esquel. Foto: La Nación.

El Juzgado Federal de Esquel vive desde esta mañana una situación de alta tensión, con la ocupación por parte de una veintena de mapuches en reclamo de la renuncia del juez a cargo de la investigación por la desaparición de Santiago Maldonado, Guido Otranto.

Según dijeron voceros de la Comunidad Vuelta del Río, del Pu Lof en Resistencia, la irrupción en los tribunales tienen por finalidad "tomar pacíficamente" el juzgado hasta "lograr la renuncia del juez Guido Otranto".

Una de las mapuches en el lugar, Moira Millan, expuso un cartel desde una ventana del juzgado: "Hemos pedido que retiren a la policía. Adentro muchos policías". La situación se torna insólita, con la convivencia de los mapuches atrincherados y los efectivos de la fuerza de seguridad en la mesa de entrada del juzgado.

Una joven mapuche pide que los policías se retiren del juzgado. Foto: La Nación.
Una joven mapuche pide que los policías se retiren del juzgado. Foto: La Nación.

Mientras tanto, los mapuches exigen una entrevista con el juez Otranto, quien está a unos metros, en su despacho, pero se niega a recibirlos.

La comunidad intenta con esa medida desplazar al magistrado, cuya recusación en la causa por la desaparición de Maldonado está siendo evaluada por la Cámara Federal de Rawson.

Guido Otranto, el juez de la causa. Foto: La Nación.
Guido Otranto, el juez de la causa. Foto: La Nación.

El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) se sumó ayer a la recusación del juez y objetó su imparcialidad a partir de la entrevista de Otranto a La Nación. Antes lo había hecho la familia Maldonado, a través de su abogada, Verónica Heredia, aunque con otros argumentos que confluyen en una misma acusación: su supuesta falta de objetividad.

En la entrevista, el magistrado afirmó que la hipótesis "más razonable" que maneja es que el joven artesano murió ahogado el 1° de agosto pasado durante el desalojo de Gendarmería de la protesta de la comunidad mapuche en la ruta 40, procedimiento que fue ordenado por él.

El juez, además, se quejó de los abogados de los organismos de Derechos Humanos. "Lo único que tienen son críticas a la investigación, pero aportes de testigos, ninguno. Un habeas corpus no es un proceso contencioso: deberíamos estar todos interesados en descubrir qué pasó", apuntó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)