LA BITÁCORA

Manual populista de la censura

Cristina Kirchner llegó al extremo de hacer que los clásicos del domingo se jugaran a la misma hora del programa de Jorge Lanata, a pesar de que esa hora de la noche resulta absurda y peligrosa para quienes van a la cancha.

Con la misma intención, Trump hizo una fiesta en la Casa Blanca para que su televisación tape los discursos críticos a su gestión que seguramente habría (y los hubo) en la entrega de los Oscar. Pero esas jugadas delirantes no fueron lo peor que hicieron la expresidenta argentina y el actual mandatario norteamericano. El kirchnerismo eliminó las conferencias de prensa y creó usinas de difamación pública de sus críticos, mientras que la actual administración conservadora perpetró inéditos actos de discriminación periodística.

Trump comenzó a censurar en la campaña electoral, primero echando a un periodista por ser de origen mexicano, después burlándose de manera grotesca y cruel de la discapacidad de Serge Kovaleski, un notable periodista de The New York Times.

Ya presidente, continuó sus actos de censura negando el derecho a preguntar al periodista de CNN y llegó al colmo de la discriminación censuradora al prohibir el ingreso a una conferencia de prensa a grandes medios por ser críticos.

La comparación con el kirchnerismo es válida ya que el manual que usaron es el mismo que usa Trump. Al kirchnerismo se lo dieron ideólogos del populismo como Ernesto Laclau, filósofo cuyo pensamiento no defiere, en cuestiones esenciales, con el de Steve Bannon, el ideólogo de Trump. En rigor, ambos se inspiran en Lenin y en Carl Schmitt, jurista alemán que inspiró al nazismo con su libro El Concepto de lo Político, donde establece la dicotomía "amigo-enemigo" como instrumento en la construcción de poder ilimitado.

Igual que Laclau, Lenin y Schmitt, Bannon desprecia la democracia liberal y propone la construcción de poder autocrático generando una división en la sociedad para demoler las instituciones y crear un gobierno sin limitaciones ni controles.

Así como el kirchnerismo trató a la prensa crítica como "partido del enemigo" y lanzó el eslogan "Clarín miente", Trump repite que "la prensa liberal miente" y que es "enemiga del pueblo".

Eso plantea la "alt-right" (derecha alternativa). El movimiento ultraconservador del cual Bannon es un ideólogo, llama "elite global" a ese "enemigo cuyo principal aliado" es la prensa liberal.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)