INVESTIGACIÓN

Manchester: atacante no actuó solo; varios arrestos

Investigan a la familia en Libia; el terrorista se habría radicalizado en Siria.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En Londres, un millar de soldados custodian los principales puntos de la capital. Foto: Reuters

Seis arrestos (cinco hombres y una mujer) era hasta ayer el resultado de las operaciones en torno al atentado del lunes en el Manchester Arena, donde murieron 22 personas, varias de ellas menores de edad, y 59 resultaron heridas.

Las autoridades británicas señalaron a Salman Abedi, de 22 años, británico de origen libio, como el que colocó la bomba en el Manchester Arena, muriendo en el acto. Abedi había estado en el radar de los servicios de seguridad y, según autoridades francesas, se radicalizó probablemente en Siria y tenía vínculos demostrados con el grupo yihadista Estado Islámico (ISIS), que ha reivindicado el atentado.

Los servicios de inteligencia británicos, en colaboración con los estadounidenses, intentan determinar ahora si Abedi se reunió en el norte de África con integrantes de ISIS o de Al Qaeda en el Magreb.

Uno de los hermanos del terrorista suicida fue arrestado el martes en un barrio al sur de Manchester, en tanto en Libia arrestaron a otro de sus hermanos y al padre.

Las fuerzas de seguridad creen que Abedi pudo actuar como el último eslabón de una cadena en la que él era el responsable de hacer estallar la bomba que otros habían fabricado, según han revelado medios británicos.

Según un allegado a la familia del terrorista que habló a AFP, Salman Abedi se encontraba en Libia cuatro días antes del atentado. "Su padre quería que su hijo se quedara en Libia. Pero Salman insistió en regresar a Mánchester", dijo.

Para la policía británica se trató de un trabajo de equipo, y no de un lobo solitario. "Está claro que estamos investigando una célula", dijo el comandante de la policía de Mánchester, Ian Hopkins.

La ministra de Interior británica, Amber Rudd, dijo que Salman Abedi había estado bajo el radar de los servicios de inteligencia. Por su parte, el ministro francés de Interior, Gerard Collomb declaró que, según información procedente de los investigadores británicos, Abedi pasó por Libia y "probablemente" también por Siria.

El gobierno decretó un minuto de silencio hoy jueves en honor de las víctimas, a la hora 11 de Gran Bretaña, tras lo cual los partidos políticos reanudarán la campaña de las elecciones del 8 de junio.

El país se encuentra en el máximo nivel de alerta terrorista, y este miércoles se desplegaron unos mil soldados ante los principales centros del poder, del palacio de Buckingham a Downing Street y el Parlamento.

Bomba potente.

La bomba detonada en Mánchester era potente y sofisticada, según fotos de la policía británica reveladas y analizadas ayer miércoles por The New York Times. El análisis inicial de la bomba, basado en elementos fotografiados y recolectados en la escena del crimen, no permiten deducir la cantidad o el tipo de explosivo del que estaba compuesta la carga, pero hace pensar que se trataba de un dispositivo artesanal fabricado tras una "profunda reflexión y con cuidado", según el diario.

NYT publica en exclusiva ocho fotos en las que se ven diferentes elementos del explosivo, desde el detonador hasta una batería, pasando por fragmentos de una mochila azul y pedazos de metal y de tornillos.

Estos elementos, analizados por personas especializadas en manejo de explosivos que fueron consultadas por el diario, permiten deducir que la bomba era "potente, dotada de una carga ultrarápida, pero también que la metralla fue dispuesta con cuidado y metódicamente" para causar el mayor daño posible.

La bomba era suficientemente potente como para propulsar el torso del kamikaze lejos de la explosión y causar devastación en un gran semicírculo, en el que estaban la mayoría de las víctimas, según el diario.

La publicación insiste en el hecho de que la bomba tenía un detonador poco habitual, con un pequeño circuito impreso y no un simple interruptor, como suele ocurrir. Esto podría sugerir que había un retardador, o incluso un receptor para activarlo a distancia, o una combinación de ambos.

Según expertos interrogados por The New York Times, esta posible redundancia podría haber sido instalada para disponer de distintas opciones que permitieran activar el explosivo por parte del kamikaze o de la célula que planificó el atentado.

El dispositivo también contaba con una batería más potente que las usadas normalmente para este tipo de artefactos. Todas estas señales podrían ser indicio de que "el artificiero tenía dificultades para fabricar un detonador fiable".

Solados a la calle. La ministra de Interior británica, Amber Rudd, dijo que hasta 3.800 soldados podrían desplegarse para ejercer tareas de vigilancia y así liberar a los policías, destinados a concentrarse en el patrullaje y la investigación. Un despliegue inicial de 984 militares ya fue ordenado en Londres y otras zonas. Los soldados podían verse en el Parlamento, la residencia de Downing Street de la primera ministra, Theresa May, y en los cuarteles de la policía nacional en la capital británica.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)