VENEZUELA

Maduro se aferra a los militares ante la crisis

La Fuerza Armada fiscalizará la carga en los puertos y la distribución de los alimentos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Soldados controlan a los ciudadanos que intentan comprar en un mercado municipal. Foto: Reuters.

Los militares venezolanos ordenan filas en los supermercados, custodian camiones de alimentos y cultivan. Ahora, fiscalizarán la carga en los puertos y distribuirán comida. El presidente Nicolás Maduro se apoya en la Fuerza Armada para mitigar la escasez.

La noche del martes, Maduro dejó los cinco principales puertos del país al mando de una autoridad militar, como parte de un gigantesco despliegue de soldados en la recién lanzada "Misión de Abastecimiento Soberano", a cargo del propio ministro de Defensa, general Vladimir Padrino López.

Acompañado del general del Ejército, Maduro aseguró que el lunes, en el primer día de aplicación de un plan de fiscalización en puertos y empresas de productos básicos, se encontró un "caos" que favorece "la corrupción".

Entre decenas de cajas de pollos que circulaban en una banda para ser empaquetados, el general Pedro Álvarez precisa que verifican todo: qué tipo de materia prima llega a las empresas, la capacidad instalada y de almacenamiento, a quién está dirigido el producto terminado y a cuáles comercios llega.

"Si se está desviando, nosotros vamos a tomar medidas bien severas. Son las instrucciones. Estamos haciendo verificación de los inventarios, de la maquinaria", explica a la prensa el comandante de la zona de defensa del estado Miranda (centro).

Maduro, quien enfrenta una baja popularidad, espera que los militares pongan orden a la distribución de mercancías y reduzcan la aguda escasez de más del 80% en alimentos y medicinas que angustia a los venezolanos y provoca largas colas en los supermercados.

"El gobierno debe estar gobernando los puertos: saber qué entra, saber qué sale, saber lo que está ahí y saber a dónde va. Es una guerra. Por eso se ha colocado al comando de las Fuerzas Armadas al frente de la guerra, como debe ser", aseguró el vicepresidente Aristóbulo Istúriz, en un foro sobre economía.

Como soporte jurídico a las medidas de intervención, el gobierno anunció este miércoles la extensión por 60 días más del estado de excepción por emergencia económica, que Maduro decretó en enero y que ya ha prorrogado en tres ocasiones.

El gobierno socialista asegura que los productos se desvían al "bachaqueo" -contrabando y reventa de productos básicos-, que atribuye a una "guerra económica" de empresarios y de la oposición para derrocarlo. "En seis meses vamos a torcerle el cuello a la guerra económica", aseguró Istúriz.

Analistas y empresarios aseguran que el problema es la producción, como consecuencia del control de precios y de la falta de dólares pra importar dado el férreo control de divisas que rige desde 2003.

"Esto es el reparto de la escasez. el reparto de lo que no hay. Es imposible que resuelvan el problema si no aumentan la producción. La Fuerza Armada se arriesga porque se adueñará de los costos del desastre económico que existe", dijo el economista Luis Vicente León, de la encuestadora Datanálisis.

Golpeada por el desplome de los precios del petróleo, Venezuela sufre además la inflación más alta del mundo: 180.9% en 2015 y proyectada por el FMI en 720% para 2016.

DOS VISIONES.

Oposición: "entregan la tragedia a militares".

Con su plan, Maduro, a quien la oposición busca sacar del poder mediante un referéndum revocatorio, ha ordenado que todos los ministros se subordinen al ministro de Defensa, general Vladimir Padrino López, convertido ahora en uno de los hombres más poderosos de Venezuela.

"Subordinar toda la estructura del Estado a Vladimir Padrino traza el rumbo de Venezuela: el diálogo para la transición será con los militares", opinó la experta en asuntos de seguridad, Rocío San Miguel.

El presidente del Parlamento —de mayoría opositora— Henry Ramos Allup, consideró un "requetedisparate entregarle a los militares la última etapa de esta tragedia". "Es una vergüenza", subrayó.

Padrino López, un militar de 53 años con fama de fidelidad al chavismo, dice que no se trata de militarizar la economía, sino de llevar "orden y disciplina" en medio de la "guerra económica".

Con 165.000 efectivos, 25.000 en reserva y otros miles de la llamada milicia popular, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) está actualmente al mando de ministerios clave como el de Hacienda y de Alimentación y Tierras, Pesca y Acuicultura, Energía Eléctrica y Vivienda, entre otros.

En febrero pasado, Maduro creó una compañía militar de minería, petróleo y gas, que se sumó a la lista de empresas que controla la FANB.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)