LOS CAMBIOS ELECTORALES EN EUROPA

Macron y Le Pen, las dos Francia cara a cara

Candidatos iniciaron sus campañas para el balotaje del 7 de mayo, con un ojo en las legislativas de junio.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Macron: los sondeos le dan un 64% de intención de voto. Foto: AFP

Emmanuel Macron y Marine Le Pen apenas tuvieron tiempo para dormir un poco y darse una ducha, antes de lanzar ayer lunes sus campañas para la segunda vuelta del domingo 7 de mayo, dentro de doce días.

Macron, con 39 años, es el gran favorito para convertirse en el presidente más joven de Francia. El candidato de ¡En Marcha! ganó la primera vuelta del domingo con el 24,01% de los votos, frente a la ultraderechista Le Pen (48), del Frente Nacional (FN), que recibió el 21,30%. Pero pese a que hay menos de tres puntos de diferencia entre uno y otro, Macron se fue a dormir el domingo sabiendo que contaba ya con el apoyo de los principales candidatos que quedaron fuera del balotaje, entre ellos el conservador François Fillon, que quedó tercero (19,9%), y a la espera de lo que haga el ultraizquierdista Jean-Luc Mélenchon, cuarto con el 19,6%.

Las encuestas para el balotaje del 7 de mayo le dan a Macron una intención de voto del entorno al 64%, mientras Le Pen tiene un 38%.

Este desenlace evidencia un deseo de cambio con la eliminación de la carrera al Elíseo de los dos grandes partidos tradicionales, el Partido Socialista del presidente saliente François Hollande, y Los Republicanos de Fillon, que se han alternado en el poder en el último medio siglo. Revela también una profunda división entre dos Francia: la de las grandes ciudades cosmopolitas que apostaron por el socioliberal Macron, la de las zonas periféricas o rurales que votaron masivamente por Le Pen.

El presidente Hollande se unió ayer lunes a la larga lista de políticos de izquierda y de derecha que instaron a votar por Macron. "Es imposible quedarse callados frente al riesgo de la extrema derecha", declaró.

En una visita el lunes en el departamento norteño de Pas-de-Calais, su feudo electoral, Le Pen criticó al "viejo frente republicano" que "intenta reunirse detrás de Macron".

Las portadas de los diarios franceses resumían el lunes el terremoto político vivido el domingo: "La derecha nocaut", tituló el conservador Le Figaro. El izquierdista Libération muestra una foto de Macron bajo el título: "A un peldaño". "¡Jamás!", exclamó el comunista LHumanité exhibiendo una imagen de Marine Le Pen.

Las dos Francia.

Un electorado urbano favorable a Macron, una Francia rural conquistada por Le Pen. El mapa electoral de la primera vuelta puso en evidencia profundas diferencias geográficas y sociológicas.

El resultado más significativo fue el registrado en París, donde el candidato del movimiento "¡En Marcha!" obtuvo 34,9%, mientras que la líder del FN no logró superar el 5%. "El análisis del voto muestra una doble fractura, social y geográfica", comentó el secretario general del sindicado Fuerza Obrera, Jean-Claude Mailly.

Le Pen obtuvo sus mejores resultados en las regiones afectadas por la desindustrialización y el desempleo, como en la región del Norte, donde consiguió 31%. De alguna manera, el electorado francés se comportó en forma similar al de Estados Unidos: en la grandes ciudades y las zonas costeras el voto favoreció a la demócrata Hillary Clinton, y en la zona rural y el centro del país al republicano Donald Trump.

Si no puede ver el contenido haga click aquí

Mundialistas, patriotas.

Le Pen esperaba un mejor resultado, pensando beneficiarse de una ola populista tras la victoria de Trump en EE.UU. y del Brexit en Reino Unido.

"En su nueva estrategia, el Frente Nacional ya no utiliza la brecha izquierda-derecha, pero ha definido una nueva división, mundialistas contra patriotas. Una estrategia exitosa ya que la segunda vuelta será un duelo entre estas dos ideologías. Pero nada indica que el FN pueda convertirse en el partido mayoritario en base a esta estrategia", explicó el politólogo Joël Gombin. "Tampoco hay que perder de vista que la suma de los resultados de Macron y Le Pen del domingo representan menos del 50% del electorado. En total, hay cuatro bloques en un pañuelo", agregó, en referencia a los resultados de Fillon (19,9%) y Mélenchon (19,6%).

La dirigente del FN tuvo que hacer frente a la competencia del líder de la extrema izquierda, cuyos programas tienen varias similitudes, y que logró obtener buenos resultados en la periferia parisina y en el centro del país. Le Pen espera recuperar en el balotaje votos de los electores izquierdista de la "Francia Insumida" de Mélenchon, que defienden un programa contra las elites y el sistema.

Los mercados.

Las principales plazas financieras europeas, saludaron con fuertes alzas ayer lunes los resultados de la primera vuelta. "La Bolsa considera que la hipoteca política ya está saldada. La prima de riesgo que pesaba sobre las acciones disminuye", dijo a la AFP Daniel Larrouturou, director general delegado de Diamant Bleu Gestion. Ahora en la mira de los mercados están los comicios legislativos del 11 y 18 de junio, que darán una idea del apoyo con el que podría contar el joven Macron. A largo plazo "la pregunta (...) es qué capacidad tiene Macron de formar una mayoría parlamentaria estable" que lo respalde, advierten los analistas de Saxo Banque.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)