VIDEO

Macron tiene todo a favor para derrotar a Le Pen en el balotaje

El joven candidato centrista gana la primera vuelta y lo apoyan rivales para el 7 de mayoFuncionarios de la Unión Europea apoyan a Macron.

Emmanuel Macron (39) quedó a un paso de la Presidencia de Francia, al ganar anoche la primera vuelta y recibir el inmediato apoyo de sus rivales para derrotar a la líder de la extrema derecha, Marine Le Pen (48), en el balotaje del próximo 7 de mayo. Serán dos semanas intensas.

Anoche Macron lideraba el escrutinio oficial con un 23,54% de los votos, mientras que Le Pen conseguía un 22,33%.

Con la mira en el 7 de mayo, anoche una encuesta de Ipsos Sopra Steria le daba a Macron el 62% de los votos contra el 38% de Le Pen. Para Harris Interactive, la diferencia sería aún más importante: con 64% para Macron y 36% para Le Pen.

El resultado de la primera vuelta de ayer domingo fue una gran derrota para la centroderecha y la centroizquierda, que han dominado la política francesa durante 60 años, pero también reduce la perspectiva de un quiebre dramático, como lo fue el referendo de Gran Bretaña (el Brexit) para abandonar la Unión Europea y la elección del republicano Donald Trump en Estados Unidos.

Macron logró una importante victoria en la primera vuelta. Foto: Reuters
Macron logró una importante victoria en la primera vuelta. Foto: Reuters

"En un año hemos cambiado el rostro de la política francesa", dijo Macron a los partidarios de su incipiente movimiento "En Marche!" (En marcha).

Segundos después de las primeras proyecciones, los simpatizantes de Macron se reunieron en un centro de conferencias de París y entonaron el himno nacional, la Marsellesa. Muchos eran menores de 25 años, lo que refleja el atractivo de un hombre que aspira a convertirse en el jefe de Estado más joven de Francia desde Napoleón. Macron dijo a la multitud: "Quiero ser el presidente de los patriotas contra la amenaza de los nacionalistas", en una referencia a las propuestas políticas de su rival.

Le Pen, que quiere hacer historia como la primera presidenta de Francia, sigue las huellas de su padre, que fundó el Frente Nacional y llegó a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en 2002. "Lo principal en juego en esta elección es la globalización galopante que está poniendo en peligro nuestra civilización", dijo en su primera intervención tras conocerse resultados preliminares.

Anoche toda la clase política francesa, de derecha y de izquierda, llamó a frenar a Le Pen, como François Fillon, que dijo que la candidata del Frente Nacional sólo traería "desgracia", "división" y "caos".

Una victoria de Macron supondría una bocanada de aire fresco para la Unión Europea. Macron ha hecho campaña con un programa abiertamente proeuropeo y liberal. Alemania, voz cantante de la UE, se declaró "feliz" con el resultado.

Y es que si se impusiera Le Pen, se avecinaría, en cambio, una época de gran incertidumbre para la UE debido a su defensa de la salida del euro, que podría propinar un golpe fatal a un bloque ya debilitado por el Brexit.

Capitalizando el hartazgo de los franceses con el sistema, la ultraderechista se benefició de la misma ola populista que propulsó la victoria de Trump en Estados Unidos, con un programa centrado en la "preferencia nacional".

Pese a la amenaza de atentados yihadistas, los franceses no se dejaron amedrentar y acudieron a las urnas. La participación rondó el 70%, una de las más altas en 40 años.

A nivel interno, estas elecciones son consideradas cruciales en un país con una economía maltrecha por el desempleo y un crecimiento que no acaba de arrancar desde la crisis de 2008.

La carrera por el Elíseo ha sido muy atípica. Debilitado por una impopularidad récord, Hollande se vio obligado a renunciar a presentarse de nuevo. El candidato socialista Benoît Hamon ni siquiera llegó al 7% de los sufragios.

La campaña estuvo marcada por los enredos judiciales, relegando a un segundo plano el debate sobre los temas de fondo. Fillon pagó un alto precio por el escándalo de los empleos públicos presuntamente ficticios de su esposa y de dos de sus hijos.

Le Pen también está siendo investigada por empleos presuntamente ficticios en el Parlamento Europeo, donde ocupa un escaño, y supuestas irregularidades en el financiamiento de campañas pasadas.

El euro más fuerte ante el dólar

El euro registraba una fuerte alza este lunes por la mañana en Asia frente al dólar y el yen, después de que se anunciaran los resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas, encabezada por Emmanuel Macron y Marine Le Pen. Frente al dólar, el euro cotizaba a 1,0880 dólares contra 1,0726 del viernes.

El primer cataclismo socialista

El Partido Socialista francés (PS), que termina cinco años en el poder, resultó eliminado en la primera vuelta de las elecciones presidenciales por primera vez desde 2002, un "cataclismo" que acentúa su declive, según los expertos. Al candidato socialista Benoît Hamon, las estimaciones le daban algo más del 6% de los votos, un resultado que él mismo tildó de "sanción histórica", pero con la próxima batalla en mente: las elecciones legislativas previstas el 11 y 18 de junio. "La izquierda no está muerta", "el combate continúa", declaró, antes de pedir el voto para el centrista Emmanuel Macron —exministro de Economía del gobierno socialista— para frenar a Marine Le Pen.

Con el conservador François Fillon también eliminado, el próximo 7 de mayo será la primera vez que ninguno de los dos grandes partidos que han dominado la vida política desde hace medio siglo esté presente en la segunda vuelta. "Simbólicamente, que el PS no esté entre los tres primeros y que ni siquiera sea la primera formación de izquierdas es un cataclismo", afirmó Rémi Lefebvre, profesor de Ciencias Políticas en Lille.

El 21 de abril de 2002, cuando el socialista Lionel Jospin quedó eliminado para la segunda vuelta, marcaba hasta la fecha el principal fracaso del partido, fundado en 1905 y que gobernó por primera vez en 1981. En las elecciones de aquel año, marcadas por la dispersión de las candidaturas de izquierdas, la derrota fue en parte "accidental", según Lefebvre, mientras que la de 2017 marca la conclusión de un proceso de declive del PS que le ha hecho perder su estatus de primera fuerza de la izquierda.

En 2012, cuando el socialista François Hollande llegó al poder después de tres mandatos de la derecha, las bases del PS nunca habían parecido tan sólidas. El PS gobernaba en la inmensa mayoría de las regiones y de los departamentos, controlaba las grandes ciudades e incluso —por primera vez— el Senado. Cinco años después, tras un mandato marcado por una inédita oleada de atentados (239 muertos desde 2015) y por el paro, el partido solo dirige cinco regiones y 26 departamentos. En las elecciones municipales de 2014 registró su peor derrota, perdiendo más de 150 localidades de más de 9.000 habitantes. (AFP)

En Bruselas ya tienen a su candidato

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, felicitó a Emmanuel Macron por su triunfo ayer. En un tuit, Juncker felicitó a Macron "por su resultado en la primera vuelta" y le deseó "ánimo para lo que sigue", el balotaje con la líder de la ultraderecha Marine Le Pen.

Otros dirigentes de la UE también acogieron complacidos el resultado de Macron, después de que varios funcionarios de Bruselas hubieran expresado en privado sus preocupaciones por Le Pen, euroescéptica y defensora de una línea dura contra la inmigración.

"Ver banderas de îFrancia y de la UE celebrando el resultado de @emmanuelmacron es la esperanza y el futuro de nuestra generación", tuiteó la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, ex ministra italiana de Relaciones Exteriores. Michel Barnier, negociador europeo para el Brexit, insinuó su preocupación por si Le Pen sacara a Francia del bloque. "Patriota y Europeo, depositaré mi confianza en Emmanuel Macron el 7 de mayo. Francia debe seguir siendo europea", tuiteó el francés.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)