EL SUBMARINO ARA SAN JUAN

Macri reclama una investigación "seria"; cesará a los jefes navales

Afirmó que se debe dar “certezas” y que su compromiso es con “la verdad”.

Macri se reunió con las autoridades navales por el operativo de búsqueda del submarino. Foto: Reuters
VEA EL VIDEO

El presidente Mauricio Macri reclamó ayer viernes una investigación "profunda" sobre la explosión del submarino ARA San Juan, al que se busca desde el miércoles 15 en el Atlántico sur, ahora sin esperanzas de hallar con vida a sus 44 tripulantes.

"Vamos a continuar con la búsqueda, especialmente ahora que contamos con todo el apoyo de la comunidad internacional y avances tecnológicos. Esto va a requerir una investigación seria, profunda, que arroje certezas de lo que ha sucedido", dijo Macri.

El mandatario habló ante la prensa —sin aceptar preguntas— en la sede central de la Armada, en Buenos Aires, luego de reunirse con autoridades políticas y castrenses para analizar el intenso trabajo desplegado para hallar el submarino.

A su derecha estaba el ministro de Defensa, Óscar Aguad.

"También quiero decir que hasta no tener la información completa no tenemos que aventurarnos a buscar culpables y responsables", argumentó. "Y que quede claro que mi compromiso es con la verdad", señaló.

El ARA San Juan se comunicó por última vez el miércoles 15 cuando navegaba desde Ushuaia a su base en Mar del Plata.

El último parte oficial de la Armada reveló ayer viernes la existencia de un miembro de la tripulación original que descendió del sumergible y fue reemplazado por otro, quedando milagrosamente a salvo de la tragedia.

"Los tripulantes siempre fueron 44. En Ushuaia se desembarcó a un teniente que tenía que hacer una comisión en Perú de dos semanas y fue reemplazado por otro oficial de la misma especialización, Comunicaciones", precisó Enrique Balbi, portavoz de la Armada.

Balbi afirmó que el domingo arribará un buque ruso con capacidad de búsqueda a 6.000 metros de profundidad. "Solo de detección, no de rescate", indicó. De todas maneras dijo que la Armada "no descartó ninguna hipótesis" y que "la búsqueda y rescate no tiene plazos" de término.

Investigación.

Macri insistió ayer en que "hasta que no tengamos la información completa, no tenemos que aventurarnos a buscar culpables. Primero hay que tener certidumbre de qué paso y por qué pasó".

El ARA San Juan, construido en la década de 1980 en Alemania, fue sometido en 2008 a un proceso de "reparación de media vida" que llevó más de dos años e implicó el reemplazo de sus motores diésel y una puesta a punto de sus motores eléctricos, entre otros trabajos de mantenimiento.

"La investigación significa entender que un submarino que se había llevado a reparación de media vida (entre 2008 y 2014) y estaba en perfectas condiciones para navegar, sufrió aparentemente esta explosión", dijo Macri.

Balbi, por su lado, rehusó efectuar autocríticas. "No hay ninguna. No hubo ningún tipo de falla en los plazos ni en la comunicación" por parte de la Armada, dijo. "No somos infalibles, podemos cometer errores. La Armada no va a dudar de pedir disculpas a los familiares", si fuera el caso, agregó Balbi.

La jueza Marta Yáñez había iniciado ya investigaciones preliminares. Aclaró que "el submarino no tiene caja negra, la caja negra es todo el submarino" para saber qué sucedió con la nave. Por lo tanto invitó a esperar a que sea hallado. "El objetivo es investigar las causas de la explosión", dijo Yáñez.

En el área de búsqueda operan equipos de rastrillaje enviados por Estados Unidos, que también trasladó hasta Argentina modernas cápsulas de inmersión no tripuladas para tareas de evacuación. "Tenemos que encontrar al submarino en el fondo del mar. La zona es grande, el medio es hostil y es muy difícil la búsqueda", explicó Balbi.

Relevos.

En Buenos Aires, medios argentinos informaron ayer, citando fuentes oficiales, que una vez que concluya la investigación el presidente Macri cesará a la cúpula de la Armada. Hay alrededor de 40 implicados o sumariados y, entre otros aspectos, se pretende determinar por qué desde la Armada no se dio la información "en tiempo y forma" al presidente, así como al ministro de Defensa, Óscar Aguad, cuando se perdió la comunicación con el submarino.

Además, se busca saber desde cuándo estaba en conocimiento de la Armada la "notificación o hipótesis de la explosión" registrada en la zona donde fue reportado por última vez el submarino, el miércoles de la semana pasada, y que se dio a conocer a los familiares y a la prensa el jueves.

Por otro lado, la investigación pretende determinar por qué no se dejó constancia al poder político de la existencia de la avería eléctrica en las baterías del barco de la que había dado cuenta el comandante de la nave el mismo día de su desaparición, así como si fue correcta la decisión de que continuara navegando hacia Mar del Plata.

Por todas estas razones, y aunque el foco principal es "que se encuentre el submarino", para lo que hay desplegado un intenso operativo de búsqueda con la ayuda de 13 países, el presidente ya ha decidido descabezar a toda la cúpula de la Armada, algo que se hará efectivo una vez se halle la nave y se conozca el desenlace.

Ahora "no es positivo" dar esperanzas a familiares.

La Armada argentina quiere "prudencia" y no hacer conjeturas sobre el estado en el que puedan encontrarse los 44 tripulantes del submarino desaparecido; los familiares piden más información y un experto en trastornos de ansiedad afirma que "no es positivo" dar esperanzas.

"La esperanza quizás en un principio era válida porque era muy reciente todo. La esperanza ahora lo que hace es aumentar la incertidumbre", método de comunicación que a estas alturas "no es positivo" para la salud de los familiares y amigos de los tripulantes, explicó el psiquiatra Walter Ghedin.

El profesional defendió que "siempre la certeza, aunque sea dolorosa, es muchísimo mejor y más saludable porque la persona puede empezar a desarrollar recursos de afrontamiento". La "incertidumbre" lo que hace es "aumentar la angustia y al aumentar la angustia también aparecen todo tipo de conjeturas y pensamientos".

Qué se sabe y qué no

Submarino "ARA SAn Juan" - La desaparición.

El miércoles 15 navegaba de Ushuaia a Mar del Plata. Sobre la hora 7.30 se comunica por última vez. Su última posición conocida fue a la altura del Golfo San Jorge, 240 millas náuticas (432 km) mar adentro de la costa argentina.

Aviso de avería - Posible cortocircuito.

El día de la desaparición, el capitán del submarino informó "un principio de avería" en el sistema de baterías. El problema se produjo por la entrada de agua a través de la tubería y eso podría haber generado un cortocircuito.

De la anomalía a la explosión - La confirmación menos deseada.

El miércoles 22 se conoció el primer indicio oficial de una "anomalía hidroacústica" a casi 60 km del lugar donde se produjo la última comunicación. El jueves, la Armada recibió información en el mismo sentido, y el viernes confirman la explosión.

Investigación - ¿Notificación tardía?

Ahora se busca saber desde cuándo estaba en conocimiento de la Armada la "notificación o hipótesis de la explosión", y por qué no se dejó constancia al gobierno de la existencia de la avería eléctrica en las baterías.

Marcelo Hipólito Srur - Jefe de la Armada.

Medios argentinos dijeron ayer que el presidente Macri ya tiene decidido el relevo del jefe de la Armada, almirante Marcelo Srur. Hay al menos 40 sumarios abiertos por el Ministerio de Defensa por "negligencia" u ocultamiento de información.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)