En la interna el jefe del Gobierno porteño supera a sus competidores

Macri basa su discurso en aplicar políticas de shock

En Cambiemos respetamos la institución y llevamos una PASO donde cada partido lleva fórmula propia y, paradójicamente, los que plantearon el sistema de las PASO no llevan una interna.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Macri ha logrado conquistar al público joven y mantiene preferencias en la capital. Foto: Reuters.

Somos la demostración del cambio, y dentro del espacio Macri tiene una clara ventaja de ser quien lidere post PASO y quien se enfrente en octubre con el kirchnerismo y Scioli que representa la continuidad", dijo a El País el asesor de campaña de Macri y actual subsecretario de Relaciones Internacionales e Institucionales de la ciudad de Buenos Aires, Fulvio Pompeo.

Sobre si los afectó en algo que el oficialismo nacional evitara una interna con la fórmula presidencial Scioli-Zannini, agregó: "No, Scioli fue el gobernador más fiel a estos 12 años de gobierno del kirchnerismo y lo único que está haciendo es consolidando con uno de los hombres de mayor confianza de la presidenta, es la clara continuidad de su modelo que nosotros creemos que está agotado", y expuso que en el caso de Sergio Massa consideran que "tiene una manera de hacer política igual a la de Scioli porque el cambio no es un cambio liviano, es cultural".

Alianza e interna.

Agotada la realidad del frente FA-UNEN, a principios de 2015 el radicalismo vio en Macri la posibilidad de una alianza con un presidenciable más competitivo, mientras que al PRO eso le significó un crecimiento a nivel de trabajo territorial en varias provincias argentinas donde el radicalismo mantiene liderazgos locales fuertes.

Sobre el funcionamiento de esa alianza luego de las PASO y la relación entre sus partidos, Pompeo explicó: "Una cosa son los acuerdos provinciales y otra los nacionales. En materia provincial estamos trabajando en casi 17 provincias con acuerdos provinciales y distritales. Pero después en las nacionales cada partido lleva su fórmula pura, la de Macri y Michetti es la que esperamos que gobierne y si eso sucede vamos a convocar a todos para tratar de transformar el país, pero con una clara conducción desde un mismo lado". "Con el PRO y la Coalición Cívica estamos desde hace tiempo discutiendo esas políticas de shock, que significa que el presidente el primer día tiene que elevar al Congreso una batería de medidas que en algunos casos tendrá que ver con la derogación de algunas leyes, en otras modificaciones parciales, en otras nuevas leyes", dijo por su parte a El País el precandidato radical Ricardo Sanz, quien agregó que "Cambiemos es un ejemplo de competición y que su partido apunta a ganar".

Tras las elecciones en su distrito bastión, el líder del PRO y actual jefe de Gobierno porteño se refirió por primera vez y de forma contundente, definiéndose por una continuidad, acerca de qué piensa hacer respecto a temas y políticas cruciales que son erigidas como banderas por el kirchnerismo, como Aerolíneas Argentinas, YPF y la Asignación Universal por Hijo. Lo que le generó críticas tanto desde el arco opositor como del oficialista que lo definió como "discurso K".

¿Hubo un cambio de libreto? "Para nada. En esa elección se dio un equipo que estaba trabajando por una continuidad en la Ciudad y que iba contra candidatos que querían perjudicar a Macri; y quedó demostrado que la ciudadanía sigue apoyando al PRO", dijo al respecto el asesor de campaña de Macri, Fulvio Pompeo. Por su parte Sanz dijo a El País que "un área en donde el shock de confianza puede generarse desde el primer momento de un nuevo presidente es en el de las relaciones internacionales", y que en el caso de la política exterior argentina lo que hace falta no es una nueva ley sino "un nuevo canciller que sea mucho más confiable que el actual y un presidente que también dé señales muy claras al mundo de cuál es el nuevo rumbo en ese sentido y si el presidente es alguien de nuestra fuerza seguro eso se va a lograr". Sobre si en esa relación entonces se recurrirá en principio sólo a gestos que generen confianza, Sanz puntualizó: "El modelo que ha tenido el kirchnerismo con el mundo es sesgado, ideologizado y absurdo, por el que ha habido gestos de maltrato entre Argentina y Uruguay que nosotros vamos a superar. Nuestra actitud será un puente para recomponer con un gobierno como el de Tabaré Vázquez, que es una persona con enorme sentido común". Declarado "heredero de Raúl Alfonsín", Sanz aboga por la defensa del Mercosur que opina "hay que recrear sin todas estas trabas, que sobre todo pone la Argentina y con el que vemos a Uruguay muy comprometido".

Posiciones en encuestas de principales candidaturas.

A una semana de las PASO, la encuesta de la consultora Poliarquía publicada por el diario La Nación mantiene la perspectiva de una segunda vuelta tras las elecciones de octubre entre Daniel Scioli y Mauricio Macri. Para las Primarias el Frente para la Victoria (FPV) aparece con un rango de proyección de voto que oscila entre el 38 % y el 41 %, contra el frente Cambiemos, que se posicionaría entre el 31 y 34 %. Entre tanto el Frente UNA entre el 18 y el 21 %. Dentro de Cambiemos lidera Mauricio Macri con entre el 26 % y el 29 %, le sigue Elisa Carrió entre el 3 % y el 5 %; y Ernesto Sanz con entre el 2 % y el 4 % de intención de voto. En tercer lugar de las preferencias de voto se encuentra la alianza del diputado Sergio Massa y del exgobernador de Córdoba, Juan Manuel de la Sota, con preferencia de Massa.

"Si ganan yo voy a estar muerta", dijo Carrió.

Hábil de palabra y habituada a la denuncia, la precandidata a presidenta por Cambiemos fue consultada sobre la polémica que generó el informe presentado por Jorge Lanata, que vincula al actual jefe de Gabinete y precandidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires, Aníbal Fernández con el narcotráfico y el triple crimen de General Rodríguez. De hecho una de las entrevistas del programa fue realizada en su casa.

"Está claro que con la denuncia si ellos (por el kirchnerismo) ganan yo voy a estar muerta", dijo al canal de noticias TN según reprodujo el diario La Nación; y agregó que si no saca más del 2% de los votos en la próxima elección se va del país.

"He arriesgado la vida durante 20 años por esta nación. Si el pueblo vuelve a elegirlos, no voy a estar para defenderlos", dijo la precandidata.

Pero Carrió fue aún más allá en sus declaraciones. En el programa Banda 3.0, que dirige el periodista Gerardo Young, apuntó de lleno a la fórmula oficialista y aventuró un final trágico para el gobernador Daniel Scioli si este resultara electo presidente. "A Scioli lo van a matar para que (Carlos) Zanini sea presidente", disparó la dirigente. "Esto que digo no es aventurado: en 2003, cuando tuvo el problema con Cristina Kirchner en el Senado, y Néstor lo hizo esperar seis horas, Scioli me habló a mí para que lo saliera a defender públicamente porque lo querían matar", aseguró luego Carrió.

"Yo vi los mails, eran amenazas de muerte y él tenía realmente miedo porque lo iban a matar. Que este poder mata, mata", dijo luego para reforzar sus revelaciones. También definió a Zanini como un "maoísta-estalinista".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)