BUSCA CONFIANZA

Macri anuncia aumentos de un 45% para los jubilados

El Gobierno argentino busca financiarlo a través del blanqueo de capitales.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El presidente busca salir de la decaída economía argentina. Foto: EFE

El presidente argentino Mauricio Macri anunció ayer aumentos de hasta el 45% para 2,3 millones de jubilados, que pasarán a cobrar de 700 a 1.000 dólares.

Con estas medidas, Macri intenta apaciguar los ánimos y paliar el golpe que supone la inflación del 40% y los "tarifazos" que ha impuesto de hasta el 700% del gas, transporte, agua y luz. Además de una inflación anual del 40%.

Su intención es pagar miles de juicios por jubilaciones mal liquidadas y establecer una pensión universal a la vejez.

Esta decisión del jefe de Estado argentino, tendrá un costo de 75.000 millones de pesos al año (unos 5.200 millones de dólares). ¿Cómo hará para financiarlo? A través de los fondos que, cree, volverán a Argentina con una amnistía fiscal que ayer mismo puso en marcha. Calculan que, en dólares, son 20.000 millones los que se podrían blanquear.

"Hay miles de millones de pesos de argentinos que están en el exterior porque no confiaban en el Estado. Necesitamos decirles que nos acompañen, que formen parte de nuestra etapa. Los invitamos para hacer un sinceramiento fiscal", manifestó el jefe de Estado argentino, rodeado de jubilados y con tres de ellos en el escenario.

El anuncio fue realizado un día después de que Macri hiciera pública la primera declaración patrimonial como presidente que incluye una cuenta con 1,25 millones de dólares en el paraíso fiscal de las islas Bahamas, y un crecimiento que duplica su fortuna con respecto a lo que declaró en 2015.

"No hay más lugar para esconder cosas, como en el pasado", dijo el mandatario.

En marzo su nombre apareció en la filtración de los Panama Papers, donde Macri figuraba como director de la empresa Fleg Trading y vicepresidente de la firma Kagemusha, ambas vinculadas a su familia. Macri llamó a los argentinos a sumarse al blanqueo para "poner todo lo que tenemos que poner para invertir".

¿Por qué ahora?

El dinero de los argentinos en el exterior (y en las cajas fuertes o "bajo el colchón") es uno de los temas principales de la economía argentina. Pese a su retórica anticapitalista, el kirchnerismo intentó algo parecido a Macri pero no obtuvo éxito.

Ahora, "es distinto", según el macrismo. El ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, explicó por qué al diario El País de Madrid: "Porque esta es la última oportunidad. A partir de enero de 2017 Argentina va a tener acceso a la información de varios paraísos fiscal, vamos a tener todos los instrumentos que no teníamos".

También porque la medida da tres opciones para sumarse a la repatriación de capitales: pagar un impuesto, comprar bonos por el monto declarado o llevar a cabo inversiones de largo plazo.

Entre 305.000 y 800.000 pesos (21.000 y 56.000 dólares), paga un impuesto del 5%, desde los 56.000 dólares, el impuesto sube al 10%, y desde el 1º de enero la tasa será 15%, informó el gobierno en un comunicado.

Prat-Gay advirtió que el Estado perseguirá a quienes tengan dinero no declarado.

"A quienes no blanqueen, desde enero los vamos a ir a buscar", advirtió el ministro.

"La expectativa es que el resultado va a ser grande", dijo.

La propuesta se enviará al Congreso en los próximos días, donde Macri no cuenta con las mayorías necesarias para lograrlo. Aunque, cree, con negociación política podrá lograrlo.

El atesoramiento en moneda extranjera, principalmente dólares, es una cultura arraigada entre los argentinos cuya economía ha sufrido procesos de hiperinflación que pulverizaron el valor de su moneda. Además persiste una extendida desconfianza en el sistema bancario a raíz de crisis financieras como la de 2001 cuando la ciudadanía perdió sus ahorros.

Medidas ¿inevitables?

En el marco del anuncio por parte del presidente Mauricio Macri del programa nacional de reparación histórica a jubilados y pensionados, Alfonso Prat Gay justificó nuevamente ayer el fuerte incremento en las tarifas de los servicios públicos y aseguró que "la ansiedad" por la situación social la ve "en la cara" de los periodistas y "no tanto en las caras de la gente".

El ministro también recomendó a los periodistas a que "viajen un poco más al interior" para que "vean cómo se está reactivando la actividad en algunos lugares".

El funcionario del gobierno insistió sobre los incrementos en las tarifas: "Hubo medidas que tuvimos que tomar, no por deseo, sino por necesidad, porque si no las tomábamos volcábamos, nos transformábamos en Venezuela". El jueves, Macri dijo en Córdoba que "no existía otra manera".

En este sentido, el titular de la cartera de Hacienda aseguró que las políticas sociales y económicas del Gobierno "tienen su tiempo de maduración" y, en diálogo con la prensa, afirmó que "en la medida que vayan madurando, van a ir desapareciendo las inseguridades".

Por otro lado, ratificó la postura del Ejecutivo de las mejores perspectivas que representará para el país el segundo semestre del año, algo que ya había manifestado el presidente Mauricio Macri, y señaló que el "panorama ya está cambiando", aunque destacó que "no se nota, porque estamos en un punto de inflexión, donde hay sectores que están todavía muy golpeados como consecuencia del proceso el gobierno anterior".

De Bonafini criticó la "violencia" institucional.

La presidenta de la asociación argentina de derechos humanos Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, mantuvo ayer un encuentro privado de "dos horas" con el papa Francisco, en el que criticó al presidente, Mauricio Macri, y denunció la "violencia institucional" que existe en el país.

De Bonafini viajó al Vaticano no como presidenta de la asociación argentina ni para hablar de casos de desaparecidos durante la dictadura militar de Jorge Videla, sino para explicar cómo a su juicio se encuentra el país.

Argentina ve "decepcionante" ofertas entre Mercosur y UE.

La ministra de Relaciones Exteriores de Argentina, Susana Malcorra, tildó ayer de "decepcionante" el intercambio de propuestas comerciales entre el Mercosur y la Unión Europea que se llevó a cabo en Bruselas el pasado 11 de mayo en el marco de las negociaciones de un acuerdo de libre comercio.

"Compartimos con (Rodolfo) Nin Novoa, el canciller del Uruguay, la apreciación sobre lo decepcionante del intercambio. Tengo que ser sincera, no me sorprende. La UE tampoco está satisfecha con nuestra oferta", señaló ayer la canciller en Buenos Aires.

Sin embargo, a su juicio, lo "fundamental" era que se intercambiaran las ofertas porque "solo se puede hacer algo mejor" teniendo la noción exacta "de dónde está parado el otro".

"Ahora estamos revisando la oferta de la UE y en el mes de junio habrá una primera ronda en Montevideo para discutir técnicamente esto. Tenemos que pensar cómo se amplían las oportunidades para las dos partes, ver qué cosas agregan valor y a partir de ello tener una disposición más positiva hacia delante", dijo.

Por otro lado, Malcorra pidió prudencia ante el planteo del Gobierno interino de Brasil de llevar el Mercosur hacia una mera zona de libre comercio, en referencia a la propuesta que hizo el nuevo canciller de ese país, José Serra, en su reciente visita a Buenos Aires, para flexibilizar el esquema de Arancel Externo Común (AEC), lo que aún mantiene al bloque regional dentro del esquema de una unión aduanera.

"Hay otras opciones para flexibilizar el bloque sin abandonar el formato de unión aduanera" dijo, en declaraciones recogidas por la agencia estatal Télam.

La jefa de la diplomacia argentina consideró que la propuesta de Brasil pone al bloque un paso más adelante en el proceso de integración y sostuvo que "es factible conversarlo" siempre que, "cualquier evaluación que se haga, conlleve la prudencia del caso".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)