El exmandatario busca oxigenar al Gobierno de Rousseff

Lula vuelve a la política para auxiliar a Dilma

El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) anunció el sábado que regresará a la primera línea de la política nacional para defender a su sucesora Dilma Rousseff, un día después de admitir que está dispuesto a ser candidato en 2018.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El expresidente evalúa postularse a las próximas elecciones. Foto: EFE

"Los adversarios, todo el santo día, están hablando de mí y aprendí una cosa: sólo se puede matar a un pájaro si se se queda quieto. Si sigue volando es más difícil. Por eso, yo volví a volar de nuevo", afirmó Lula en un acto junto al expresidente uruguayo José Mujica en Sao Bernardo do Campo, en el cinturón industrial de Sao Paulo (sudeste de Brasil).

"Ahora voy a hablar, voy a viajar, voy a dar entrevistas, voy a incomodar", anunció.

Esta declaración de intenciones se produjo un día después de que el expresidente brasileño reconociera que está dispuesto a ser candidato en 2018 para evitar que el izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), en el poder desde hace 12 años, sea derrotado.

"Como tengo la espalda ancha, y ya me han golpeado mucho en la vida, voy a ver si ellos (los adversarios políticos), dan descanso a nuestra querida Dilma (Rousseff) y comienzan a incomodarse conmigo otra vez", afirmó el exmandatario junto a Mujica.

En tanto, el expresidente uruguayo hizo referencia a la necesidad de ser humilde en política. "No se debe confundir a un presidente con un monarca. El cargo no es nada más que un voto de confianza de los ciudadanos. No hay hombres imprescindibles, hay causas imprescindibles", argumentó.

De acuerdo con un sondeo del Instituto Brasileño de Opinión Pública y Estadística (Ibope), divulgado por el diario O Estado de Sao Paulo, en un eventual pleito entre Lula, del PT, y el senador Aecio Neves, el líder opositor vencería la segunda vuelta con 50 % frente al 31 % del exmandatario.

En la anterior encuesta del instituto, realizada en junio, Lula tenía un 33 % y Neves, que disputó la Presidencia en 2014 y perdió en la segunda vuelta por un estrecho margen ante la actual presidenta, Dilma Rousseff, tenía un 48 %.

Rousseff en apuros.

Lula abandonó el poder en 2010 con un impresionante 80% de popularidad gracias a sus ambiciosos programas sociales, que sacaron de la pobreza a unos 40 millones de personas. La economía creció ese año 7,5%.

Pero en 2015 el gobernante PT inauguró su decimotercer año de gestión en un escenario lleno de dificultades.

Sucesora de Lula, Dilma Rousseff asumió en enero su segundo mandato y ahora enfrenta una recesión económica e inflación creciente, un Congreso más rebelde y los coletazos de un escándalo de corrupción en la gigantesca estatal Petrobras que ha alcanzado a figuras históricas del PT, así como a decenas de políticos y empresarios.

Pese a que fue reelecta con 52% de los votos, hoy su gestión es aprobada por solo un 8% del electorado.

Aunque ni Lula ni Rousseff han sido acusados por el fraude en Petrobras, masivas manifestaciones callejeras que la oposición ha convocado desde principio de año piden la salida de la mandataria del gobierno.

Por los casos de corrupción en Petrobras fueron desviados 2.000 millones de dólares en la última década, según cáculos de la compañía.

El expresidente Lula sí es investigado por la fiscalía brasileña en un caso por supuesto tráfico de influencias para beneficiar a la gigante de la construcción Odebrecht.

La fiscalía investiga si Lula utilizó su influencia internacional para que Odebrecht —la mayor firma de construcción e ingeniería de América Latina, e involucrada en la trama de corrupción en Petrobras— ganase contratos en países de la región y de África entre 2011 y 2014.

Por este mismo caso, las autoridades también investigan a medio centenar de políticos, que en su mayoría pertenecen a la coalición que respalda al Gobierno de Rousseff.

Manifestación.

Un grupo de manifestantes opositores a la presidenta Dilma Rousseff, que volvió a salir ayer a las calles contra la mandataria, insultó al ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo, cuando paseaba por una céntrica avenida de Sao Paulo.

Los manifestantes, que reunieron a un reducido grupo de decenas de personas en la Avenida Paulista, principal arteria de Sao Paulo, increparon a Cardozo cuando pasó cerca del lugar de la manifestación.

Un grupo de manifestantes opositores a la presidenta Rousseff, que volvió a salir ayer a las calles contra la mandataria, insultó al ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo, cuando paseaba por una céntrica avenida de Sao Paulo.

Los manifestantes, que reunieron a un reducido grupo de decenas de personas en la Avenida Paulista, principal arteria de Sao Paulo, increparon a Cardozo cuando pasó cerca del lugar de la manifestación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)