LAVA JATO, EL DESENLACE

Lula declaró cinco horas, luego lanzó su campaña presidencial

“Estoy vivo, preparándome para volver a ser candidato”, dijo en un acto al salir del juzgado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Luiz Inacio Lula Da Silva. Foto: Reuters

Político experimentado, Lula da Silva actuó rápido. Transformó su comparecencia ante el juez antimafia Sergio Moro en una jornada de respaldo popular, que cerró de noche con un acto a pocas cuadras del juzgado en el que lanzó su campaña para las elecciones de 2018. "Estoy vivo y preparándome para volver a ser candidato a la Presidencia", afirmó Lula, de 71 años.

El expresidente de Brasil prestó declaración durante cinco horas ante el juez Moro en los juzgados federales de Curitiba, por la supuesta propiedad de un apartamento en el balneario paulista de Guarujá, que figura en los registros a nombre de la constructora OAS. Según la acusación, el verdadero propietario sería Lula, que lo habría recibido a cambio de "favores" hechos desde el poder a esa constructora, una de las implicadas en la monumental red de corrupción de Petrobras que investiga el juez Moro, en el ya mundialmente famoso caso Lava Jato.

"Como considero que este proceso es ilegítimo y la denuncia una farsa (...) estoy aquí en respeto de la ley, de nuestra Constitución, pero con muchas objeciones al comportamiento de los fiscales de Lava Jato", declaró Lula, según los videos liberados por la justicia tras el interrogatorio.

"Perfecto", le replicó Moro. "Pero esta es una oportunidad que usted tiene para defenderse y aclarar esos asuntos", agregó el juez.

"Nunca solicité y nunca recibí ese apartamento", manifestó Lula, que lució visiblemente molesto en buena parte de su declaración aunque, a ratos, también desafiante.

Lula admitió haber visitado el lugar con un ejecutivo de OAS que quería vendérselo, pero dijo que no le gustó y que le pareció que tenía "500 defectos" y era pequeño para una familia con cinco hijos y varios nietos.

La fiscalía acusa a Lula de haber recibido 3,7 millones de reales (1,16 millones de dólares al cambio actual) de OAS, incluyendo el apartamento de Guarujá y el costeo del almacenamiento de sus bienes personales y de su acervo presidencial entre 2011 y 2016.

Objetivo 2018.

Al término de la declaración, Lula se dirigió a una céntrica plaza de Curitiba donde miles de simpatizantes aguardaban para expresar su respaldo y solidaridad con el líder histórico del Partido de los Trabajadores (PT).

"Estoy con más ganas que nunca (de ser candidato)", insistió Lula en un breve discurso, en el que estuvo acompañado por la expresidenta Dilma Rousseff, su sucesora y ahijada política, destituida por el Congreso hace un año. "Si la elite de este país no sabe arreglar este país, entonces un metalúrgico con estudios primarios va a hacerlo", agregó. Lula reivindicó su inocencia, como hizo también en su declaración ante el juez, y pidió "respeto". "Respeto las leyes y la Constitución y la Justicia", dijo, y "pido que me respeten" y "quiero ser juzgado con pruebas".

"Nunca antes en la historia de Brasil alguien fue tan perseguido y masacrado", denunció Lula, que fue presidente entre 2003-2010. Afirmó además que "si un día cometiese un error, no quiero ser juzgado solo por la Justicia, quiero ser juzgado por el pueblo brasileño".

Durante el acto, Rousseff apuntó que "Lula va a derrotar este retroceso promovido por el gobierno golpista", en alusión al Ejecutivo de Michel Temer, su exvicepresidente que asumió el poder hace un año cuando fue destituida por el Congreso.

La llegada de Lula a Curitiba para prestar declaración estuvo rodeada de un gran dispositivo de seguridad, con la presencia de unos 3.000 agentes (entre policía municipal, regional y federal), de los que 1.700 eran policías militarizados que establecieron desde la madrugada un perímetro de seguridad alrededor del tribunal ante la presencia de simpatizantes y detractores del líder del PT.

Lula, a pesar del escándalo, aparece como el líder más valorado en las encuestas y el mejor posicionado en caso de competir por la Presidencia en 2018. El expresidente podría llegar a ser investigado en otros seis procesos más, según solicitó la Corte Suprema con base en las delaciones de 77 exdirectivos de la constructora Odebrecht que se sumaron a un acuerdo de colaboración judicial.

El interrogatorio a Lula empezó poco después de la hora 14 y concluyó después de las 19. Al llegar al tribunal Lula, vestido de traje oscuro y corbata con los colores de Brasil, saludó a los manifestantes, que coreaban: "¡Lula guerrero del pueblo brasileño!".

Moro, de 44 años, considerado un ícono de la lucha contra la corrupción, había instado a sus admiradores a permanecer en sus casas para evitar enfrentamientos. Y aunque la mayoría siguió su consejo, algunos grupos se manifestaron con un muñeco gigante con la imagen del expresidente vestido de presidiario al grito de "Lula, ladrón, tu lugar es la prisión".

La sentencia debería conocerse en un plazo de 45 a 60 días, aunque algunos analistas apuntan que podría ser en apenas un mes. De acuerdo con las leyes brasileñas, Lula no podría postularse a las elecciones de octubre de 2018 si una eventual condena es ratificada en segunda instancia. Este proceso suele demorar un año.

LA GUERRA JUDICIAL EN LAS REDES SOCIALES.

Twitter.

Los hashtags îLulaEuConfio y îMoroOrgulhoBrasileiro lideraron las tendencias en Twitter ayer miércoles en Brasil. A la hora 10, los tuits en apoyo a Lula doblaban en cantidad a los que defendían al juez Moro, quien se ha convertido en una especie de héroe para los detractores de Lula. El PT convocó a un "tuitazo" que se inició durante la madrugada, al que adhirieron políticos y organizaciones con fotos, videos y una campaña gráfica diseñada para la ocasión, destacando los logros y frases de Lula. Por su lado, los seguidores de Moro tomaron la red con memes. Un perro muestra el hocico y dice: "Solo pasaba para ver si Lula ya está preso"; Lula en un montaje de señora asustada; o fotos que enaltecen a Moro con toques nacionalistas.

Tras el inicio de la audiencia, îMoroPersegueLula, con más de 70.000 tuits, se convirtió en el segundo asunto más comentado de la red social, superado solo por el gol con el que Real Madrid se aseguró el pase a finales de la Champions ante Atlético de Madrid.

La sección "Momentos" de la red cubrió desde temprano la confrontación judicial, dedicando incluso un canal para "los mejores memes de la declaración de Lula a Moro". "¿Soy solo yo que quiero que Lula y Moro queden juntos al final?", tuiteó @YgorFremo; "Hoy juegan Atlético x Real Madrid y ustedes pensando en lula x moro por eso este país no avanza", escribió @umvesgo; mientras que @thiagomava lanzó una foto de un cartel con "Reglas de convivencia" para el choque prohibiendo morder, patear, amenazar de muerte o pellizcar.

Otro momento curioso fue el dedicado al policía "gato" —jerga brasileña que significa "guapo"— que escoltó a Lula en Curitiba. "Aló policía que escoltó a Lula, que me encierre en una cárcel privada prfvr", tuiteó @MateusAliano.

SE LLAMARÁ "O MECANISMO".

El Lava Jato en una serie de Netflix.

La plataforma de contenidos Netflix comenzó a grabar en Brasil una serie basada en la investigación del gigantesco escándalo de corrupción en torno a la petrolera Petrobras, que mandó a la cárcel a decenas de importantes empresarios y tiene en la mira a un centenar de políticos. La nueva serie de Netflix en Brasil, O Mecanismo (El Mecanismo), comenzó a ser producida el pasado final de semana bajo la dirección del premiado brasileño José Padilha (Robocop y Tropa de Elite). "Creada por José Padilha y Elena Soares, El Mecanismo es una serie ficción dramática inspirada libremente en las investigaciones sobre alegaciones de corrupción en empresas de petróleo y construcción, estatales y privadas, en Brasil", explicó Netflix en su comunicado. La serie será protagonizada por el actor brasileño Selton Mello (Ligações Perigosas), quien interpretará un comisario jubilado de la Policía Federal, y por Caroline Abras (Avenida Brasil), que hará el papel de una ambiciosa agente federal. EFE

El "instituto Lula" fue suspendido.

Un juez de Brasilia ordenó suspender las actividades del Instituto Lula por sospechas de que esa entidad, fundada para transmitir el legado del exmandatario, sirvió para cometer varios ilícitos criminales. La suspensión de la institución ubicada en San Pablo fue firmada el 5 de mayo pero solo se comunicó este martes, previo al interrogatorio de Lula por el juez Sergio Moro. "El Instituto Lula, aunque desarrolla proyectos de carácter social, pudo ser instrumento o al menos lugar de encuentro para la perpetración de varios ilícitos criminales", escribió el juez federal Ricardo Leite al aceptar la medida cautelar solicitada por la fiscalía. Leite está a cargo de uno de los cinco procesos que enfrenta Lula, acusado de participar en un plan para comprar el silencio de un exdirectivo de Petrobras involucrado en el fraude de la petrolera estatal. El Instituto Lula afirmó que "aún no fue notificado oficialmente" de la decisión y que sus abogados analizan qué hacer. AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)