Inteligencia danesa cree que se radicalizó durante su reclusión

El "lobo" danés juró lealtad al EI minutos antes del atentado

El Servicio de Inteligencia y Seguridad (PET, por sus siglas en danés) de Dinamarca dijo ayer que el presunto autor de los atentados de Copenhague del pasado fin de semana, los más graves de la historia de Dinamarca, pudo radicalizarse en la cárcel.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Omar El Hussein en un video subido a Facebook.

"En septiembre de 2014, PET recibió un informe sobre este hombre de 22 años, presunto autor (de los ataques), entonces detenido" porque existía un "riesgo de radicalización", indican los servicios de inteligencia en un comunicado.

Pese a ello, según el PET, "los elementos del informe no sugerían que (el individuo) pudiese planificar un ataque".

Un portavoz de la administración penitenciara confirmó que son ellos quienes señalan a los servicios de inteligencia si hay detenidos con un comportamiento "sospechoso o preocupante", aunque no quiso confirmar si este fue el caso del hombre de 22 años.

Amigos y conocidos del sospechoso también aludieron a la hipótesis de una radicalización en prisión. Según miembros de su entorno, citados por el diario Berlingske, el individuo se dejó crecer la barba, ya no hablaba con las mujeres, y solamente trataba temas como la religión, Gaza o la entrada en el paraíso.

El doble ataque del sábado con armas de fuego, primero en un centro cultural donde se debatía sobre el islam y libertad de expresión, y luego contra una sinagoga, dejó dos muertos. Cinco policías resultaron heridos.

Omar Abdel Hamid El-Hussein juró fidelidad al califato del Estado Islámico en su página de Facebook nueve minutos antes de disparar en el centro cultural. "Juro fidelidad a Abu Bakr (al Baghdadi, califa del Estado Islámico), le obedeceré en la adversidad y la prosperidad", escribió citado por Politiken online.

Carta sospechosa.

Personal del escuadrón antibombas intervino ayer en el centro cultural de Copenhague donde se produjo el primer tiroteo, tras el descubrimiento de una "carta sospechosa" que finalmente resultó no ser peligrosa. La carta tenía una referencia explícita al ataque, según la policía citada por la agencia Ritzau. Pero 20 minutos más tarde la policía dijo que no había peligro: "Inspección terminada, no hay restos de explosivos", indicó.

Por otro lado, las fuerzas de seguridad danesas anunciaron una nueva detención en las primeras horas de la mañana, aunque rehusaron indicar si estaba vinculada a los ataques. El lunes, la policía había anunciado la detención y la inculpación por complicidad de dos hombres que habrían ayudado al sospechoso a hacer desaparecer un arma y hallar un escondite.

Las operaciones posteriores a los ataques se han llevado a cabo hasta ahora con extrema prudencia por parte de las autoridades, rehusando confirmar la identidad del presunto autor y sus posibles móviles, mientras crece el debate por la seguridad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)