EL FINAL DE LA GUERRA

Líderes de la región en el acuerdo colombiano

Macri y Bachelet acuden a la firma de la paz con las FARC.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Raúl Castro fue una pieza clave en el proceso entre gobierno y FARC. Foto: EFE

Presidentes y cancilleres de Sudamérica, Europa y el Caribe asistirán hoy a la firma del acuerdo de paz entre el Gobierno y las FARC, tras arribar en las últimas horas a Cartagena donde se realizará el histórico acto, según informó el Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, tiene previsto viajar hoy para participar de la firma oficial. El de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, la de Chile, Michelle Bachelet, y el de Cuba, Raúl Castro, llegaron ayer a la ciudad colombiana.

La presencia de Raúl Castro en el acto de firma de la paz ha generado mucha expectativa en Colombia, cuyo Gobierno ha subrayado en numerosas ocasiones el valioso aporte que hizo Cuba al proceso no solo por su condición de anfitrión de los diálogos sino también por ser junto con Noruega uno de los países garantes.

En la noche de ayer eran esperados en la ciudad otros invitados especiales, entre ellos el rey Juan Carlos I y los presidentes de México, Enrique Peña Nieto; El Salvador, Salvador Sánchez Cerén; y Guatemala, Jimmy Morales, entre otros.

La llegada del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y del secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, así como de otros mandatarios y representantes de organismos internacionales está prevista para hoy.

En Cartagena, el líder de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri, alias "Timochenko", firmará con el presidente Juan Manuel Santos el acuerdo negociado durante casi cuatro años en La Habana, en un acto al que asistirán unos 2.500 invitados.

"La paz comenzará el lunes cuando yo y el presidente Santos nos estrechemos la mano", aseguró "Timochenko" el sábado pasado.

La segunda guerrilla.

A horas de firmar la paz , El ELN, segunda guerrilla de Colombia, anunció ayer el cese de sus acciones ofensivas en los próximos días para "facilitar la participación" ciudadana en el plebiscito sobre el acuerdo de paz con las FARC, convocado para el 2 de octubre.

"Nuestra disposición es que no haya un accionar ofensivo del ELN en esos días del plebiscito para facilitar la participación de la gente", dijo el comandante del Ejército de Liberación Nacional (ELN), Pablo Beltrán, en una entrevista con la radio Nacional Patria Libre, emisora oficial de esta guerrilla.

De esta manera el grupo insurgente responde a la petición que le había hecho la ONG colombiana Misión de Observación Electoral (MOE) para que declararan un cese el fuego antes y después del plebiscito.

La directora de la MOE, Alejandra Barrios Cabrera, había manifestado además que "el cese de hostilidades podría entenderse como un mensaje positivo" frente a un futuro inicio de negociaciones entre este grupo y el Gobierno.

Al referirse al acuerdo que el Gobierno firmará con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Beltrán aseguró que el hecho de que hagan algunas críticas no quiere decir que sean "un obstáculo para esos acuerdos ni para el proceso que han desarrollado los compañeros de las FARC".

Agregó que van por el mismo camino aunque por carriles diferentes.

"Pero vamos en la misma dirección y en el mismo camino", complementó.

Una nueva era.

La firma del acuerdo de fin del conflicto —que dejó más de 220.000 muertos en medio siglo— debe marcar el inicio de una nueva era en Colombia basada en la paz, la democracia y la justicia, dijo ayer el senador Iván Cepeda, del partido de izquierdas Polo Democrático.

Cepeda, que participó como "facilitador" en los diálogos de paz en La Habana desde el comienzo y principalmente en la recta final, aseguró que se requiere un esfuerzo "ambicioso" para que lo negociado con esa guerrilla se pueda aplicar.

"Mañana (por hoy) es un día de júbilo nacional en el que podemos decir que hemos cumplido una tarea histórica que es ponerle punto final al conflicto armado e iniciar una nueva época que debe estar signada no solamente por la convivencia y la democracia, sino también por buscar acabar con las causas sociales y económicas que ha tenido este conflicto", señaló.

El senador aseguró que el acuerdo negociado durante casi cuatro años en la capital cubana es "una muy laboriosa construcción de un entendimiento".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)