ECUADOR

Lidera el candidato del oficialismo

Lenín Moreno, que avanzará en políticas de Rafael Correa, es el preferido, pero habrá balotaje.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Lenín Moreno, candidato de Alianza París. Foto: AFP

los ecuatorianos deciden hoy domingo entre la continuidad del modelo de Socialismo del Siglo XXI, que lleva diez años en el poder, y las propuestas de una oposición fraccionada, pero convencida de que tiene posibilidades de gobernar si las elecciones llegan a segunda vuelta.

Las elecciones, en las que más de 12,8 millones deben escoger al sucesor del presidente Rafael Correa, llegan en una complicada situación económica y suponen un reto para la golpeada izquierda latinoamericana.

Las propuestas del oficialismo son defendidas ahora por el exvicepresidente Lenín Moreno, quien aspira a suceder en la Presidencia a su compañero de filas Correa, ya que el mandatario planea apartarse de la política ecuatoriana y marcharse a vivir a Bélgica, el país de origen de su esposa, Anne Malherbe.

El modelo gubernamental, al que Moreno asegura que pretende imprimir un estilo propio, se conoce como la Revolución Ciudadana y es un proyecto izquierdista que busca la equidad, la erradicación de la pobreza y un bienestar social en el que el ser humano esté "por encima del capital", y en el que se terminen los privilegios solo para los ricos.

El Ejecutivo quiere con ello avanzar en los que considera sus logros, como la creación de escuelas, hospitales públicos y grandes infraestructuras viales y energéticas, junto a la elaboración, en lo económico, de productos con valor agregado y el impulso al conocimiento y al talento humano, además de reducir la dependencia del petróleo.

Tiene enfrente a una oposición que, pese a estar fragmentada desde hace años, se une en el deseo de ver fuera del poder al "correismo" y confía en que las encuestas acierten al vaticinar que será necesaria una segunda vuelta para elegir al próximo presidente.

En el amplio abanico de tendencias que representan los siete candidatos de oposición figuran socialdemócratas, conservadores, socialcristianos, independientes y populistas.

Medidas sobre creación de empleo, lucha contra la corrupción, erradicación de la pobreza, combate a la droga y libertad de expresión han sido expuestas por todos los candidatos en campaña.

Coinciden.

El candidato del movimiento oficialista Alianza País (AP) habla de una "cirugía mayor" contra la corrupción y ofrece crear 250.000 puestos de trabajo al año, así como acciones para erradicar la desnutrición infantil y la construcción de 40 universidades técnicas.

La mayoría de las encuestas sitúan en segundo lugar en intención de voto al exbanquero Guillermo Lasso, líder del movimiento conservador CREO, quien propone la eliminación de catorce impuestos, la creación de un millón de empleos y la supresión de la ley de comunicación.

En esa medida coincide con Cynthia Viteri, del Partido Social Cristiano (PSC), quien sigue a Lasso en la mayoría de las encuestas y aboga, además, por construir viviendas para pobres, exonerar de deudas a campesinos y atraer inversión privada.

Tras ellos se sitúa el exalcalde de Quito y general retirado Paco Moncayo, de la socialdemócrata Izquierda Democrática, partidario de fomentar la obra pública para crear hasta 285.000 empleos y de acometer una regeneración del sistema que permita la independencia de las instituciones.

Por debajo de estos candidatos se sitúa el resto de ellos, entre los que figura el populista Abdalá "Dalo" Bucaram, hijo del expresidente Abdalá Bucaram, y candidato de Fuerza Ecuador, quien propugna ventajas fiscales a las empresas que generen empleo en beneficio de sectores vulnerables y una Comisión de la Verdad para investigar la corrupción.

También en una línea populista se sitúa el candidato del Partido Sociedad Patriótica (PSP), Patricio Zuquilanda, quien plantea medidas como eliminar la compra de armas, establecer la figura de los "jueces sin rostro" contra la corrupción e impulsar la energía solar, entre otras.

El más joven de los postulantes, el independiente Iván Espinel, de 33 años, líder de Compromiso Social, defiende una "ley bisturí" contra la corrupción y una consulta popular sobre la pena de muerte para casos de violación de menores y asesinato.

El independiente Washington Pesántez, exfiscal y candidato de Unión Ecuatoriana, propone convocar una Asamblea Constituyente que redacte una nueva Carta Magna e instaurar un sistema de trabajo por horas, además de aplicar políticas para fortalecer la agricultura y mejorar la economía.

Perspectiva.

Las elecciones, en las que también se elegirán 137 diputados y cinco representantes al Parlamento Andino para 2017-2021, muestran un panorama en el que ninguno de los candidatos se perfila para triunfar en la primera vuelta, de acuerdo con lo que surge de las encuestas de intención de voto. Las normas en Ecuador indican que para ganar en la primera vuelta se necesitn 40% de los sufragios y diez puntos de ventaja sobre el segundo más votado. Por primera vez desde 2006 es muy probable un balotaje, que sería el 2 de abril.

El candidato oficialista Moreno lidera la intención de voto —según la encuesta de Cedatos— con 32,3%, seguido de los conservadores Lasso con 21,5%, Viteri con 14%, y Moncayo con 7,7%. A su vez, en la encuesta de Market, Moreno tiene 28,4%, Viteri 20,1%, Lasso 18,2% y Moncayo 11,5%.

La contienda electoral ha estado determinada por el cóctel que sacude a la dolarizada economía de Ecuador: debacle petrolera, devaluación de monedas vecinas, fortalecimiento del dólar y altos costos derivados del terremoto del pasado abril.

Esta situación, según el Gobierno, es para la oposición una posibilidad de atizar el descontento de las clases medias y bajas, que hablan de derroche y mala gestión.

Pero, sobre todo, pone en juego dos modelos opuestos. Por un lado, el continuismo de de Moreno, con un sistema que combina un elevado gasto social con altos impuestos y endeudamiento. Por otro, el cambio de Lasso y Viteri, afines a fomentar la inversión extranjera y a bajar los impuestos para estimular el consumo y la producción nacional.

Un invitado inesperado irrumpió: la corrupción, con casos como el de la petrolera estatal Petroecuador, y el de los supuestos sobornos de la firma brasileña Odebrecht a funcionarios ecuatorianos por unos US$ 33,5 millones. Los ciudadanos dirán con el voto si son "distorsiones" de la campaña, como afirma Correa.

Cuatro opciones para gobernar

Lenín Moreno | Alianza País

Vicepresidente de Rafael Correa de 2007 a 2013, de 63 años, que desde 1998 usa silla de ruedas tras quedar parapléjico por una herida de bala que sufrió en un asalto, licenciado en Administración Pública y defensor del ambiente, avanzará en las políticas del actual gobierno en infraestructura vial y energética y en producir con valor agregado.

Cynthia Viteri | Partido Social Cristiano

Abogada, de 51 años, cuya trayectoria política se remonta a 1998 cuando fue legisladora, se presenta por segunda vez a una elección, ya que perdió con Rafael Correa en 2006. Afirma que tiene pronto un proyecto para bajar impuestos y plantea reformas para facilitar el acceso a la vivienda y a la educación universitaria.

Guillermo Lasso | Movimiento Cero

A los 61 años busca la Presidencia para intentar reeditar el éxito que tuvo en el mundo financiero, donde llegó muy alto. Tiene larga trayectoria en la banca y es diplomado en Administración de Empresas. Llegó a la política en 1998 cuando fue gobernador de la provincia del Guayas. Afirma que tiene respuestas a los grandes desafíos.

Paco Moncayo | Izquierda Democrática

General retirado, de 76 años, fue comandante general de las Fuerzas Armadas y alcalde de Quito, donde recuperó el centro histórico de la ciudad y reubicó en once mercados populares a los 11.000 vendedores callejeros. Tiene un plan de obras públicas con el que busca crear empleo y plantea cambios institucionales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)