FRANCIA DECIDE

Le Pen, en desventaja, busca votos de izquierda

Macron lidera por 18 puntos y la candidata de la extrema derecha intenta acercarse.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Marine Le Pen al final del acto que realizó el Frente Nacional el jueves en Niza. Foto: AFP.

Pese a las acusaciones de racismo vertidas contra el Frente Nacional, la candidata de esa fuerza política a la presidencia de Francia, Marine Le Pen, intenta convencer tanto a ciudadanos conservadores como de izquierda radical que la voten en el balotaje, el próximo domingo.

"El Frente Nacional no es un partido normal", considera Jacques Villain, un jubilado residente en Niza (sur). Villain votó por el conservador François Fillon en la primera vuelta y se declara dispuesto a votar por el proeuropeo y socioliberal Emmanuel Macron en la segunda. No por convicción, sino por deber.

"Esto me trae malos recuerdos", agrega Villain, aludiendo a la Francia colaboracionista bajo la ocupación alemana (1940-944) que Jean-Marie Le Pen, fundador del partido y padre de Marine, nunca ha denunciado.

El desafío de la ultraderecha para ganar la segunda vuelta de las presidenciales, el próximo domingo 7 de mayo, es conseguir romper con el tradicional frente que forma la izquierda y la derecha para cortarle el paso.

Entregándose a una estrategia de "desdiabolización", Marine Le Pen, al mando del Frente Nacional desde 2011, ha marcado distancias con su padre y con la cultura histórica del partido, antisemita y negacionista.

Sin embargo, antes de la primera vuelta se negó a reconocer la responsabilidad de Francia en la redada de más de 13.000 judíos el 16 de julio de 1942 en París.

De momento, sólo un cuarto de los electores del candidato conservador Fillon y únicamente el 16% de quienes votaron por el candidato de izquierda radical Jean-Luc Mélenchon en la primera vuelta piensan votarle a ella el 7 de mayo, según un sondeo de Ifop-Fiducial publicado el jueves.

Con este panorama, Le Pen no conseguiría vencer al centrista proeuropeo Emmanuel Macron, a quien las encuestas dan por ganador (59% para él, 41% para ella). El 23 de abril, en la primera vuelta, Le Pen no consiguió hacer del FN el primer partido de Francia, quedando en segundo puesto con el 21,03% de los votos, frente al 24,1% de su rival. Para ganar terreno, Le Pen también juega la baza del antimundialismo y el anticapitalismo de Jean-Luc Mélenchon, con la esperanza de conseguir convencer a parte del 19,6% del electorado que se decantó por él en la primera vuelta.

Mélenchon ratificó que él no votará al Frente Nacional. Su movimiento, Francia insumisa, "no tiene nada que ver" con el FN, dijo.

El viernes, la candidata instó a "bloquear a Emmanuel Macron". "Es lo más importante que está en juego ahora mismo. Dejemos las disputas y las divergencias a un lado", declaró Le Pen en un video publicado en su cuenta de Twitter.

La víspera, en un mitin en Niza, ya le había tendido la mano a la izquierda radical. "Le digo a los franceses: ¡Echenlos!", lanzó Le Pen, recurriendo a una expresión muy utilizada por el movimiento Francia Insumisa de Jean-Luc Mélenchon para pedir la eliminación de los barones políticos en las primarias y de los grandes partidos tradicionales en la primera vuelta.

Un día antes, en el norte, Le Pen se presentó como la candidata de los "obreros".

ESCENARIO.

Zidane pide rechazar a la derecha extremista.

La leyenda francesa del fútbol y actual director técnico de Real Madrid, Zinedine Zidane aconsejó no votar el Frente Nacional de Marine Le Pen en el balotaje, repitiendo la postura que mantuvo en 2002 contres ese partido de extrema derecha.

"Mi mensaje es el mismo que en 2002. Estoy muy lejos de las ideas del Frente Nacional y me gustaría evitar todo eso", manifestó Zidane, que habitualmente es votado como una de las personalidades más influyentes de Francia. "Estoy en las antípodas de todas esas ideas".

La respuesta de Le Pen fue inmediata. "Con lo que gana, no me extraña", indicó en declaraciones a la televisora Bfmtv. "Supongo que Zinedine Zidane tiene bastante capital financiero, por eso le interesa que gane Macron las elecciones y guardar la riqueza que ha obtenido gracias a su talento".

Consideró que Zidane ha demostrado que sabe mucho de fútbol, pero poco de política.

Una de las voces líderes en el ámbito político internacional también surgió en contra de Le Pen, en la última semana. La canciller de Alemaniam, Angela Merkel indicó en una entrevista con diarios de su país que deseaba que Emmanuel Macron resultase elegido y no tenía la menor duda de que sería "un presidente fuerte", en caso de obtener la victoria en el balotaje. Fuentes: EFE, REUTERS, AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)