REPERCUSIONES

"Le escupieron la cancha al asado de la democracia", sostuvo Mujica

El expresidente encabezó un acto en apoyo a Rousseff.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Mujica: "Dilma no es simpática con los opositores". Foto: M. Bonjour

El expresidente y actual senador del MPP, José Mujica, marcó la línea de lo que es la reacción de parte del Frente Amplio sobre la destitución de Dilma Rousseff en Brasil. Mujica habló anoche enardecidamente en el salón principal de la sede del Pit-Cnt ante dirigentes oficialistas y de la central obrera, representantes de sindicatos brasileños y el embajador de Venezuela, Julio Chirino.

"No tengo duda de que es una pérdida feroz para América Latina", dijo Mujica y agregó que "no les dio el rostro" para prohibir a Rousseff realizar actividad política.

Pero Mujica no quiso decir si el gobierno uruguayo debería reconocer a la nueva ad-ministración brasileña. "No me van a pedir que Uruguay declare la guerra a Brasil", dijo con ironía a los periodistas luego de terminar su alocución.

El senador del MPP dio su interpretación del proceso que desembocó en la destitución de Rousseff y acusó a la derecha brasileña de no haber aceptado su derrota electoral.

"Le escupieron la cancha al asado de la democracia, lo primero es el bolso, querido (...) Fue una gigantesca pantomima para tapar el rabo. Se montó un escenario a los efectos de embaucar a la opinión pública (...) Si no es un golpe, es como que lo fuera", dijo Mujica en relación al juicio político de que fue objeto Rousseff.

Para Mujica, la ahora expresidenta brasileña "paga los platos rotos" de un sistema político en el cual todos los partidos son corruptos, aunque no ella personalmente.

"Dilma no es simpática con los opositores. Todo lo contrario de Lula", sostuvo. Lo ocurrido en el país vecino "es un problema nuestro porque sin Brasil no tenemos masa crítica con el mundo que viene, esto hay que entenderlo, aún para el juego diplomático se necesita masa crítica", dijo Mujica, que era escuchado en silencio absoluto por la numerosa concurrencia.

El expresidente pasó una advertencia. "Seguro que es embromado. Pero no se la van a llevar gratis. Para ellos tampoco va a ser fácil. No tienen razón, por el enorme egoísmo que encierra este conjunto de decisiones", señaló.

A Mujica lo escuchaban su esposa, la senadora Lucía Topolansky; los también senadores Ernesto Agazzi, Leonardo de León, Marcos Carámbula y Mónica Xavier; el exsenador comunista Eduardo Lorier; los exministros José Bayardi y Roberto Kreimerman; el director de Trabajo, Juan Castillo; los diputados del MPP Daniel Caggiani y Alejandro Sánchez; y la plana mayor del Pit-Cnt.

No se vieron representantes del Frente Líber Seregni, el ala moderada del oficialismo que lidera el ministro de Economía, Danilo Astori, aunque el senador Rafael Michelini sostuvo en Twitter que la destitución de Rousseff "huele a venganza política, lamentamos profundamente lo que vive este país hermano".

El diputado socialista Roberto Chiazzaro escribió que "es un golpe de Estado blando, parlamentario que enluta a toda la democracia en América del Sur".

El secretario general del Pit-Cnt, Marcelo Abdala, dijo que en Brasil hubo "un abyecto golpe de Estado" que supuso que Rousseff fue destituida por "políticos corruptos" y sustituida por "un presidente no electo por el pueblo".

Para Abdala "hay un capitalismo en crisis a la ofensiva" y sostuvo que la movilización opositora prevista para hoy en Venezuela es parte de ese fenómeno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)