Cataluña llama a elecciones que dice son un plebiscito para la secesión

Lanzaron desafío a la unidad de España

Cataluña se acerca al momento de la verdad y genera creciente inquietud en el gobierno de España. El presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, convocó a elecciones para elegir al nuevo Parlamento regional para el 27 de septiembre, pero convierte a esos comicios en un plebiscisto sobre la independencia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, llamó a elecciones. Foto: EFE

Los independendistas, si ganan, prometen conseguir, en un máximo de 18 meses, la independencia de esta región nororiental de España, con 7,5 millones de habitantes y que atesora una quinta parte del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

"Son unas elecciones similares a otras anteriores en la forma, aunque en el fondo todos sabemos que serán muy diferentes", aseguró Mas, tras firmar, el lunes pasado, la convocatoria electoral, en referencia al carácter plebiscitario que quiere darle a estos comicios.

Al día siguiente de firmar el decreto, Mas —economista, de 59 años, que preside la eneralitat de Cataluña desde el 27 de diciembre de 2010— defendió la convocatoria a elecciones y dijo que "deben servir para responder a la pregunta de si los catalanes quieren un Estado independiente". Sobre esta base defendió el carácter plebiscitario de los comicios convocados de forma ordinaria, pero que las fuerzas independentistas consideran es la única fórmula para sustituir un referéndum de autodeterminación.

Mas argumenta que si las fuerzas partidarias de la independencia logran al menos 68 diputados —la mayoría absoluta de la Cámara que tiene 135 bancas— habrá ganado el plebiscito. "De 68 diputados para arriba habrá ganado el Sí. De 68 diputados para abajo habrá ganado el No", sostuvo.


Si no puede ver la gráfica haga click aquí

Postura.

Más también respondió qué pasará si no logra las 68 bancas. "Si gana el No, tendremos que dar un paso atrás y entender que Cataluña no está suficientemente madura para iniciar este proceso", indicó. "En este caso sería importante que también Madrid tomara nota de que una parte importante de la población catalana defiende el Sí. Sería inteligente entonces abrir vías para mejorar la relación entre Cataluña y el Estado. Las victorias nunca son absolutas". De la misma forma, ha dejado asegurado que si gana el Sí "no sería inteligente dejar de lado a los partidarios del No".

En respuesta al presidente del gobierno de España, Mariano Rajoy, quien ha recordado que las elecciones plebiscitarias no existen en su país, Mas sostuvo: "Rajoy puede decir lo que quiera. Si el Sí no gana, él será el primero en decir que son unas elecciones plebiscitarias. Por lo tanto, esto sería trampa. Si son plebiscitarias lo sontanto si gana el Sí como si gana el No".

Mas defiende que el apoyo a la independencia tendrá que medirse, el 27 de septiembre, en número de diputados y no de votos porque se trata de unas elecciones y no de un referéndum. "Ya nos habría gustado a nosotros hacer un referéndum pactado, pero no nos han dejado", dijo. Con todo, al ser preguntado por si un 51% de los votos serían suficientes para avanzar hacia la independencia, trazó un paralelismo con Escocia y Quebec (Canadá) para defender que sí sería suficiente. "Si en Escocia la independencia hubiese tenido un 51% de los votos ahora estarían negociando la independencia del Reino Unido y Bruselas estaría negociando la forma para que Escocia no quedase fuera de la Unión Europea", consideró. También dijo que en caso de que el Sí tuviera un 51%, "lo que no tendría sentido es que el 49% restante tuviese más peso que este 51%.

Mas advirtió que no le sorprendería en absoluto que hubiera "guerra sucia" contra su candidatura. También insistió que en este momento Cataluña tiene "mucho menos autogobierno que hace diez años". Asimismo, en referencia a los recursos del gobierno contra los nuevos impuestos que intentó crear la Generalitat, dijo: "Nos han confiscado todas las herramientas nuevas que hemos intentado crear en forma de impuestos para compensar otras que hemos perdido. Cuantas más herramientas necesitábamos para luchar contra la crisis más nos las han quitado".

Aseguró que la situación política de Cataluña llegó hasta aquí por el recorte que sufrió el Estatuto de Autonomía aprobado hace diez años mediante un referéndum.

Unidos.

En los últimos meses, la cuestión catalana, cuyo proceso comenzó a partir de una declaración del Parlamentó catalán de septiembre de 2012, había quedado en un segundo plano para el gobierno de España, preocupado por el auge de la izquierda radical de Podemos, liderado por Pablo iglesias, y del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), encabezado por Pedro Sánchez, que podrían apartarlo del poder en las elecciones legislativas nacionales de fin de año, como ya ocurrió en los comicios locales de mayo.

Pero, la situación cambió cuando los partidos independentistas dejaron atrás sus divisiones para ir juntos a las elecciones.

La lista Juntos por el Sí. está integrada por el partido de Mas, Convergencia Democrática (CDC, conservador), la segunda fuerza de la región, Esquerra Republicana (ERC, izquierda independentista) y las influyentes asociaciones que organizaron las masivas manifestaciones nacionalistas de los últimos años.

Otro partido independentistas, la anticapitalista CUP, irá por separado pero podría ser clave para alcanzar una hipotética mayoría absoluta, suficiente según ellos para proceder a la secesión.

REACCIÓN DEL GOBIERNO Y REY.


Proceso que genera un clima de tensión.


"El rey Felipe VI recordó, en un acto en Barcelona con Artur Mas, que se debe respetar la ley. Además, varios ministros del gobierno del presidente Mariano Rajoy plantean aplicar el artículo 155 de la Constitución, que suspende la autonomía de una región si ésta incumple la ley.

Los independentistas dicen que, en tal caso, declararían de inmediato la secesión.

Sería el clímax a tres años de tensión, iniciados en 2012 cuando Rajoy rechazó mejorar la autonomía fiscal de la región. Mas se convirtió entonces al independentismo y buscó organizar un referéndum de autodeterminación, reclamado en manifestaciones multitudinarias.

Tras el apogeo del referéndum simbólico del 9 de noviembre de 2014, celebrado en contra de una prohibición judicial, el movimiento perdió fuerza y, por primera vez desde 2011, las encuestas oficiales apuntan a una mayoría contraria a la secesión. (Fuentes: AFP y EFE)

"Los Catalanes no serán extranjeros".


El presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy (Partido Popular) ha sido tajante. "Nadie va a romper España de ninguna de las maneras", afirmó en rueda de prensa en La Palma del Condado (Huelva, sur). "Nadie va a convertir a ciudadanos de Cataluña en extranjeros en su propio país".

Insistió en que las elecciones convocadas por el presidente del gobierno autónomo de Cataluña, Artur Mas, con la intención de convertirlas en un plebiscito sobre la independencia de esa región, solo sirven para elegir al Parlamento catalán.

Prometió que no dejará sin amparo y sin protección a los catalanes y afirmó que el Ejecutivo no permitirá que nadie les hurte la triple condición de "catalanes, españoles y europeos".

También dijo que nadie va a empobrecerlos ni a permitir que "la inestabilidad política que generan esas decisiones afecte a la recuperación económica. Fuente: EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)