Primero, vigilancia y tarea de inteligencia; Ue acordó distribuir refugiados

Lanzaron acción en mar contra las mafias

Golpeada a diario por el drama sin cesar de miles de migrantes ilegales que llegan a sus costas —el gran impacto lo reciben Italia y Grecia, pero el problema tiene profundas repercusiones sociales en otros países— la Unión Europea (UE) dio dos pasos decisivos en los últimos días para abordar e intentar frenar las olas de desesperados: inició la primera etapa de una misión militar para cortar la acción de los traficantes de personas en el Mar Mediterráneo y aprobó la recepción voluntaria por sus estados miembros de 40.000 demandantes de asilo de Siria y Eritrea.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Numerosos migrantes se congregaron en la estación de Vintimiglia, Italia. Foto: AFP

El lunes pasado, la UE puso en práctica la operación naval en aguas del Mediterráneo. Es la primera fase de la acción destinada a frenar el tráfico de decenas de miles de migrantes que tienen como meta buscar una vida mejor en Europa. Desde comienzos de este año, más de 120.000 personas, en gran medida, previa escala en Libia —un país que se encuentra en situación caótica desde el punto de vista institucional y político y asediado por el terrorismo del Estado Islámico— arribaron en precarias embarcaciones a las costas europeas o fueron rescatadas en el mar por la Guardia Costera de Italia y la Armada de Grecia. Pese al esfuerzo desplegado por los dos países, no fue posible salvar a todos. Las peligrosas características de la travesía determinaron que perecieran en el intento más de 1.800 migrantes ilegales.

Vigilancia.

La UE acordó y puso en práctica la operación Eunavfor Med, —tiene su cuartel general en Roma bajo el mando del contraalmirante Enrico Credendino—, que en su fase inicial comprende tareas de vigilancia, obtención de información de inteligencia y patrullaje, con la finalidad de identificar y hacer el monitoreo del tráfico humano y de las redes de delincuencia actúan en la zona central y sur del Mar Mediterráneo.

La operación también incluirá la captura y destrucción de los barcos usados por los traficantes, aunque esas etapas todavía no pueden cumplirse, debido a que requieren de una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y el consentimiento de las autoridades de Libia.

"Es probable que sea la primera vez que la UE toma tan en serio el tema de la migración", dijo la jefa de Política Exterior del bloque, Federica Mogherini. "Estamos decididos a contribuir a salvar vidas, desmantelar las redes de contrabandistas de seres humanos y abordar las causas profundas de la migración".

"El objetivo no son los migrantes, sino los que lucran con sus vidas y en ocasiones también con su muerte", afirmó Mogherini, al referirse al lanzamiento de la primera fase de la operación naval EuNavfor Med, consistente en intercambiar información y patrullar en alta mar para detectar a los traficantes y actuar contra su modelo de negocio.

Esta primera etapa incluirá el despliegue de cinco buques de guerra, dos submarinos, tres aviones de patrulla marítima o equivalentes, dos aviones pilotados a distancia (drones) y tres helicópteros, según detallaron fuentes comunitarias.

Mogherini enumeró que contribuirán a la operación Italia, el Reino Unido, Eslovenia, Alemania, Grecia, Francia, Luxemburgo, España, Bélgica, Finlandia, Hungría, Lituania, Holanda y Suecia.

El secretario de Estado español de Asuntos Exteriores, Ignacio Ybáñez, confirmó a Efe que España aportará un avión de vigilancia marítima en esta primera etapa. Fuentes comunitarias destacaron que la misión, contará además con el portaaviones italiano Cavour como "plataforma" del estado mayor de la misión y punto "robusto" de mando, y que servirá además de hospital y lugar de recogida para atender a personas rescatadas en alta mar.

Capturas.

Agregaron que "en los próximos días" empezarán a "moverse barcos y aviones" y que aproximadamente dentro de un mes podría alcanzar su capacidad operacional total, con unos mil efectivos.

Aseguraron además que esta fase "cumplirá con la ley internacional" y servirá para interactuar con Europol o la agencia de control de fronteras exteriores de la UE, Frontex.

"Antes de avanzar a las fases dos y tres, el Consejo evaluará las condiciones para esa transición", afirmó Mogherini.

Según el plan de la UE, la segunda fase consistiría en abordar, capturar o desviar los barcos sospechosos que se aproximen a Europa en el caso de que no tengan pabellón o si se cuenta con el permiso del Estado representado en su bandera en aguas internacionales (o en las territoriales del país concernido en tanto se cuente con su permiso o con una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU).

La tercera y última fase implicaría tomar "todas las medidas necesarias" contra las embarcaciones y los activos, como "desecharlas" o dejarlas "no operativas" en el territorio del Estado costero concernido, de acuerdo con una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU o el consentimiento de dicho país.

Precisamente el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, almorzó con los ministros de los Veintiocho en Luxemburgo para abordar la cooperación entre los dos organismos en crisis internacionales como la migratoria o la situación en Libia, Siria o el Yemen.

Renzi evocó los ideales europeos.


El primer ministro de Italia, Matteo Renzi, se mostró satisfecho por el acuerdo alcanzado para aceptar a los demandantes de asilo y celebró que el término voluntario no haya sido incluido de forma expresa en las conclusiones de la cumbre. Estimó que esto deja la puerta abierta para tomar una decisión en los próximos meses. "Si pensamos que Europa es un sitio de ideales y valores, estamos dispuestos a trabajar junto a nuestros amigos y socios, pero si pensamos que Europa sólo es un sitio para hablar de problemas presupuestarios, no es la Europa que concebimos en 1957, en Roma", estimó. (Fuente: EFE)

SABER MÁS

REPERCUSIÓN.

Merkel dijo que es el mayor reto a Europa.

"Lo que concierne a la cuestión de los refugiados, creo que es el mayor reto que yo en mi mandato he visto con respecto a la UE y hemos superado una serie de desafíos, entre la crisis económica y financiera y la crisis del euro", señaló la canciller de Alemania, Angela Merkel en la rueda de prensa posterior a la cumbre de líderes de la UE.

"Pero aquí veo una enorme tarea por delante de nosotros y aquí se decidirá si Europa está a la altura de esta tarea", sostuvo."Existe ciertamente la posibilidad de que la solucionemos muy bien y que salgamos fortalecidos de esto, pero ello requerirá todavía discusiones muy intensas" entre los países miembros, dijo.

Merkel, que tendía "más hacia una regulación por cuotas" para el reparto de los migrantes, admitió que el debate "intenso y muy activo" entre los líderes sobre si el reparto debe ser voluntario o no es un tema "muy sensible", pero que "todos" han visto la necesidad de comprometerse con el objetivo de ayudar a 60.000 personas, lo que es un "mensaje positivo". 

Pero en la cuestión de cómo hacerlo, existe un "firme deseo de muchos países miembros de que se tenga en cuenta su situación específica", explicó.

Alemania tiene una proporción muy grande de refugiados en este año, pero aún así "tiende más hacia una regulación por cuotas que otros países".

"Habrá todavía mucho trabajo" señaló. Fuente: EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)