ESPAÑA

Lanzan ofensiva contra el nuevo intento de secesión

Rajoy presentó recursos; suspenden referéndum en Cataluña.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Rajoy dice que en España se puede ser independentista, pero no violar la constitución. Foto: AFP

El gobierno presidido por Mariano Rajoy y la justicia de España desplegaron todo su arsenal contra el referéndum de independencia del 1° de octubre en Cataluña, cuyos dirigentes hicieron oídos sordos a las advertencias y mantuvieron con paso firme su plan secesionista.

El Tribunal Constitucional (TC) suspendió, el jueves, la ley del Parlamento de Cataluña que regula el referéndum sobre la independencia de esta región autónoma española y también el decreto que lo convoca para el 1° de octubre, firmado por el gobierno catalán.

Asimismo, el TC aceptó tramitar los cuatro recursos del Ejecutivo español contra todas las normas sobre el referéndum aprobadas el pasado miércoles por la mayoría secesionista de la cámara legislativa y las autoridades políticas catalanas, lo que implica suspensión automática y cautelar hasta que haya una sentencia del tribunal.

El TC, a instancias del gobierno, ha decidido notificar esta decisión a todos los miembros del Govern de Cataluña y a más de 60 altos cargo de la Generalitat, a la Mesa del Parlament, a los 947 ayuntamientos catalanes, a los responsables de los Mossos dEsquadra y a los medios públicos catalanes.

En una decisión adoptada por unanimidad, les recuerda a todos ellos la obligación de obedecer la prohibición y se les paercibe de que, en caso de no hacerlo, se enfrentan a "eventuales responsabilidades, incluida la penal".

Las resoluciones suspendidas son la ley del referéndum, el propio decreto de convocatoria del referéndum, la resolución de la Cámara catalana por la que se ha designado a cinco miembros de la Sindicatura Eelectoral, y las normas complementarias que acompañan el decreto de convocatoria.

La suspensión cautelar de las resoluciones es automática una vez que el TC admitió a trámite los escritos del gobierno.

Sin embargo, los líderes independentistas catalanes desoyeron las decisiones del Constitucional, al que consideran una institución "politizada", y aseguran que éste no va a parar la votación.

"No suspenderán la democracia en Cataluña, ni ningún consejo de ministros ni ningún tribunal desprestigiado", dijo el presidente regional, Carles Puigdemont.

"La obsesión de suspender constantemente la democracia y la política es inútil ante la firme voluntad de decidir nuestro futuro", abundó la presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell.

Por su parte, en una comparecencia ofrecida tras dirigir un consejo de ministros extraordinario, el presidente Rajoy defendió los recursos interpuestos, aseverando que "la convocatoria del referéndum de autodeterminación supone un claro e intolerable acto de desobediencia a nuestras instituciones democráticas".

"Lo que no es legal no es democrático", argumentó el jefe del Ejecutivo. Añadió que defenderá "el imperio de la ley" y hará todo lo necesario "sin renunciar a nada" para evitar el proceso secesionista. "En España se puede ser independentista. Lo que no se puede hacer, y no se hará, al menos mientras yo sea presidente del gobierno, es pasar por encima de nuestras normas democráticas para conseguirlo", remató.

Igualmente apeló a los casi 950 alcaldes catalanes, informándoles de que tienen el "deber de impedir o paralizar cualquier iniciativa tendente a la organización del referéndum".

Los alcaldes son un elemento clave. Por eso, Puigdemont les ha enviado una carta en la que les pide que en 48 horas notifiquen los espacios de que disponen para acoger los puntos de votación.

Además, Puigdemont respondió con un video de dos minutos en Twitter en el que llama a los catalanes a participar en masa en una gran manifestación mañana lunes, el Día de la Diada, la fiesta de Cataluña. Asimismo, exhortó a responder "a la catalana, de manera cívica, festiva y participativa" a las amenzas y a la persecución del gobierno de Rajoy.

Gobierno advierte y le hacen desafío.

"Los que participen en un referéndum ilegal, lo saben, ahora no hay ninguna duda y todo el mundo tiene que aceptar las consecuencias de lo que hace", subrayó el vocero del gobierno de España, Iñigo Méndez de Vigo.

A su vez, la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal afirmó que "en Cataluña no va a tener lugar ningún tipo de referéndum de autodeterminación".

Mientras surgen esas declaraciones de integrantes del gobierno, las autoridades de Cataluña aseguran contar con el apoyo de la mayoría de los ayuntamientos, además de tener listos a más de 16.000 voluntarios para la organización del referéndum. Según la asociación de municipios independentistas, ya son 654 los ayuntamientos que apoyarán la consulta, pero de las diez ciudades más pobladas, solo tres accedieron por ahora a colaborar. La mayor de ellas, Barcelona (1,6 millones de habitantes), gobernada por la izquierdista Ada Colau, aplazó su decisión. Colau criticó en un texto al presidente Mariano Rajoy, al señalar que "no se puede delegar la política en jueces y fiscales".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)