CASO Litvinenko

El Kremlin rechaza el juicio sobre un exespía

Rusia descalificó ayer el nuevo proceso judicial en marcha en el Reino Unido sobre el asesinato del antiguo espía ruso Alexandr Litvinenko, en el que volvieron a oírse acusaciones contra el Kremlin.

"Si recuerdan bien, cuando Litvinenko murió, incluso antes de cualquier tipo de investigación, ya se oyeron a voz en grito similares acusaciones por parte de funcionarios del Reino Unido", dijo Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin, a la prensa local.

Por ese motivo, Peskov insistió en que el Kremlin desconfía del nuevo proceso judicial sobre la muerte de Litvinenko abierto el pasado 27 de enero con autorización del primer ministro británico, David Cameron.

La Cancillería rusa acusó a Londres de politizar este caso, de ignorar los argumentos de los órganos judiciales rusos y de interpretar de manera arbitraria las circunstancias que rodearon el envenenamiento del exagente ruso en la capital británica con polonio-210.

El Ministerio de Exteriores recordó que la Justicia británica no puede interrogar a uno de los sospechosos, Dmitri Kovtun, ya que lo impide tanto el código penal ruso como los acuerdos internacionales.

En la misma línea se manifestó el diputado Andréi Lugovói, principal sospechoso del asesinato de Litvinenko, quien dijo que el objetivo de la Justicia británica no es conocer la verdad, sino "apretar las tuercas a Rusia".

La Policía Metropolitana de Londres aseguró que Rusia "de una forma u otra" estuvo involucrada "en el asesinato", pero matizó que eso no significa que fuera el presidente ruso, Vladímir Putin, el que diera la orden de matar a Litvinenko.

La viuda de Litvinenko, Marina, se congratuló de que la Justicia británica haya descubierto "la verdad" sobre un asesinato del que culpa directamente a Moscú.

"Después de 15 años en el poder, por supuesto que es responsable de esto", dijo respecto a la posibilidad de que Putin estuviera envuelto en el asesinato.

Las autoridades británicas acusan de este crimen a los exagentes rusos Lugovói y Kovtun, con quienes Litvinenko tomó té en el hotel Millenium de Londres el 1 de noviembre de 2006, tras lo cual cayó enfermo.

Litvinenko, que fue envenenado con la sustancia radiactiva polonio-210, falleció el 23 de noviembre de 2006 a los 43 años de edad.

En 2011, el entonces presidente ruso aseguró a Cameron que Rusia nunca extraditará, ya que lo prohíbe la Constitución. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)