LA BOMBA H DE COREA DEL NORTE

Kim Jong-Un, el poder de un dictador capaz de hacer temblar la tierra

Sucedió a su padre en 2011 y gobierna con mano de hierro.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El "líder" supervisando parte del arsenal nuclear de Corea del Norte. Foto: Reuters

El dictador norcoreano, Kim Jong-Un, es uno de los jefes de Estado más jóvenes del mundo y ejerce un poder absoluto, con algunas de las armas más potentes del planeta a su disposición. El ensayo de lo que parece ser una potente bomba H este domingo, marcó una etapa más en la campaña que el líder norcoreano dirige sin descanso para hacer de su país una potencia nuclear, creíble y temible.

En su camino, Kim ha ignorado totalmente las advertencias de la comunidad internacional, las sanciones económicas y las belicosas amenazas del presidente estadounidense, Donald Trump, sobre posibles ataques militares.

Cuando sucedió a su padre, Kim Jong-Il, a finales de 2011, Kim Jong-Un tenía una veintena de años (su fecha de nacimiento exacta no se conoce). Los especialistas lo veían como alguien vulnerable, sin experiencia y susceptible de ser manipulado por cargos más veteranos.

Pero rápidamente dio muestras de carácter al aplastar con dureza cualquier voz discordante, incluyendo las que emanaban del más alto nivel, con una actitud agresiva y provocadora respecto a la comunidad internacional.

En 2013, ordenó ejecutar a su influyente tío, Jang Song-Thaek, acusado de traición. Se sospecha que también fue él quien ordenó orquestar el asesinato de su hermanastro Kim Jong-Nam en Malasia el pasado febrero.

También se ha mostrado dispuesto a alejarse de China, su único aliado de importancia, al descartar abandonar su carrera armamentística, a la que Pekín se opone categóricamente. Todavía no ha visitado China para reunirse con el presidente, Xi Jinping.

Tras la muerte de su padre, los observadores esperaban que el joven dirigente se apoyara en una corte de poderosos colaboradores. Pero esta situación no duró mucho tiempo, y rápidamente Kim Jong-Un fue acabando con todo aquel que se hubiera podido topar en su camino.

Después de la ejecución de su tío, varios altos responsables se vieron afectados por purgas. En 2016, Kim Jong-Un hizo que lo nombraran presidente de una Comisión de Asuntos de Estado que está por encima de todos los poderes de Corea del Norte, ilustrando el control absoluto que detenta.

Kim es el hijo de la tercera esposa de su padre, Ko Yong-Hi, una bailarina coreana nacida en Japón que habría fallecido a causa de un cáncer de mama en 2004. Completó parte de su educación en Suiza, donde su tía materna, Ko Yong-Suk, y su esposo cuidaban de él.

El personal del centro escolar y sus amigos, que según la prensa ignoraban que perteneciera a la familia gobernante de Corea del Norte, recuerdan a un chico tímido al que le gustaba el esquí y las películas de Jean-Claude Van Damme.

En una entrevista con el Washington Post, Ko Yong-Suk, que desertó en 1998 para irse a Estados Unidos, describió a un chico irascible e intolerante.

También era un gran aficionado al básquet, hasta el punto —según su tía— de dormir con un balón. Dennis Rodman, antaño estrella de los Chicago Bulls, ha visitado varias veces Corea del Norte y es uno de los pocos occidentales conocidos en reunirse con Kim recientemente.

Desde los 8 años, Kim Jong-Un sabía que algún día sería líder, pero no empezó a aparecer en público hasta 2008, a raíz del infarto cerebral de su padre. El régimen aceleró los preparativos de esta nueva sucesión dinástica.

Por su parte, Kim Jong-Il había sido preparado durante décadas para asumir el poder una vez que muriera su padre, el fundador de Corea del Norte, Kimg Il-Sung, fallecido en 1994.

A pesar de su falta de experiencia, Kim Jong-Un se ha mostrado adepto a la diplomacia de alto riesgo practicada por su padre y su abuelo, suscitando una serie de crisis, y planteando a la comunidad internacional numerosos desafíos.

Kim Il-Sung sigue siendo venerado en Corea del Norte, un Estado en el que, de hecho, parece estar jugando su nieto, quien imita su manera de vestir, su peinado, sus modales y su forma de hablar e incluso de escribir. En cambio, parece haber tomado distancias con el legado de su padre, cuyo reinado estuvo marcado por una gigantesca hambruna que dejó cientos de miles de muertos, quizá millones.

Hace casi seis años que Kim está en el poder, pero la comunidad internacional no sabe gran cosa de él. Nunca ha visitado de forma oficial ningún país extranjero.

No se supo de su matrimonio hasta julio de 2012, con la publicación de las fotografías de una joven, Ri Sol-Ju, que lo acompañaba a actos oficiales.

La prensa surcoreana informó recientemente de que la pareja tuvo a su tercer hijo a principios de año.

Este dato lo reveló el Servicio Nacional de Inteligencia surcoreano (NIS) en un comité parlamentario.

La esposa del líder norcoreano, Ri Sol-ju, habría dado a luz a su tercer hijo en febrero, sin que se hayan confirmado el sexo ni el nombre del bebé.

Los rumores sobre el embarazo de Ri se dispararon el año pasado después de que la primera dama norcoreana desapareciera de la vida pública durante meses.

El hermetismo del régimen de Corea del Norte hace imposible poder confirmar datos personales de los miembros de la dinastía Kim —ni siquiera se sabe con certeza la edad del actual líder ni la de su esposa—, por lo que las informaciones llegan a través de especulaciones o de los servicios de inteligencia de Seúl.

Ri Sol-ju apareció por primera vez en público junto a su marido en 2012, poco después de que éste accediera al poder en diciembre del año anterior, aunque la Inteligencia de Corea del Sur cree que ambos contrajeron matrimonio en 2009.

De acuerdo con las informaciones del NIS, Ri dio a luz a su primer y segundo hijo en 2010 y 2013, respectivamente. La única información que ha trascendido al respecto es que el segundo vástago de Kim Jong-Un es una niña de nombre Ju-ae, según reveló Rodman en 2013, tras pasar un tiempo con la familia de Kim, con quien goza de una buena relación y al que define como "un buen padre".

Incógnitas

- ¿Bomba de hidrógeno o bomba atómica? Corea del Norte aseguró haber detonado una bomba de hidrógeno o termonuclear, de "una potencia sin precedentes" y que se puede instalar en sus nuevos misiles intercontinentales. Los expertos lo creen probable, aunque no existe confirmación.

- Diferencia con las anteriores pruebas. La energía generada por el ensayo de ayer provocó un sismo de magnitud 6,3, entre cinco y seis veces más que el temblor que provocó el test anterior, en septiembre en 2016. Entonces, el régimen de Kim no dijo que se tratara de una bomba de hidrógeno y el sismo fue de magnitud 5,3 con una descarga de 10 kilotones, menos que el de la bomba de Hiroshima, de 15 kilotones.

- ¿El último ensayo nuclear? El régimen norcoreano afirmó ayer domingo que el ensayo constituye "una ocasión muy importante porque alcanza el objetivo final de completar la fuerza nuclear del Estado", lo que podría significar que se trata del último test. Pero los analistas están divididos entre si habrá nuevas provocaciones o si este nuevo ensayo nuclear será el último.

- ¿Cómo reaccionarán Corea del Sur y EE.UU.? El presidente surcoreano, Moon Jae-In, pidió "el castigo más fuerte", con nuevas sanciones de la ONU, y dijo que Corea del Sur podría volver a negociar con Estados Unidos el despliegue de arsenal nuclear táctico, que fue retirado por Washington en 1991. Por su parte, Donald Trump dijo en un tuit que "las palabras y las acciones (de Corea del Norte) continúan siendo muy hostiles y peligrosas para Estados Unidos".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)