Medios sociales impulsan cambios en una sociedad rígida

Jóvenes sauditas hallan libertad en sus teléfonos

La vida para muchos sauditas es un ecosistema de aplicaciones. Ante la carencia de libertad de expresión, ellos debaten en Twitter. Debido a que no pueden coquetear en un centro comercial, lo hacen en WhatsApp y Snapchat.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En Arabia Saudita, los teléfonos inteligentes y las redes sociales se han vuelto la conexión al mundo.

Jóvenes mujeres que no pueden encontrar empleos venden comida o joyería a través de Instagram. Debido a que tienen prohibido conducir vehículos, son llevadas por servicios de autos como Uber o Careem. Además, en un país donde las tiendas cierran para cinco rezos musulmanes diarios, hay aplicaciones que emiten un llamado al rezo desde el propio bolsilllo y calculan si una persona puede llegar a un local antes de que cierre.

Ante una austera versión del Islam y estrictos códigos sociales que aplican fuertes restricciones a la vida pública, jóvenes sauditas se apoyan cada vez más en los medios sociales para expresarse y entretenerse, ganar dinero y conocer amigos y eventuales parejas.

Resulta asombrosa la magnitud del auge de los medios sociales, con muchos de los 28 millones de ciudadanos del país sosteniendo múltiples teléfonos inteligentes y dedicando horas al día a estar en línea. Lo digital no reemplazó la interacción cara a cara, pero abrió la puerta a una comunicación más directa y vigorosa, particularmente en una sociedad que segraga a hombres de mujeres que no están emparentados.

La proliferación de la tecnología móvil está impulsando nada menos que una revolución social en las vidas de los jóvenes. En este reino rico y conservador —que prohíbe las salas de cine— videos de YouTube e internet han suministrado un escape de los censores y una ventana al mundo exterior.

Arabia Saudita tiene condiciones ideales para un auge de medios sociales: Internet rápido, ingresos disponibles y una juvenil población con pocas opciones sociales. A diferencia de China e Irán, Arabia Saudita no ha bloqueado sitios como Facebook y Twitter, aunque ocasionalmente persigue a quienes considera que insultan a figuras públicas o al Islam. Todo parece indicar que la monarquía saudita decidió que los beneficios de los medios sociales como una salida para jóvenes superan el riesgo de que se usen para movilizar a la oposición política, a la que se apresura a castigar, severamente.

Existen también beneficios económicos.

Mucha gente está pegada a sus teléfonos. y realmente aburrida, dijo Ali Kalthami, el director de contenido de Telfaz 11, red saudita que produce videos de comedia para YouTube.

La empresa emplea actualmente a más de 30 personas y se ha diversificado a comerciales, juegos y manejo de talento para sus actores, quienes a menudo son abrumados en las calles por jóvenes sauditas que buscan selfies con ellos. El grupo ha ridiculizado la prohibición sobre mujeres al volante y estereotipos de sauditas en el extranjero, pero sus miembros conocen sus límites.

"Los tabúes normales: sexo, política y religión, dijo Alaa Yoosef, el director administrativo de C3 Films.

Los efectos de los medios sociales se sienten más entre los sauditas que son menores de 30 años. "Todo lo que se relaciona con tecnología es una ventana al mundo exterior, y no hay nada allá afuera que desconozcan nuestros jóvenes, dijo Hoda Abderramán al Helaissi, miembro del Consejo Shura del reino, organismo asesor nombrado por el Rey.

Videos de una chica con 500.000 hinchas.

Trabajando desde su casa con un teléfono inteligente y sentido del humor, una estudiante universitaria de 22 años, conocida como Amy Roko, tiene casi medio millón de seguidores en Instagram por videos cortos que la muestran imitando a la diva colombiana Shakira, usando karate en contra de un pretendiente indeseado y usando una patineta porque no puede conducir.

Empezó a hacer videoclips "surgidos del aburrimiento", dijo y quedó sorprendida al ver cómo crecía su base. Algunos seguidores la han honrado.mientras otros han amenazado con denunciarla a la Policía.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)