AMINA SBOUI

La joven tunecina Femen que desafía a los salafistas

Tres jóvenes europeas que pertenecen al grupo feminista Femen debían comparecer ayer ante un tribunal tunecino, pero el juicio se aplazó para el próximo miércoles 12. Las jóvenes son acusadas de manifestar con los pechos desnudos, un delito pasible de cárcel.

Una de las tres jóvenes europeas detenidas en Túnez cuando manifestaban en "topless". Foto:AFP

AFP

También ayer el Ministerio de Interior tunecino comunicó que en las últimas 24 horas se deportó a tres supuestas activistas europeas del grupo Femen que, al parecer, pretendían participar de una protesta en la capital. Además, la joven tunecina Amina Sboui (18) debía ir a declarar ayer en Kairouan.

Amina Sboui fue detenida por una acción contra el integrismo salafista y, para las feministas occidentales, se convirtió en un símbolo de la lucha antiislamista. Ella es muy criticada en su país por su adhesión al estilo de protesta de las Femen, con los senos descubiertos. En marzo colgó sus fotos en "topless" en Internet, con el seudónimo de Amina Tyler, desafiando las tradiciones árabo-musulmanas, y no tardó en recibir amenazas de los radicales islamistas.

"Todos tienen derecho a expresarse a su manera y a mí me va el estilo de las Femen", dijo Amina en abril a la AFP. Su blanco: "Las restricciones conservadoras a las libertades, sobre todo desde la llegada al poder de Ennahda", el partido islamista que hasta ahora ha resultado el gran ganador de la revolución tunecina de 2011, la primera de la Primavera Árabe.

"Me haría feliz asistir a la caída de Ennahda", agrega Amina, mientras fuma apaciblemente un cigarrillo. La joven, de cabello corto, rostro fino y silueta frágil, se siente a gusto con su súbita notoriedad:

"Por supuesto que estoy contenta de convertirme en una celebridad y de que los medios se interesen en mí", afirma. Después de bajar sus primeras fotos, ella tiñó su cabello negro de rubio platinado.

La madre de Amina no comparte su actitud ni sus ideas sino que se enojó con ella. La encerró y la mantuvo secuestrada para hacerla volver al redil, aunque ella lo desmiente. Dice que solo quiso proteger a su hija de las amenazas islamistas y confiesa que su hija sufre depresión desde los 14 años y que debía ser aislada.

"Mi hija tiene problemas psiquiátricos desde 2009 y consultó a médicos del hospital (psiquiátrico) de Razi", cerca de Túnez, señala mientras muestra certificados médicos que parecen confirmar sus palabras. Uno de ellos, de marzo pasado, apunta que Amina "presenta desde hace unos meses una recaída con insomnios, estados de tristeza, irritabilidad con reacciones explosivas, ideas delirantes de desprecio de sí misma y de culpa, perturbaciones de conducta con tendencias suicidas y automutilaciones".

Atentado al pudor

Amina, que de niña vivió unos años en Arabia Saudita, cuenta que tuvo una infancia difícil y que fue víctima de manoseos cuando tenía tres años. Su madre vuelve a desmentirla y sostiene que el movimiento Femen, que se define como "sextremista", manipula las dificultades psicológicas de su hija sin pensar en su futuro.

El 19 de mayo, Amina fue detenida en Kairouan, una ciudad santa del islam, por haber pintado "Femen" en un muro cercano a un cementerio musulmán en protesta contra una manifestación salafista que el gobierno había prohibido y que finalmente no se llevó a cabo. Ella fue a declarar ayer ante un juez de instrucción, que podría inculparla de atentado al pudor y profanación de sepultura, dos cargos pasibles de cárcel.

En Francia, las feministas la consideran una "heroína". Y el grupo Femen envió a tres activistas europeas que protagonizaron la primera manifestación en topless del mundo árabe, por la cual están siendo juzgadas. En Túnez, la oposición antiislamista también la apoya. La diputada y militante feminista Nadia Chaabane defiende a Amina, pero desaprueba los métodos de Femen.

"Sus opciones (de lucha) no tienen consenso, pienso que es una adolescente un poco perdida, pero el encarnizamiento contra ella no se justifica", dijo.

Mounir Sboui, el padre de Amina, con quien ella se siente muy cercana, resumió la controversia en una frase: "Estoy orgulloso de mi hija. Comete actos desmesurados, pero defiende sus ideas", afirmó.

Amina Sboui

El juicio que tenía lugar ayer en Túnez contra tres militantes europeas del grupo feminista Femen, que manifestaron con los pechos desnudos, se aplaza para el 12 de junio. En las últimas 24 horas el Ministerio del Interior tunecino deportó a otras tres activistas europeas de Femen que pretendían hacer una protesta en Túnez. Amina Sboui, quien para las feministas occidentales se convirtió en símbolo de la lucha antiislamista, sí compareció ayer ante un juez en Kairouan acusada de atentado al pudor y profanación de sepultura.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.