Rezó, disparó y asesinó a 9 personas en antiguo templo de comunidad negra

Joven racista cometió una masacre en iglesia de EE.UU.

Dylann Storm Roof, de 21 años, estuvo rezando durante una hora en la iglesia metodista de la comunidad negra en Charleston antes de iniciar la masacre. Así lo informó el Departamento de Policía de Charleston (Carolina del Sur) que finalmente logró atrapar al múltiple asesino.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Dylann Storm Roof llevaba aún la pistola con la que cometió la masacre cuando fue detenido. Foto: Reuters.

Entre los nueve muertos, ocho de ellos fallecidos en el lugar del suceso y otro en un hospital, está el pastor de la iglesia atacada y senador estatal demócrata Clementa Pinckney.

Además de las víctimas mortales (seis mujeres y tres hombres), otras tres personas sobrevivieron al ataque y, según el relato de una de ellas, el sospechoso justificó su acción y les dijo: "Tengo que hacerlo (...). Han violado a nuestras mujeres y están tomando nuestro país".

Tras el tiroteo, Roof estuvo fugado durante horas y la Policía distribuyó varias fotografías del sospechoso al solicitar la colaboración ciudadana para localizarlo.

En una de esas fotos, tomada del perfil de Facebook del joven, se le ve vestido con una chaqueta que tiene, aparentemente, una bandera del sistema de segregación racial sudafricano del "apartheid" y otra de Rodesia, antigua colonia británica que estuvo gobernada por la minoría blanca hasta convertirse en el actual Zimbabue en 1980, que también puede tomarse como símbolo de la supremacía blanca.

Roof fue detenido ayer por la mañana en un control de tráfico en la localidad de Shelby, en el vecino estado de Carolina del Norte y a unas cuatro horas de distancia de Charleston, y ahora está bajo custodia policial.

"Crimen de odio".

El jefe de la Policía de Charleston, Greg Mullen, aseguró en una conferencia de prensa estar convencido de que fue un "crimen de odio" y el Departamento de Justicia ha abierto una investigación para determinar si, efectivamente, la masacre tuvo motivos raciales, como todo parece indicarlo. Antes de viajar a Los Ángeles (California), el presidente Barack Obama habló sobre el asesinato masivo desde la sala de prensa de la Casa Blanca, visiblemente afectado y en compañía de su vicepresidente, Joseph Biden.

El presidente dijo que conocía al pastor fallecido y a otros miembros de la iglesia, expresó su profunda "tristeza" e "indignación" por el tiroteo; y calificó esta "tragedia" de "particularmente desgarradora" porque ocurrió en un lugar donde normalmente se busca "consuelo y paz". También quiso recalcar que "no es la primera vez" que las iglesias de las comunidades negras del país han sido atacadas y anotó que este nuevo suceso plantea preguntas sobre una "parte oscura" de la historia de EE.UU.

Pero, más allá de los motivos del ataque, lo que "sí sabemos, una vez más, es que personas inocentes fueron asesinadas en parte porque alguien que quería hacer daño no tuvo problemas en conseguir un arma", enfatizó Obama.

De acuerdo con varios medios, Roof recibió de su padre un arma como regalo en su último cumpleaños.

"Seamos claros. En algún momento, como país tendremos que considerar el hecho de que este tipo de violencia masiva no sucede en otras naciones avanzadas. No sucede en otros lugares con esta frecuencia", reflexionó Obama. "Y está en nuestro poder hacer algo al respecto", agregó el presidente, que reconoció su fracaso en regular la posesión de armas.

"Un ser aterrador".

El homicida fue detenido en la esquina de una calle en el condado de Shelby, en Carolina del Norte, a 350 kilómetros de la escena del crimen, dijeron los investigadores policiales.

En el momento del arresto conducía un automóvil, estaba detenido en un semáforo en rojo y estaba armado.

"Se trata de un ser humano aterrador", declaró el alcalde de Charleston, Joseph Riley.

La familia de Dylaan Roof, estaba preocupada por él después de que el mes pasado descubriera que se sentía atraído por algunas teorías racistas.

Según la familia, el joven había confesado a algunos allegados que se había involucrado con algunos grupos que sostenían que el racismo "es una forma de vida". Sin embargo, para sus parientes y conocidos el presunto joven asesino era un joven tranquilo, gentil.

"Andaba bien en la escuela y amaba a los animales", recordaron. Pero, de repente, en los últimos años, su vida comenzó a cambiar: en 2010 dejó la escuela secundaria en Lexington a la que asistía y comenzó a llevar una vida cada vez más solitaria.

En febrero pasado fue arrestado por poseer estupefacientes en un centro comercial de Columbia: el informe de la policía lo describe vestido todo de negro y con una actitud agresiva hacia algunos empleados del centro comercial.

Al momento del interrogatorio, Roof dijo que estaba nervioso porque sus padres lo presionaban para que encontrara un trabajo. El joven fue puesto en libertad de la cárcel en Lexington, dos días después y luego del pago de una fianza de 5.000 dólares. En abril fue detenido nuevamente, pero en esta ocasión en el estacionamiento de un centro comercial, luego de que había recibido la orden de la Policía de mantenerse alejado de la zona, porque los empleados lo habían denunciado porque preguntaba sospechosamente sobre el número de personas que asistían al lugar y cuantas permanecían de vigilancia nocturna. Una vez más, Roof fue puesto en libertad bajo fianza. Ahora creen que planeaba allí su primer ataque.

Dylann Roof planeaba empezar una guerra civil.

Un amigo del sospechoso, Dalton Tyler, dijo a la cadena ABC News que Roof era partidario de la segregación racial y había "dicho que quería empezar una guerra civil". Dylann Roof proyectaba un clamoroso ataque desde al menos seis meses, reveló Tyler. Se trata de una suerte de tragedia anunciada, según el relato de la misma fuente. "Lo vi por última vez la pasada semana", reveló Dalton Tyler, quien conoció a Roof en la ciudad de Lexington, siempre en Carolina del Sur. "Se vio apoderado por las cuestiones como la segregación racial y decía que quería comenzar una guerra civil. Dijo —continuó Tyler— que haría cualquier cosa sensacional y que luego mataría". Tyler entonces confirmó que la pistola de Dylann era un regalo, por parte de uno de sus padres o de un pariente.

Roof durante su ataque mató a nueve personas, entre ellos un muchacho de 26 años, Tywanza Sanders, el cual era el más joven de las víctimas de la masacre en la iglesia en Charleston. Sobrevivientes y familiares están en shock.

"MADRE EMANUEL".

La iglesia es símbolo de toda la comunidad.

La iglesia Emanuel de Charleston es un "lugar sagrado" de la historia de la comunidad negra en Estados Unidos, destacó el jueves el presidente Barack Obama, marcada por la esclavitud, los movimientos por los derechos civiles y las tensiones raciales actuales.

"El hecho de que esto haya ocurrido en una iglesia negra plantea evidentemente preguntas acerca de una página sombría de nuestra historia", agregó. Obama evocó asimismo la muerte hace 50 años de cuatro niñas en un atentado con bomba contra una iglesia en Birmingham, Alabama (sur), y dio lugar a la marcha multitudinaria encabezada por Martin Luther King. Calificada por muchos fieles de "madre Emanuel", la Emanuel African Methodist Episcopal Church (AME), situada en el centro de Charleston, Carolina del Sur (sureste), ha jugado un importante papel en la ciudad como vínculo espiritual y lugar de encuentro de sus habitantes negros. Hay varias decenas de estas iglesias AME en Estados Unidos, que fueron fundadas por negros en reacción a las iglesias metodistas blancas que se negaban a recibirlos. Con sus muros de ladrillos blancos y su campanario coronado por una giralda, la elevada iglesia gótica AME de Charleston es una silueta familiar para sus habitantes, un modelo para la comunidad negra de todo el país. Fue creada en el 1700, cuando los esclavos comenzaron a reunirse allí para orar. Se constituyó formalmente con el nombre de Emanuel AME en 1816. AFP

Una víctima lo grabó a Roof con su celular.

Una de las nueve víctimas afroamericanas de la Iglesia de Charleston, Tywanza Sanders, subió un breve video filmado con su teléfono celular durante la ceremonia de oración que precedió a la masacre, donde se divisa al joven asesino Dylann Roof.

En el video también aparecen imágenes del reverendo Clementa Pinckney, que oficiaba la ceremonia religiosa, poco antes de desencadenarse la tragedia.

En la imagen, compartida en la red social Snapchat, se ve sentado al asesino Roof junto a otros asistentes.

Sanders era un aspirante a rapero y entre sus canciones una lleva el título "Whats Wrong Withe Being Black?", ("¿Qué hay de malo ser negro?"). ANSA

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)