LA CRISIS EN VENEZUELA

Otra jornada sangrienta en Venezuela con tres muertes

Al menos una de las víctimas de ayer era chavista; van 24 muertes en el mes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El "plantón" convocado por la oposición reunió a miles en Caracas. Foto: Reuters

Tres personas murieron ayer lunes en ciudades del oeste de Venezuela, en una nueva jornada de protesta contra el presidente Nicolás Maduro, con lo que suman 24 muertos en casi un mes de manifestaciones opositoras. "Hay un muerto en Mérida y dos en Barinas", confirmó una fuente de la Fiscalía, quien no precisó si se trata de opositores o seguidores del gobierno, aunque la Defensoría del Pueblo informó que uno de ellos es un chavista.

"Con trágico saldo de fallecido pro gubernamental (... que) se encontraba manifestando pacíficamente cuando presuntamente recibió un disparo. Hay también cinco jóvenes (heridos) que se debaten entre la vida y la muerte", declaró a la prensa el Defensor del Pueblo, Tarek William Saab.

La jornada de "plantón" de la oposición se realizó bajo un intenso sol, y convocó a miles de venezolanos que bloquearon vías importantes. Sentados o de pie en plena calle, los manifestantes, muchos de ellos vestidos de blanco y con banderas nacionales, se plantaron en la estratégica autopista Francisco Fajardo, al este de Caracas, y otras vías en las capitales de los estados Zulia, Mérida, Lara, Anzoátegui y Bolívar.

"Nos plantamos para que Maduro entienda que se tiene que ir. Nos tiene pasando hambre. No consigo leche para mi bebé de 16 meses", declaró a la AFP en la protesta Amalia Durán, ama de casa de 41 años, vecina del popular barrio de Petare.

La oposición exige elecciones generales y respeto a la autonomía del Parlamento, único poder público que controla, y asegura que seguirá en la calle hasta lograr las elecciones. "Las protestas pacíficas continuarán hasta que el señor Maduro respete la Constitución y cese su autogolpe. Si no hay respuesta de la narco corrupta cúpula madurista, al finalizar la jornada de hoy (por ayer) anunciaremos siguientes acciones", advirtió el líder opositor Henrique Capriles.

"¡Elecciones ya!".

Las protestas, que iniciaron el 1° de abril, se desataron después de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) se adjudicó las funciones del Legislativo. Aunque dio marcha atrás en esa decisión tras la presión internacional, la oposición exige la salida de Maduro del poder.

El presidente dijo el domingo querer "elecciones ya", en referencia a los comicios de gobernadores, postergados y que debieron celebrarse en diciembre pasado.

"Si convocan a elecciones regionales, hay que participar pero seguir en las calles hasta cambiar el poder", reaccionó el diputado opositor Miguel Pizarro.

Los comicios de alcaldes están previstos para este año y las presidenciales para 2018, un adelanto de las cuales es descartado por el gobierno.

"Estoy listo para lo que diga el Poder Electoral", insistió Maduro, quien asumió en abril de 2013 tras vencer por estrecho margen a Capriles, inhabilitado políticamente hace un mes al ser acusado de corrupción como gobernador del estado Miranda.

Siete de cada 10 venezolanos, según las encuestas, rechaza la gestión de Maduro, asfixiados por una crisis económica con severa escasez de alimentos y medicinas y la inflación más alta del mundo.

"Vengo porque estoy cansado. Recorrí más de 20 farmacias para comprar un antibiótico sencillo. Esto no puede ser así. Espero que al menos consigamos elecciones", dijo a la AFP Yorwin Ruiz, de 26 años, en el plantón del este de Caracas.

Pese a las advertencias de los opositores, Maduro reiteró su llamado al diálogo, congelado en diciembre luego de que sus adversarios lo acusaran de incumplir acuerdos que incluían un cronograma electoral. "Le pido al papa Francisco desde aquí que nos siga acompañando en el diálogo, porque hay una conspiración en Roma contra el diálogo en Venezuela y aquí también", aseguró el mandatario, sin abundar sobre ese complot.

Agentes antimotines dispersaron temprano con balas de goma y gases lacrimógenos pequeñas barricadas instalada en La California, en el este de Caracas, y en Nueva Esparta (Isla Margarita).

La mayoría de las manifestaciones de este mes degeneró en disturbios y enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, que las dispersan con bombas lacrimógenas y balas de goma. En algunos casos, acabaron en fuertes disturbios y saqueos. "Venezuela se planta contra la dictadura (...) a pesar de la represión. No nos vamos a rendir", dijo el vicepresidente del Parlamento, Freddy Guevara.

General Motors pagó a empleados y dejó el país.

La filial de General Motors en Venezuela despidió a casi 2.700 trabajadores en ese país. General Motors Co. anunció la semana pasada que el gobierno venezolano había confiscado ilegalmente su planta en la ciudad industrial de Valencia, una incautación que, según un comunicado de la compañía, les causó un daño "irreparable".

"GMV informa que se realizó a su cuenta la transferencia de sus prestaciones sociales por la finalización de la relación de trabajo", indica el mensaje de texto que le llegó a los trabajadores desde un número en Estados Unidos, según lo que contaron dos exempleados de la automotriz a Reuters. Durante 2016 y 2017 General Motors no ensambló ningún vehículo en la planta que por 35 años operaba en Venezuela, y solo continuaba fabricando repuestos con menos de un tercio del personal puesto que más de 2.000 empleados permanecían de permiso por la falta de materia prima.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)