Las dos campanas

Jeb Bush y los 17 candidatos en contra

Los candidatos a las primarias republicanas prometieron ayer dar marcha atrás en la apertura con Cuba si ganan las elecciones presidenciales de 2016 en EE.UU. y criticaron que el Gobierno de Barack Obama no invitara a la disidencia a la histórica reapertura de su embajada en La Habana.

"La visita del secretario de Estado, John Kerry, a La Habana es un regalo de cumpleaños para Fidel Castro (cumplió 89 años el jueves). Un símbolo del consentimiento del Gobierno de Obama a su legado despiadado", afirmó en un comunicado Jeb Bush, exgobernador de Florida y segundo de su partido en las encuestas.

El hijo y hermano de expresidentes se refirió así al viaje de Kerry a Cuba. Bush consideró que esta "reconciliación" se hace a "expensas de la libertad y la democracia que todos los cubanos merecen", por lo que la presencia de Kerry en la isla es, a su juicio, "especialmente insultante" para la disidencia.

"Que los valientes cubanos cuyo único delito es pedir libertad y democracia estén lejos de la ceremonia de apertura oficial de la Embajada de Estados Unidos es otra concesión a los Castro", añadió. En la misma línea se pronunció el senador por Florida Marco Rubio, hijo de cubanos. EFE

Demócratas cierran filas en torno a Obama.

Por su parte, los candidatos a las primarias demócratas volvieron a cerrar filas en torno a la política del presidente Obama hacia Cuba y celebraron la histórica reapertura de la embajada en La Habana tras más de medio siglo de enemistad. "La nueva embajada de Estados Unidos en La Habana nos ayuda a involucrar al pueblo cubano y contribuye a nuestros esfuerzos por un cambio positivo. Buen paso para los pueblos de Estados Unidos y Cuba", escribió la favorita demócrata Hillary Clinton en un mensaje de Twitter el pasado 1 de julio. "Aplaudo al presidente Obama y al secretario de Estado Kerry por avanzar hacia el desarrollo de relaciones diplomáticas normales con Cuba", opinó en la red social el senador y candidato a las primarias demócratas Bernie Sanders.

Por su parte, el senador demócrata Bob Menendez, hijo de inmigrantes cubanos, consideró "vergonzoso" que, a su juicio, Cuba haya logrado que no se invitara a los disidentes a la ceremonia de apertura.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)