FOTOGALERÍA

Israel en llamas: temen atentado

Ola de incendios en varias zonas del país; solo en Haifa evacuaron a 80.000 personas.

Miles de evacuados por ola de incendios en varias zonas del país. Foto: Reuters
Foto: Reuters
Foto: Reuters
Foto: Reuters
Foto: Reuters
Foto: Reuters
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Miles de evacuados por ola de incendios en varias zonas del país. Foto: AFP
  •  
ISRAELEFE Y AFP25 nov 2016

Estamos ante una ola de terrorismo incendiario". Así reaccionó ayer jueves el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, al comentar la cadena de fuegos que afectó a varios barrios de Haifa y que obligó a la evacuación de 80.000 personas, algo sin precedentes en esa ciudad.

Los servicios secretos israelíes sospechan que los incendios son una nueva forma de ataque de los palestinos.

Haifa tiene unos 280.000 habitantes y es la tercera ciudad de Israel, en la que conviven árabes y judíos. En 2010 ya se vio arrasada por un incendio que dejó 44 muertos.

Ayer al menos once barrios se vieron afectados por el fuego que comenzó en una zona boscosa en la parte suroeste de la ciudad. Dos campus universitarios en las colinas del monte Carmel —el de la Universidad de Haifa y el politécnico Technion— fueron desalojados, así como varios centros penitenciarios y médicos.

El incendio de Haifa se sumó a una cadena de fuegos que desde el martes afecta al país y que ha cortado carreteras y ha causado importantes daños materiales.

Ayer se detectaron varios focos en los cruces de Shaar Hagay (acceso a las montañas que conducen a Jerusalén), las ciudades de Rishón Letzión, Savión, Modiín y Cesarea, los asentamientos judíos de Talamón y Oranit y los alrededores de la ciudad árabe-israelí de Umm El Fahem, amén de otras zonas rurales.

A última hora de ayer, la Policía notificó otros cinco incendios en bosques de la Galilea Superior (norte del país).

En días anteriores, el fuego azotó al menos a otras cuatro localidades israelíes, entre ellas las afueras de Jerusalén, donde ayer seguía ardiendo uno de los focos.

El jefe de la Policía israelí, Roni Alshej, reveló que algunos de los incendios fueron provocados, aunque apuntó que "no se trata de una acción organizada, sino de (gentes) que han aprovechado la oportunidad".

"No quiero decir en qué caso se trata de incendio provocado para no generar más casos", afirmó.

Por su parte, el primer ministro Netanyahu, y el titular de Seguridad Interior, Guilad Erdán, describieron la situación como una "nueva forma de terrorismo".

"Estamos ante una ola de terrorismo incendiario. Todo incendio provocado es una forma de terrorismo, cualquiera que intente quemar partes del Estado de Israel será castigado", afirmó Netanyahu desde la ciudad de Haifa.

Ocho personas, de ellos al menos cuatro palestinos, según el servicio de noticias Ynet, han sido arrestadas como sospechosas de los fuegos y el servicio secreto ha sido destinado a las investigaciones.

Israel cree que lo que pudo comenzar por accidente ha acabado transformándose en una cadena de réplicas provocadas por una "ola de incitación en las redes sociales", denunció Erdán, quien mencionó los numerosos "post" en los que palestinos y árabes de toda la región instaban a provocar más incendios, y un anciano jeque que bendecía "el castigo de los cielos".

Se investiga asimismo si está relacionada con un polémico proyecto de ley del gobierno israelí para reducir el volumen de los altavoces en las mezquitas.

Alrededor de 1,4 millones de árabes israelíes (17,5% de la población), descendientes de los palestinos que se quedaron en sus tierras tras la creación del Estado de Israel en 1948, viven en el país. Pese a ser ciudadanos israelíes, muchos se consideran palestinos y simpatizan con su causa.

Ante la sospecha de que los incendios son causados por activistas pro palestinos, los líderes de la minoría árabe mostraron su indignación. "Hace cientos o miles de años que vivimos en este país y nunca le hemos prendido fuego", dijo el diputado árabe Ayman Odeh en un comunicado, agregando que los árabes también se habían visto afectados por los incendios.

El partido de Odeh, el Frente Democrático para la Paz y la Igualdad, informó que miles de familias árabes estaban dispuestas a acoger a los siniestrados, fuese cual fuese su religión.

Por su parte, el presidente palestino, Mahmud Abás, ofreció ayer la colaboración del servicio palestino de bomberos, ayuda que Israel ha aceptado.

Los incendios se han visto intensificados por fuertes vientos en la región y se han propagado rápidamente a causa de una sequía que afecta a la zona después del árido verano de Oriente Medio.

Debido a la fiereza del fuego y los múltiples focos, Israel ha pedido ayuda internacional para combatir la cadena de incendios, que afecta ya a más de cien hectáreas y ha dejado numerosas viviendas carbonizadas. Ayer aterrizaron desde Grecia y Chipre, países con los que hay acuerdos de cooperación para estos casos de emergencia, cinco aviones para la extinción de incendios y se esperaba también la llegada de aparatos de Croacia, Italia, Rusia, Turquía y Francia.

Además, Israel ha contratado los servicios de una empresa estadounidense para que envíe a la zona un "Supertanker", un gigantesco avión con capacidad para hacer continuos barridos de zonas forestales.

TESTIMONIOS.

Estudiantes uruguayos evacuados en Haifa.

Haifa es una ciudad portuaria, industrial y universitaria. Hace dos años fue declarada la "más inteligente" de Medio Oriente, según un índice que elabora el IESE Business School de la Universidad de Navarra en Barcelona. Hay dos universidades muy prestigiosas en Haifa. La Universidad de Haifa y la Technion, esta última es la que tiene más cantidad en el mundo de premios Nobel en Medicina. Ayer por los incendios ambas fueron evacuadas. Entre el 30% y 40% de la población de la ciudad es árabe. Los incendios, de todas formas, se dieron en barrios de familias mayormente judías-israelíes.

Los días previos a la quema de ayer, los informativos televisivos israelíes repetían la alerta de incendio para la zona norte israelí.

Sharon Lander estaba al tanto, pero no percibió la amenaza hasta las 12 del mediodía de ayer (hora local). Fue entonces cuando evacuaron el laboratorio de Neurociencias en la Universidad de Haifa, donde estudia su doctorado esta uruguaya de 27 años. Denia, un barrio residencial cercano a la Universidad, fue uno de los afectados por las llamas y llevó al cierre inmediato del centro educativo. Lander, que hace cinco años vive en Haifa, tuvo que refugiarse en su casa, a pocas cuadras. Hasta el cierre de esta edición no había sido evacuada de su vivienda porque los "vientos se direccionaban" hacia el lado contrario, contó a El País. Más que ver el fuego desde la ventana de su casa, esta uruguaya contó que teme "que todo esto haya sido intencional". Esta hipótesis que manejan las autoridades israelíes supondría un nuevo escalón de violencia: el pasaje de los cuchillos al fuego.

Tres horas después de que evacuaran el laboratorio de Lander, le tocó el turno a la Universidad Technion, donde estudia el uruguayo Eyal Abend (26). Este alumno de Ingeniería Biomédica y Física recibió un mensaje desde el Facebook de su universidad. "Dada la situación que se vive en Haifa", rezaba el comunicado, "el Technion decidió comenzar una evacuación gradual y controlada". Abend vive en las habitaciones del propio campus, las que no fueron desalojadas. "El humo prácticamente no nos llega, pero sí se siente un olor raro y muchos puntos de la ciudad están cortados".

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.