REINO UNIDO

Israel celebra un siglo de la Declaración Balfour

Netanyahu viajó a Londres invitado por el gobierno británico.

Benjamín Netanyahu recibido ayer por Theresa May en Londres. Foto: AFP
Benjamín Netanyahu recibido ayer por Theresa May en Londres. Foto: AFP

En una declaración de 67 palabras redactada hace 100 años, Reino Unido respaldó el establecimiento de un hogar patrio judío en Oriente Medio, lo que dio pie a un proceso que culminó en la creación del Estado de Israel.

Ayer jueves, líderes británicos e israelíes conmemoraron el centenario de la Declaración Balfour, llamada así por el ministro británico de Exteriores que la redactó, con un banquete en la mansión Lancaster House de Londres. Pero mientras la primera ministra Theresa May cenaba con su par israelí Benjamin Netanyahu, manifestantes protestaban para exigir que Reino Unido reconozca un Estado palestino.

"El motivo por el que está concitando tanta atención es por el conflicto que provocó ... aún está ahí y existe la sensación, particularmente en el lado palestino, de una injusticia continua", comentó Ian Black, académico del London School of Economics. "Realmente es un tema que está vivo y tóxico y amargamente divisivo", agregó.

Mientras Israel elogia a Arthur Balfour, al que ha dedicado nombres de calles y una escuela en Tel Aviv, los palestinos resienten su declaración como una promesa de Reino Unido de entregar tierras que no le pertenecían.

La disputada declaración está en la raíz del conflicto territorial palestino-israelí que, después de varias guerras y décadas de diplomacia internacional, permanece sin solución.

En Gaza, Ahmed Helles, un alto funcionario del movimiento Fatah del presidente palestino Mahmoud Abbas, dijo: "Reino Unido debería sentirse avergonzado y estigmatizado por esta promesa y no realizar celebraciones".

Reino Unido mantuvo el control de Palestina, que había estado bajo gobierno de los turcos otomanos, desde 1922 hasta fines de la Segunda Guerra Mundial. Israel declaró su independencia en 1948, al finalizar el mandato británico y después de que la ONU votó en 1947 a favor de una partición de Palestina en un Estado árabe y otro judío.

Ayer en Londres, la primera ministra Theresa May criticó la construcción de colonias israelíes en los territorios palestinos, al recibir a Netanyahu, con ocasión del centenario de la Declaración Balfour.

"Estoy segura de que abordaremos la cuestión del proceso de paz, y quisiera hablar de lo que consideramos como obstáculos y dificultades en ese proceso, especialmente las colonias ilegales", declaró la dirigente británica en una entrevista con Netanyahu en su residencia oficial, en el número 10 de Downing Street.

May afirmó asimismo que "Reino Unido sigue siendo favorable a una solución con dos Estados" en Oriente Próximo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)