MATA A 37 PERSONAS

El Estado Islámico vuelve a golpear Irak

Con el objetivo de mantener altas las tensiones sectarias entre sunitas y chiitas, el Estado Islámico golpeó con salvajismo nuevamente en Irak, atacando un mausoleo al norte de Bagdad, donde masacró a 37 personas.

La acción ocurrió después del ataque del domingo pasado en la capital de ese país, que causó 292 víctimas fatales y al que el primer ministro Haidar Abadi respondió en las últimas horas con el despido de los líderes militares y de seguridad de la ciudad.

Este nuevo atentado contra un símbolo chiita se produjo ayer por la tarde en el mausoleo de Seyed Mohammad, hijo del décimo imán de ese grupo Alí al Hadi, donde una multitud de fieles participaba en las celebraciones por el final del mes de Ramadán.

El lugar de culto se encuentra en Balad, 80 kilómetros al norte de Bagdad y 40 kilómetros al sur de Samarra, donde enterraron a Alí al Hadi y al décimo primer imán, Hasan al Askary.

Estos mausoleos chiitas se levantaron en áreas predominantemente sunitas y es evidente la intención de los milicianos del Estado Islámico, que son sunitas, de hacer estallar nuevos conflictos sectarios para llamar la atención en esta región.

En 2006, un ataque a la tumba del imán Alí al Hadi había dado paso a una guerra intestina que se prolongó por dos años y causó decenas de miles de muertos.

De acuerdo con una reconstrucción de las fuerzas de seguridad, fue justo antes de la medianoche, cuando un atacante suicida se inmoló en la entrada del mausoleo de Seyed Mohammad allanando el camino para que otro kamikaze se hiciera estallar en el interior. Al mismo tiempo otros yihadistas dispararon contra las personas que se encontraban en el patio, mientras que un tercer atacante suicida murió antes de que pudiera hacerse estallar. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)