los cristianos coptos vistiendo mameluco naranja con los verdugos

El Estado Islámico divulga otro video con 21 decapitaciones

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) difundió ayer un video en el que muestran la ejecución de una veintena de cristianos coptos egipcios que habían sido capturados en Libia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Estado Islámico. Foto: Captura de Pantalla

En la grabación, de cinco minutos y un segundo de duración y cuya autenticidad no pudo ser verificada, aparece el grupo de civiles egipcios trasladados por extremistas enmascarados, supuestamente en la capital libia, Trípoli, donde fueron decapitados.

El video, emitido por una de las productoras del EI, “Al Hayat”, fue difundido en foros yihadistas bajo el título “Un mensaje firmado con sangre para la nación de la cruz”, en referencia a los cristianos.

En las imágenes, aparecen varios extremistas, vestidos de uniformes negros, sujetando a los rehenes por la espalda y trasladándolos en fila por la orilla del mar, en lo que parece una playa, que, según escriben en el video, está localizada en el norte de Trípoli, en la costa del mar Mediterráneo.

Las víctimas, que vestían el uniforme naranja con el que los yihadistas visten a sus rehenes, llevaban las manos atadas a la espalda y no mostraban signos de resistencia, aunque varios de ellos aparecen rezando antes de su decapitación por parte de sus verdugos.

Uno de los yihadistas, que hablaba en un perfecto inglés, advirtió, antes del asesinato, de que se trata de un acto en reacción “a una guerra de los cruzados” contra el EI.

Además, en la filmación se precisa que el asesinato de la veintena de coptos es una “venganza por Camelia” Shehata, una mujer copta que supuestamente se convirtió al islam en 2005 y cuyo caso fue muy polémico durante los últimos años de mandato del expresidente egipcio Hosni Mubarak depuesto en 2011.

Shehata se refugió o fue retenida en un monasterio, según distintas versiones, lo que desató las protestas de la mayoría musulmana de Egipto, que reclamaba que fuera liberada por la Iglesia. El EI difundió el pasado 12 de febrero en internet las fotografías de los 21 coptos supuestamente secuestrados en el número 7 de su revista en inglés “Dabiq”.

En enero pasado, al menos 13 trabajadores coptos fueron tomados como rehenes por unos asaltantes, que se cree son miembros de una brigada islamista, en la ciudad de Sirte, en el norte de Libia. Sirte, a 500 kilómetros al este de Trípoli, está en manos de las milicias islamistas, entre ellas Ansar al Sharia, filial del EI en Libia y que el Consejo de Seguridad de la ONU añadió el pasado diciembre a su lista de organizaciones terroristas.

El Congreso Nacional General (CNG), gobierno rebelde establecido en Trípoli, acordó ayer formar una fuerza conjunta para mantener la seguridad en la ciudad oriental libia de Sirte, y contra los grupos yihadistas afines al Estado Islámico (EI) que comienzan a surgir en el centro-oeste de Libia.

En una sesión extraordinaria celebrada en la sede del Parlamento en la capital, en la que participaron altos cargos del Ejecutivo de la inteligencia militar, los participantes exigieron además la formación de una cámara de operaciones que sirva para devolver “la legitimidad del Estado libio a las instalaciones e instituciones” de la zona.

La misión de esta cámara será supervisar la situación militar y de seguridad y coordinar la acción de los miembros de la fuerza conjunta, el Ministerio de Interior, el Estado Mayor y los aparatos de inteligencia policial e inteligencia militar.

Libia es un estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en octubre de 2011 la OTAN apoyó con bombardeos aéreos a los rebeldes y contribuyó a derrocar el régimen de Gadafi.

Desde entonces, esta nación mediterránea está dividida, con un gobierno rebelde en Trípoli y otro internacionalmente reconocido en Tobruk, que luchan por el control de la política y de los recursos naturales, en especial el crudo.

Egipto se haya en estado de alerta máxima

El presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, convocó ayer una reunión urgente del Consejo de la Defensa Nacional tras la difusión del video en el que los yihadistas ejecutan a una veintena de coptos en Libia. Víctimas que además tenían la nacionalidad egipcia. Este Consejo, máximo órgano de decisión en asuntos de seguridad nacional de Egipto, está formado por el jefe de Estado, jefe de la Inteligencia y los ministros egipcios de Defensa, Interior, Exteriores y Finanzas.

También forman parte de ese organismo los comandantes de los principales departamentos del Ejército, entre otros.

En un comunicado recogido por la agencia estatal de noticias, Mena, la Presidencia egipcia también declaró siete días de luto por el asesinato de los coptos.

Por otro lado, el portavoz de la Iglesia Ortodoxa, el arzobispo Bolos Halim, confirmó que las víctimas que aparecen en el video difundido por los yihadistas son los 21 egipcios secuestrados en Libia a principios de año por milicianos leales al grupo Estado Islámico. “Hemos visto el doloroso video y podemos afirmar con convicción que los muertos son nuestros hijos secuestrados en Libia”, agregó Halim en declaraciones a la agencia de noticias egipcia Mena.

El pasado viernes, el presidente egipcio Al Sisi instó a la comunidad internacional a hacer frente al terrorismo “en todas sus formas y manifestaciones”, puesto que está amenazando a los países de la región y al resto del mundo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)