NUEVOS IMPLICADOS

Investigan a una monja por entrar dólares al convento

Sospechan que colaboró con un exjerarca K para esconder dinero negro

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Las monjas ayudaron a ingresar el dinero a la casa", dijo el fiscal. Foto: Captura video

Un fiscal argentino pidió citar a declaración indagatoria a, entre otros, una de las monjas del convento en el que fue detenido el exsecretario de Obras Públicas José López cuando intentaba presuntamente introducir bolsas con casi 9 millones de dólares, según informaron ayer fuentes jurídicas.

Además, solicitó también que sea llamada a declarar la esposa de López, María Amalia Díaz, y dos empresarios ligados a la obra pública en el kirchnerismo, Andrés Galera y Eduardo Gutiérrez.

El fiscal federal Federico Delgado pidió citar a la religiosa Celia Inés Aparicio después de que apareciera en nuevas imágenes difundidas este martes en el canal Telefé de Argentina ayudando a López a introducir, en la madrugada del pasado 14 de junio en el convento de la provincia de Buenos Aires donde ella vive, las bolsas con el dinero, por lo que él fue detenido esa misma noche.

"Las monjas no se limitaron a monitorear la llegada de López al convento, también lo recibieron y ayudaron a ingresar el dinero a la casa. Se manejaron con mucha tranquilidad teniendo en cuenta que a centímetros de la puerta había un fusil apoyado en el piso de la galería", señala el fiscal.

"En esta secuencia de imágenes se puede ver a quien sería la monja Celia Inés Aparicio en el preciso instante en que ingresa las mochilas y los bolsos que contienen el botín, junto a José López", añade Delgado.

Sobre la religiosa más anciana del convento, la madre Alba, Delgado cree que tiene responsabilidad en los hechos pero pidió que se le realicen exámenes médicos para determinar si puede ser sometida a una causa judicial.

Las llamadas.

Además, el miembro del Ministerio Público subraya que según se desprende de la investigación, entre la noche del 13 de junio y la madrugada del 14, la madre Alba, encargada del monasterio, se comunicó telefónicamente con la esposa de López hasta en 11 oportunidades.

En el detalle del cruce de la comunicación telefónica se determina que Díaz y Fernández hablaron en total unos 15 minutos. El primer llamado fue la noche del 13, a las 20.35 y duró apenas cinco segundos. El último fue en la madrugada del 14, a las 1.29 (duró 30 segundos), poco menos de dos horas antes de que López se presentara al convento.

Hubo tres comunicaciones que duraron más de un minuto: a las 0.43 (4 minutos, 32 segundos), a las 0.48 (2 minutos, 12 segundos) y a las 0.55 (4 minutos, 33 segundos).

De las once llamadas, solo dos provinieron del celular de la esposa del exjerarca K. Todas las demás las inició la madre superiora desde su teléfono.

El fiscal Delgado ponderó esta información para determinar la complicidad de las monjas y de Díaz con López.

"Esos contactos, en apariencia inocuos, adquieren preponderancia porque la madre Alba no solo vivía en el monasterio Nuestra Señora de Fátima de (la localidad bonaerense de) General Rodríguez sino que se encontraba a su cargo. Es decir, era responsable del lugar elegido por López para esconder su botín", escribió el fiscal.

El dictamen fue presentado ante el juez federal Daniel Rafecas, que dirige una investigación contra López abierta hace ocho años por presunto enriquecimiento ilícito.

Respecto a la esposa de López, el fiscal relata que hubo un "contacto fluido", tanto personal como telefónico, entre ambos las horas previas a la detención "y también cuando este ocultó el dinero".

"Todo confluye en López. López no se enriqueció por casualidad, sino por el ejercicio de la función pública", concluyó Delgado, convencido de que confluyen dos personajes "clave" que han acrecentado su fortuna por sus lazos estrechos con el Ministerio de Planificación Federal y la Secretaría de Obras Públicas.

Esos son Galera y Gutiérrez, los dos funcionarios K, quienes a su juicio junto a López "conformaron un verdadero triángulo en el cual se confunden sus patrimonios".

Palabras de la monja.

A principios de julio, la hermana Celia Inés habló de los hechos en declaraciones al canal TN.

"Le abrí y me dijo acá traigo esto para el monasterio y yo creí que eran bolsos con comestibles; le dije que los dejara en la cocina", dijo la religiosa.

En la filmación se observa además cómo López abandona después el edificio principal del monasterio, sin retirar el arma del suelo junto a la puerta, y posteriormente llega la Policía, que se sorprende al ver el fusil.

Es así que fue detenido al ser pillado "in fraganti", luego de que un vecino de la zona del convento alertara por teléfono a los efectivos al ver movimientos sospechosos en el lugar de madrugada.

Tras esos hechos y la incautación del dinero por parte de los efectivos, López quedó detenido por presunto lavado de dinero y por portar un arma sin un permiso vigente. Hoy está preso en la cárcel de Ezeiza.

Lo que se creía y las sospechas

DE VÍCTIMAS A CÓMPLICES

Lo que se creía: que eran víctimas. Se decía que las monjas habían sido tomadas por sorpresa por la presencia del exsecretario de Obras Públicas kirchnerista José López en el convento con los bolsos con 9 millones de dólares. Habían dicho que López les pidió comida.

Lo que está en duda: la complicidad. El video divulgado el martes de noche por Telefé muestra cómo las monjas asisten a López. La hermana Inés se asoma más de una vez, hasta que en un momento le pide que espere. Luego esa monja junto a otra le abren la puerta y, con naturalidad, ingresan los bolsos.

DEL NERVIOSISMO A LA TRANQUILIDAD

José López habría estado nervioso, desesperado y apurado por dejar los bolsos y el arma, según informaron los medios argentinos poco después de que fuese capturado. “Tenía cara de nervioso, de desorbitado”, confesó una de las monjas poco después de que fuera detenido.

Las imágenes de las cámaras de seguridad del convento, que secuestró la Justicia y Telefé puso al aire, muestran a López calmo, como si lo esperaran. Aguarda algunos minutos hasta que empieza a ingresar los bolsos con las monjas. Se retira caminando a las 4:40. Poco después, lo detuvieron.

UN HORARIO CONTRADICTORIO

El video pone en duda, además, la versión oficial de las autoridades de la policía bonaerense sobre la detención de López. Primero se dijo que lo habían esposado mientras arrojaba los bolsos por encima del cerco exterior del convento, poco después de las 4 de la mañana.

Pero ahora se ve en las imágenes que López está en el interior de la cocina del convento hasta las 4.40 de la madrugada y que sale del lugar en libertad, y con una bolsa de escones en la mano que tomó de la cocina. Una de las monjas dijo que los escones los había robado de “angustiado”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)