LAS INTERNAS EN EL GOBIERNO DE TRUMP

Las intrigas palaciegas desangran la Casa Blanca

Trump cesó al jefe de Gabinete, Priebus, enfrentado al nuevo director de Comunicación, Scaramucci.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Con apenas 6 meses en Casa Blanca, ya renovó a parte de su equipo. Foto: Reuters

Otra baja en el equipo de Donald Trump. El presidente de Estados Unidos nombró ayer viernes al secretario de Seguridad Interna, John Kelly, como nuevo jefe de gabinete, desplazando a Reince Priebus, quien lo acompañó desde su primer día en la Casa Blanca.

Priebus, quien se desempeñó durante varios años como presidente del Comité Nacional del Partido Republicano, había sido una pieza clave en la formación del gobierno después de las elecciones, en el comité de transición. Sin embargo, la llegada de Anthony Scaramucci a la Casa Blanca como nuevo jefe de Comunicación selló la suerte de Priebus.

De acuerdo con Scaramucci, Priebus bloqueó durante cinco meses su llegada a la Casa Blanca. Además, Scaramucci llegó a la conclusión de que Priebus era el principal responsable por la incontenible secuencia de filtraciones a la prensa de datos internos de la Casa Blanca.

Esta semana Scaramucci realizó una explosiva llamada telefónica a un periodista para presionarlo para que le dijera quién le filtraba informaciones desde la Casa Blanca, y el contenido de la conversación se tornó público. En esa conversación, Scaramucci definió a Priebus como un "jodido esquizofrénico paranoico", y adelantó que sus horas como jefe de Gabinete estaban contadas ya que lo habían identificado como el principal responsable por las filtraciones a la prensa.

Las tensiones entre Scaramucci y Priebus había tornado literalmente explosivo el clima en la Casa Blanca en los últimos días.

El anuncio del nombramiento de Kelly y el cese de Priebus lo hizo el propio Trump por Twitter. El presidente, pese a destituirlo, elogió a su ahora exjefe de Gabinete. "¡Juntos logramos muchas cosas y estoy orgulloso él!", subrayó el gobernante.

Según medios estadounidenses, Priebus habría presentado su dimisión este jueves, algo que Trump no precisó en sus mensajes. A continuación, Trump calificó al sustituto de Priebus, John Kelly, como "un gran líder y un gran estadounidense" y "una verdadera estrella de mi Gobierno", al tiempo que destacó su "trabajo espectacular" al frente del Departamento de Seguridad Nacional.

La salida de Priebus se produce una semana después de la renuncia de Sean Spicer como portavoz presidencial y la designación de Scaramucci, con lo que se cierra una renovación importante en el seno de la Casa Blanca en apenas seis meses de gobierno.

Scaramucci ha confirmado todos los temores que pesaban sobre él. Además de acusar a Priebus de ser "un jodido paranoico esquizofrénico", Scaramucci también se ha lanzado contra el estratega jefe de Trump, Stephen Bannon ("yo no intento mamármela como él"), y ha presionado sin escrúpulos al conocido periodista de The New Yorker Ryan Lizza.

El primer detonante de este estallido fue la publicación el martes en Politico del informe patrimonial de Scaramucci. Un expediente anodino, del que ya se conocía prácticamente todo, pero que el aludido, un pequeño tiburón financiero de Nueva York, tomó como una "filtración criminal" y un ataque a su persona. De poco sirvió que se le hiciera notar que la información era de acceso público, Scaramucci lo consideró un delito y exigió una investigación del FBI.

La siguiente erupción llegó el miércoles, cuando Lizza publicó que Scaramucci estaba cenando en la Casa Blanca con Trump, su esposa Melania, el presentador de Fox, Sean Hannity, y el dimitido ejecutivo de la cadena Bill Shine. Una noticia más que habría pasado rápidamente al olvido si no fuera porque Scaramucci vio algo oscuro agitándose detrás y llamó directamente a Lizza.

—"¿Quién te lo ha filtrado?", fue su primera pregunta. Ante la negativa de Lizza, el cancerbero de Trump se desató. Afirmó que estaba dispuesto a destituir a todo el equipo de comunicación de la Casa Blanca.

—"¿Fue un asistente del presidente?", insistió y, al no obtener la respuesta deseada, espetó: "OK. Voy a despedirlos a todos y así tú no habrás protegido a nadie".

Encolerizado, culpó a Priebus de las filtraciones y anunció que iba a caer.

¿Es posible Sobrevivir en un nido de serpientes?

El nombramiento de Anthony Scaramucci (53) como director de Comunicaciones de la Casa Blanca parece destinado a transformar el equilibrio de poder en el dividido gobierno de Trump, si logra sobrevivir. Funcionarios de la Casa Blanca dicen que Trump está impresionado por el desempeño de su nuevo fichaje. Pero para los buenos conocedores de la Casa Blanca, a menudo comparada con un nido de serpientes, Scaramucci debe cuidarse las espaldas. AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)