Es pequeña y tiene 33.000 habitantes; Grecia solicita más apoyo a la UE

Más de 7.000 inmigrantes "invadieron" una isla griega

Grecia desplegó ayer refuerzos policiales en la isla de Kos, en el mar Egeo, desbordada por la llegada de más de 7.000 migrantes y refugiados, en su mayoría originarios de Siria y Afganistán, con la finalidad de evitar incidentes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Policía griega trata de contener a los miles de migrantes que coparon Kos. Foto: Reuters.

Unos 40 policías de las fuerzas antidisturbios griegas (MAT) llegaron al día siguiente del llamado de ayuda lanzado por el alcalde de la isla, quien advirtió que había "riesgo de que corriera sangre".

"Dos escuadrones de MAT, o sea cuarenta efectivos, llegaron a Kos. También serán enviados refuerzos a las otras islas del este del mar Egeo", indicó un portavoz de la Policía.

Otra iniciativa fue la de enviar un barco capaz de albergar hasta 2.500 personas y tomarlas a su cargo administrativamente será enviado "inmediatamente" a Kos, informó el gobierno heleno, hasta ahora muy criticado por su pasividad.

Además, el comisario europeo para Asuntos interiores, Dimitris Avramopoulos, presidirá el jueves en Grecia una reunión de urgencia, según anunció en su cuenta en la red social internauta Twitter.

La prensa además señalaba el envío de un total de 250 hombres suplementarios para apoyar a las fuerzas locales en las islas ubicadas en primera línea, ante la creciente afluencia de migrantes llegados desde la vecina Turquía.

El alcalde de Kos, Giorgos Kiritsis, indicó a la AFP que la situación "se había calmado" tras los incidentes ocurridos en la víspera, aunque se mantenía "tensa" a causa del gran número de personas a la espera de ser registradas por las autoridades. Más de 7.000 hombres, mujeres y niños arribaron a esta isla con una población de 33.000 habitantes, destacó.

El martes, agentes de Policía intentaron controlar a golpes de bastón y con extinguidores de fuego una verdadera avalancha de centenares de estos migrantes, que intentaban obtener el "salvoconducto" que les permita continuar su viaje hacia la capital Atenas o hacia otros países europeos.

En la víspera, un agente fue suspendido de sus funciones tras haber sido filmado abofeteando a un migrante que se había acercado demasiado a un puesto policial local.

"Desde el comienzo de la semana, agentes del servicio de Inmigración están de refuerzo en Kos para acelerar los trámites administrativos. Esperamos que de aquí al viernes la mayoría de los migrantes en espera habrán podido registrarse y dejar la isla", explicó Kiritsis.

El estadio y el gimnasio de la ciudad fueron destinados para realizar estas gestiones, paralelamente con la comisaría de Policía. Fue en el exterior del estadio donde ocurrieron los incidentes el martes pasado.

MSF cuestiona.

La mayoría de los migrantes mudaron su campamento improvisado, desmontando las tiendas levantadas a lo largo de las calles del puerto de la isla, una ciudad muy turística que no dispone de estructuras adecuadas para acoger refugiados.

La ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) acusó a las autoridades griegas de no haber intentado instalar infraestructuras apropiadas para recibir a los refugiados, luego de que éstas reconocieran su responsabilidad en casos de maltrato.

Según MSF, el estadio de la ciudad "carece de instalaciones sanitarias, sombra y abrigo", deplorando que sean "expulsados de un lugar hacia otro".

"Antes asistíamos a la ineficacia del Estado. A continuación a los abusos del Estado, con la Policía utilizando cada vez más la fuerza contra estas personas vulnerables", declaró el director de operaciones de MSF, Brice de la Vigne.

En otra parte del Mediterráneo, los migrantes socorridos el martes en una embarcación semihundida frente a Libia señalaron que unos sesenta habían desaparecido, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) que habló con los sobrevivientes a su llegada a la isla italiana de Lampedusa, cercana a África.

Según los primeros elementos brindados por los rescatados, había entre 117 y 120 personas en la embarcación, todas originarias del África subsahariana (Ghana, Malí, Nigeria, Camerún, entre otros países).

Los servicios españoles de salvamento en el mar anunciaron por su parte, este miércoles de madrugada en su cuenta en Twitter, que "13 hombres de origen magrebí" fueron auxiliados cuando navegaban en una embarcación precaria en el Mediterráneo, frente a las costas del puerto pesquero de Carboneras (Andalucía, sur de España). Por otra parte, traficantes de humanos fueron detenidos en Alemania y España. En España, 12 fueron arrestados al mismo tiempo que 85 albaneses con documentos falsos.

La marina de italia rescata a otros 173 migrantes.

La Marina Militar italiana confirmó ayer el rescate en las últimas horas de un grupo de 173 inmigrantes que navegaban en dos lanchas neumáticas en las aguas del Canal de Sicilia con destino a Italia. La Marina Militar comunicó que los rescates tuvieron lugar el martes en dos operaciones de salvamento desplegadas en el Mediterráneo. En la primera fueron auxiliados 119 inmigrantes, mientras que en la segunda, 52. Además, fueron socorridas otras dos personas que, tras el hundimiento de la segunda lancha, pudieron aferrarse a dos barriles y flotar en el mar. Según el relato de la Marina, la segunda lancha neumática fue avistada por un helicóptero que patrullaba la zona y que, tras ver el estado precario de la embarcación, dio el aviso a las naves de la Marina cercanas. EFE

Grecia deberá ajustar del 4 al 5 % de su PIB.

Grecia tendrá que aplicar dentro del tercer rescate financiero acordado con sus socios del euro ajustes que supondrán del 4 al 5 % del PIB del país, así como reformas en las pensiones, eliminación de subsidios a los agricultores y un estricto calendario de privatizaciones. Así lo dispone el Memorando de Entendimiento acordado por Atenas y las instituciones acreedoras y que aún tiene que recibir el visto bueno de los socios de Grecia en la Eurozona. El documento establece un rescate de entre 82.000 y 86.000 millones de euros, acompañado de un programa de tres años de duración durante los que los socios de Grecia exigen al país que emprenda una detallada y amplia lista de reformas y ajustes. "En total, el paquete fiscal especifica un paquete de ajuste en un rango del 4 al 5 % del PIB, durante el horizonte programado", explica un documento de síntesis que acompaña el acuerdo técnico alcanzado el martes pasado. Esta exigencia también "garantiza" que la ayuda concedida al país se mantenga en torno a las cantidades citadas, de manera que fuentes comunitarias explicaron que en ningún caso se espera superar el tope de los 86.000 millones de euros. Además, matizaron que la cantidad que finalmente desembolse la Eurozona dependerá en buena medida de la contribución que haga el Fondo Monetario Internacional (FMI), sin cuya participación países como Alemania han descartado un nuevo rescate. El Memorando de Entendimiento incluye los objetivos de superávit primario: un 0,5 % el próximo ejercicio, un 1,75 % en 2017 y un 3,5 % en 2018.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)