BRASIL EN VILO

Informe en Diputados pone a Temer al borde del juicio

El relator del caso, el oficialista Zveiter, recomienda pasar el tema a la Corte.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El presidente Temer pierde apoyo entre sus aliados parlamentarios. Foto: Reuters

Michel Temer está en jaque. La comisión de Diputados que analiza la denuncia por corrupción pasiva que presentó contra el presidente el fiscal general Rodrigo Janot, va camino a recomendar un juicio. "Por ahora, tenemos indicios suficientes para recomendar que la denuncia sea acogida"; son "indicios suficientes de materialidad" y "la acusación no es fantasiosa", declaró Sergio Zveiter, instructor de la Comisión de Constitución y Justicia de la Cámara de Diputados.

Zveiter pertenece al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que lidera el propio Temer, pero aún así consideró que "la sociedad tiene derecho a una verdad" que solo podrá conocerse en un juicio.

El parecer de Zveiter debe ser sometido, en principio esta semana, al voto de los 66 diputados de la comisión. Pero, independientemente del resultado, corresponderá al plenario de la Cámara decidir si el caso debe pasar al Supremo Tribunal Federal (STF), única instancia capaz de abrir un juicio contra Temer. Si ello finalmente ocurre, el mandatario sería apartado del cargo por un máximo de 180 días, abriendo una nueva crisis poco más de un año después de la destitución de Dilma Rousseff.

En el plenario de la Cámara, de los 513 diputados, es necesaria al menos una mayoría de dos tercios (342 votos) para autorizar al Supremo a iniciar un juicio penal al presidente.

En el caso de que lo suspendan por 180 días, Temer sería cubierto por el presidente de la Cámara Baja, Rodrigo Maia, un fiel aliado pero ya barajado por sectores del propio PMDB como una alternativa ante un eventual juicio penal. Si Temer fuera declarado culpable, sería destituido y el Congreso debería elegir a su sucesor 30 días después. De lo contrario, retomaría su presidencia.

El fiscal Janot fundamentó su acusación en testimonios de ejecutivos del grupo JBS, que en el marco de un acuerdo de cooperación revelaron que sobornan a Temer desde 2010 a cambio de favores políticos. Además, entregaron un explosivo audio grabado por el dueño de ese grupo, Joesley Batista, durante una reunión que tuvo con Temer en la residencia oficial y en el que relata, frente al silencio del mandatario, diversas maniobras ilegales que hacía en beneficio de esa empresa ante ministerios e incluso algunos jueces.

La acusación también sostiene que Temer sería el destinatario de 500.000 reales (unos 152.000 dólares) que su antiguo asesor Rodrigo Rocha Loures recibió del grupo JBS y le fueron entregados en una pizzería, lo cual fue filmado por la Policía Federal.

Película de terror.

Las graves acusaciones contra Temer han minado su base política.

Así como en el PMDB existen alas disidentes que se inclinan por acoger la denuncia, también hay un visible malestar en el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), otra de las más importantes fuerzas de la coalición gobernante (ver recuadro). El expresidente Fernando Henrique Cardoso, una de las figuras históricas del PSDB, ya le pidió a Temer que presente su renuncia, en un "gesto de grandeza".

Según analistas políticos, un posible abandono del PSDB sellaría la suerte de Temer, pues daría más fuerza a los sectores díscolos del PMDB y abriría la puerta a una desbandada general en las fuerzas que aún respaldan al mandatario.

Es que dentro del partido de Temer cada vez son más las voces que promueven su salida. Por ejemplo, el senador Renan Calheiros, uno de los más influyentes dirigentes del PMDB, propuso en una entrevista divulgada ayer por Folha de San Pablo al diputado Maia para sustituir a Temer. "No debemos descartar a Rodrigo Maia como alternativa constitucional y como el primero y decisivo paso para esa inevitable travesía que debemos hacer", manifestó Calheiros. "El problema de Temer es que él siempre fue la punta más vistosa, más diplomática de un iceberg. Las investigaciones estallaron la parte que estaba bajo el agua. Y ahora que la parte de abajo se desintegra, la parte de encima naufraga", aseveró, al tiempo que comparó al gobierno con "una película de terror".

Coalición de gobierno a punto de quebrarse

El Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), principal aliado del presidente Michel Temer, podría salir de su coalición después de que el Congreso vote una serie de reformas económicas en las próximas semanas, publicó ayer lunes el diario Estado de S. Paulo. El gobernador del estado de San Pablo, Geraldo Alckmin, un alto líder del PSDB y probable candidato presidencial, dijo al diario Estado que no existen motivos para participar en el gobierno después de que se voten las reformas. Temer, que pertenece al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), está promoviendo una serie de reformas para reducir el déficit fiscal, como un cambio de la legislación laboral y de pensiones. Se prevé que los senadores voten sobre la reforma al código laboral hoy martes. El respaldo a Temer ha disminuido después de que el fiscal general Rodrigo Janot presentó acusaciones de corrupción contra el mandatario a fines del mes pasado.

Rodrigo Maia, un sucesor bajo sospecha

Rodrigo Felinto Ibarra Epitácio Maia pude ser el próximo presidente de Brasil. Apodado "Botafogo", como el famoso equipo de fútbol de Río de Janeiro del que es hincha, Maia preside la Cámara de Diputados desde febrero de este año, cuando su antecesor, Eduardo Cunha, cayó en desgracia por las denuncias de corrupción que lo llevaron a presión. Maia también está bajo sospecha, y figura, con el nombre de "Botafogo", en la lista de la constructora Odebrechet de supuestos pagos de coimas. Pero eso no impidió que sus pares lo votaran para presidir la cámara. Y ese hecho lo pone ahora a las puertas del Palacio de Planalto, la sede del Poder Ejecutivo en Brasil. Pero todavía debe esperar que prospere el juicio político al presidente Michel Temer, como en su momento esperó el propio Temer por el juicio a Dilma Rousseff.

Rodrigo Maia nació hace 47 años en Santiago de Chile, donde su padre, César Maia, integrante del Partido Comunista Brasileño, se exilió escapando de la dictadura militar que se instaló en 1964 en Brasil. La familia regresó a Brasil en 1973. Maia padre fue tres veces intendente de Río de Janeiro y en su carrera política tuvo un viraje que lo llevó de la extrema izquierda a la ultraderecha. Maia hijo integra el partido Demócratas (DEM), socio de Temer en el gobierno. Estudió economía en la Universidad Candido Mendes, y en la década de 1990 trabajó en los bancos BMG e Icatu. Inició su carrera política en 1996, cuando asumió como secretario de Gobierno de la Prefectura de Río de Janeiro. Dos años más tarde, en 1998, fue elegido por primera vez como diputado federal por Río de Janeiro, siendo reelegido en 2002, 2006, 2010 y 2014.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)