conflictos bélicos y persecución desatan éxodo de 60 millones de personas

Incontenible marea de refugiados

Sesenta millones de personas han sido desplazadas de sus hogares por la guerra y la persecución, un éxodo global sin antecedentes que ha significado una carga para países frágiles con sucesivas olas de personas, y ha diseminado por desiertos y mares los cuerpos de los que murieron intentando llegar a un lugar seguro.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Kurdos, asediados por el Estado Islámico, esperan para cruzar hacia Turquía. Foto: Reuters

Las nuevas cifras difundidas por la agencia de refugiados de Naciones Unidas pintan un estremecedor cuadro de un mundo, en el que estallan conflictos nuevos, en tanto los viejos no merman, haciendo ascender el total de personas desplazadas a un récord de 59,5 millones a fines de 2014, que es el último dato conocido. La mitad de los desplazados son niños.

Casi 14 millones de personas fueron nuevos desplazados en 2014, de acuerdo con lo que indica el informe anual del Alto Comisionado de Naciones Unidas para Refugiados. En otras palabras, decenas de miles de personas fueron obligadas a abandonar sus hogares cada día y "buscar protección en otro lugar" el año pasado, reveló el informe.

Eso incluyó a once millones de personas que se diseminaron dentro de las fronteras de sus propios países, la cifra más alta registrada en los 50 años de historia de la agencia.

Decenas de millones más huyeron en los años anteriores y permanecen atascadas, a veces por décadas, sin la posibilidad de retornar a sus hogares o encontrar uno nuevo permanente, según la agencia para refugiados. Esa cifra incluye a más de 2,5 millones de desplazados en la región de Darfur, en Sudán (África), y 1,5 millones de afganos que todavía viven en Pakistán.

Cuando los refugiados huyen de sus propios países, la mayoría termina en las naciones menos desarrolladas del mundo, con Turquía, Irán y Pakistán, habiendo recibido a la mayoría. Uno de cada cuatro refugiados ahora encuentra protección en los países más pobres del mundo, con Etiopía y Kenya, en África, tomando a muchos más refugiados que, por ejemplo, Gran Bretaña y Francia. El informe establece que "la distribución global de refugiados permanece fuertemente sesgada lejos de las naciones más ricas y hacia las menos ricas". Aún así, se produjo en las capitales de Europa una aguda reacción contraria a las olas de personas que cruzan el Mar Mediterráneo, incluyendo muchos que huyen de los conflictos y la represión en países como Siria y Eritrea.

A las costas de Italia y Grecia llegan casi todos los días cientos de migrantes ilegales, que en un alto porcentaje se concentraron en Libia y partieron de puertos de ese país que está en situación caótica.

La Guardia Costera de Italia y la Armada de Grecia han rescatado a miles de migrantes desesperados que realizan la peligrosa travesía en embarcaciones precarias. Este año, más de 120.000 migrantes ilegales cruzaron el Mediterráneo y 1.820 murieron en el intento. La Unión Europea está en proceso de definir cómo distribuir a los migrantes ilegales, aunque sin imponer cuotas por país, e inició una operación militar contra los traficantes de personas. (Ver página E3).

Del otro lado del planeta, Australia recibe el impacto de migraciones masivas, pero el primer ministro Tony Abbott, se comprometió a hacer volver a los barcos con migrantes antes que entren a aguas territoriales australianas, incluyendo a alto número de la minoría Rohingya que huye de la persecución en Myanmar.


Si no puede ver la infografía haga click aquí

Compromiso.

"En una era de desplazamientos masivos sin precedentes, necesitamos una respuesta humanitaria sin precedentes y un compromiso global renovado de tolerancia y protección de las personas que huyen de los conflictos y la persecución", afirmó el Alto Comisionado para Refugiados, António Guterres, en una declaración que acompañó el informe anual.

Amnesty International, en un informe difundido hace dos semanas, acusó a gobiernos y traficantes de buscar "intereses políticos egoístas en lugar de mostrar compasión humana básica".

Estados Unidos ofrece reasentamiento permanente a unos 70.000 refugiados cada año, aunque sus planes, en 2015, de admitir a 2.000 refugiados sirios han suscitado una reacción vigilante de legisladores del Partido Republicano que temen que en ese grupo pueda haber terroristas.

La guerra en Siria contra el régimen del presidente Bashar Assad es la mayor fuente de desplazamiento. A fines de 2014, 7,6 millones de sirios estaban desplazados dentro de su propio país, en tanto otros casi 3,9 millones eran refugiados que vivían fuera del país desgarrado por la guerra.

Sin embargo, Siria no es el único país donde un conflicto ogliga a la gente a huir. Los últimos conflictos nuevos que hicieron erupción en los últimos cinco años, entre otros 15, surgieron en Burundi y Yemen.

Conflictos más antiguos, como los que afectan a Somalia y Afganistán, están lejanos de una paz duradera, lo que significa que los refugiados y las personas desplazadas internamente permanecerán en un limbo durante años. La agencia indicó que en 2014, menos de 127.000 refugiados retornaron a sus países, en lo que constituye el número más bajo en 31 años. Los que viven en campamentos de refugiados son extremadamente vulnerables al hambre, el desempleo y la violencia sexual.

Peligro.

Uno de los escenarios del drama está en el Mar Mediterráneo y en la primera línea de la UE, en las islas griegas más próximas a las costas de Turquía, que constituyen junto con Italia el principal punto de entrada a Europa. La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) reveló que este año, 61.000 inmigrantes arribaron por mar a Grecia, el doble de todos los registrados durante 2014 y muy cerca de los 65.000 que lo han hecho a Italia, el destino habitual de los traficantes de personas que parten de Libia. "Estas cifras muestran un desplazamiento de las rutas migratorias de la zona central del Mediterráneo hacia el este", indicó el vocero de la OIM en Ginebra, Joel Millman.

La ruta migratoria marítima que conduce a Italia ha demostrado ser mucho más peligrosa que la que lleva a Grecia, con un total de 1.820 migrantes muertos este año intentando llegar al primer país. En su viaje a Grecia, 37 inmigrantes murieron o desaparecieron este año.

Los sirios continúan siendo uno de los mayores grupos de inmigrantes que entran a la UE via Italia o Grecia, a causa de la guerra civil, con la gran mayoría que lo hace a través de las islas griegas. Si se cuentan las llegadas marítimas y terrestres de sirios Grecia este año, se trata de casi 30.000, frente a los 3.185 que entraron por Italia.

Pagan hasta 7.000 euros a bandas de traficantes.


Algunos no llegan en barco por el Mediterráneo, sino cruzando a pie los Balcanes. Es la otra ruta por la que miles de refugiados llegan a Europa, huyendo de la guerra en sus países. En 2010, Serbia recibió 500 pedidos de asilo, en lo que va de este año se cuentan 31.500 solicitudes, en gran parte de sirios y afganos. "Los traficantes cobran entre 6.000 y 7.000 euros por familia para transportarla a algún punto de la frontera de 259 kilómetros que comparte Turquía con Bulgaria", relata el periodista sirio Nidal Hlaif, que vive en Bulgaria. Fuente EFE

SABER MÁS

Pobreza, violencia y desastres naturales.


"No tenemos la capacidad ni los recursos para sostener a todas las víctimas de conflictos alrededor del mundo y proveerles con un nivel mínimo de protección y asistencia", afirmó el Alto Comisionado de Naciones Unidas para Refugiados, António Guterres.


Por cierto, las casi 60 millones de personas desplazadas alrededor del planeta, no son las únicas que han abandonado sus hogares como consecuencia de penurias. Las cifras de la agencia de refugiados solo incluyen a quienes declaran haber huido de conflictos y persecución, pero no por motivos de pobreza o falta de oportunidades económicas.

Los expertos en temas de refugiados señalan que, con frecuencia, la vida es mucho más complicada que eso. Las personas huyen de sus hogares debido a una diversidad de motivos que se entrecruzan, incluyendo el hambre, la violencia de las bandas o hasta el pánico que genera el cambio climático en las economías locales.

Muchos migrantes que no huyen estrictamente de conflictos, asumen igual nivel de riesgos en su búsqueda de una vida mejor.

Hace dos semanas, la Organización Internacional de Migraciones indicó que descubrió los restos de 24 personas, en su mayoría del Oeste de África, quienes al parecer se perdieron en una tormenta de arena en Níger y murieron debido al calor y la sed cerca de la frontera con Argelia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)