RUMBO A LA NOMIMACIÓN

El imparable ascenso de Trump

Las protestas de los republicanos opuestos a la figura del magnate fueron acalladas al inicio de la Convención.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Las instalaciones del Quicken Loans Arena, en Cleveland. Foto: AFP

El Partido Republicano inició ayer la convención que investirá a Donald Trump como candidato a las presidenciales estadounidenses, una reunión ensombrecida por tensiones raciales y ataques a policías.

El evento, un auténtico show político, tiene lugar en Cleveland (Ohio), una ciudad de 400.000 habitantes al noreste del territorio estadounidense que está bajo fuertes medidas de seguridad a la espera de numerosas manifestaciones anti y pro Trump. De momento no se informó de incidentes graves.

La tercera esposa del empresario neoyorquino, Melania, una exmodelo nacida en Eslovenia, 24 años más joven que él, tuvo un rol protagónico en la inauguración del evento en el Quicken Loans Arena, donde defendió las cualidades personales de su marido. Trump estará presente y podría hablar.

El tema de la jornada es la seguridad en Estados Unidos y el mundo, uno de los pilares de la campaña de Trump, que convoca a "hacer a Estados Unidos seguro de nuevo".

Dos sobrevivientes del ataque al consulado estadounidense en Bengasi (Libia) en 2012 pronunciarán discursos para criticar a la secretaria de Estado de entonces, Hillary Clinton, rival demócrata de Trump en noviembre. "Necesitamos fuerza", dijo Trump este lunes en una entrevista con la cadena Fox News. "También necesitamos alguien que levante los ánimos. (Barack Obama) ha sido un gran divisor en este país. Las relaciones raciales están peor que nunca", añadió.

"Nunca Trump".

Los responsables de la Convención Nacional Republicana negaron las demandas de la facción "Never Trump" (Nunca Trump) para que los estados votaran con libertad al margen de los resultados de las elecciones primarias del partido, lo que desencadenó fuertes protestas. En el cónclave, que empezó ayer en Cleveland (Ohio), las delegaciones de Utah y Virginia pidieron a gritos ayer que se dejara a los estados decidir votar en conciencia y no por unanimidad y en línea con lo dictado por el resultado de las primarias, algo que les fue negado repetidas veces.

La intención de delegados como el senador de Utah, Mike Lee, era que, liberando a los compromisarios, se pudiera forzar una rebelión contra el magnate Donald Trump, que teóricamente tiene el número de delegados necesarios para ser elegido oficialmente aspirante a la Presidencia en la convención.

El caos se apoderó del pleno de la reunión cuando Enid Mickelsen, la presidenta del Comité de Reglas, dio por aprobadas las normas que rigen la convención, en las que se decidió que los delegados votaran en el mismo sentido que lo hizo la mayoría de votantes cuando se celebraron este año las primarias en sus respectivos estados.

Liderados por el senador de Utah Mike Lee y el exfiscal general de Virginia Ken Cucinelli, los delegados rebeldes pidieron que se considerase la posibilidad de que cada estado decidiera por separado dar libertad de voto a sus miembros.

Entonces, el congresista Steve Womack accedió a un voto por aclamación en la que los síes resonaron igual que los noes, pese a lo cual la presidencia de la Convención Republicana consideró que se imponía la voluntad de los que pedían la misma disciplina para la totalidad de los 2.472 delegados con derecho a voto.

En un principio, nueve estados pidieron que se pasara a votación por conteo, pero en el último minuto tres retiraron esa petición, pasando el número a seis, casualmente por debajo del mínimo de siete estados necesarios para forzar el voto a mano alzada.

"Esto no tiene precedentes", aseguró el senador Lee, uno de los principales aliados del senador Ted Cruz, segundo aspirante republicano de las primarias con más delegados y exrival de Trump, que insistió en que debía procederse a un voto por conteo, no por aclamación.

Accidente en camino a Ohio

Un vehículo del convoy del candidato presidencial republicano, Donald Trump, tuvo un accidente en Nueva York de camino al aeropuerto para viajar a Cleveland, donde se celebra la Convención Nacional Republicana, pero nadie resultó herido. "Todo el mundo está bien y Donald Trump y Melania (su mujer) ya están en el avión rumbo a Cleveland", confirmó el director de campaña del magnate neoyorquino.

Presupuesto de US$ 50 millones en seguridad

Las fuerzas de seguridad están en alerta. El complejo donde se realizará la feria política republicana, el Quicken Loans Arena en el centro de Cleveland, y el vecino centro de prensa que acogerá a unos 15.000 periodistas, están completamente aislados.

La policía, omnipresente, patrulla en auto, a pie, en bicicleta o a caballo en esta ciudad peinada por la fuerte brisa del lago Erie. En las calles, la policía se prepara para posibles choques entre manifestaciones a favor y en contra del magnate, previstas para ayer. Cleveland, en previsión de incidentes, obtuvo un seguro antiprotestas por 50 millones de dólares.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)